Jurassic Park Wiki
Advertisement

Sabe cual fue la primera atracción que construí al salir de Escocia: un circo de pulgas, el Petticoat Lane. Era maravilloso. Tenía un... trapecio chiquitín, y también... un carrusel, y un balancín. Todo se movía con un motor, claro, pero la gente decía que veía las pulgas: ¡Veo las pulgas, mami ¿no ves las pulgas? Pulgas payasos, pulgas trapecistas, pulgas desfilando. Pero en este lugar... quería crear algo que no fuera una ilusión, algo muy real, algo que pudieran... ver y tocar. Una idea... no desprovista de merito.»

―John Hammond explicando su sueño ante Ellie Sattler Jurassic Park

El Dr. John Alfred Hammond, (o John Parker Hammond) (1913-1997/98), fue un empresario y fundador, director ejecutivo y presidente de International Genetic Technologies, Inc. y más tarde un activista de los derechos de los animales des-extintos.

Es mejor conocido por planificar y construir parcialmente el revolucionario parque temático Jurassic Park, que finalmente se convirtió en Jurassic World. Hammond supervisó la des-extinción de la primera vida prehistórica, así como los orígenes de la hibridación genética avanzada, y se considera que fue un actor clave en la era genética temprana. Falleció por causas naturales después de haber sido retirado de InGen debido a numerosas demandas, su creciente ecologismo y el fracaso de Jurassic Park.

El personaje de Hammond ha tenido participación tanto en la novela original del autor Michael Crichton como en la saga cinematográfica, siendo parte fundamental de la trama en ambas versiones. Fue interpretado en las películas por el actor Sir Richard Attenborough, teniendo aparición en las cintas Jurassic Park y The Lost World: Jurassic Park respectivamente.

John Hammond ha sido representado de maneras muy distintas a través de ambos cánones.

Canon cinematográfico

Vida temprana

John Hammond nació en Edimburgo, Escocia, en 1913, aunque se desconoce la fecha exacta de su nacimiento. Los detalles familiares son escasos, pero se sabe que tuvo al menos una hermana, cuyo nombre y fecha de nacimiento no se han revelado actualmente.

Durante sus años de juventud en las décadas de 1920 y 1930, Escocia enfrentó una grave depresión económica. La familia Hammond se habría visto afectada por esto. A fines de la década de 1930 y principios de la de 1940, la Segunda Guerra Mundial llegó a Escocia y al resto del Reino Unido; como Hammond tendría veinte años durante la guerra, lo habrían reclutado en el ejército para luchar contra los nazis. Se desconoce su papel en la guerra, incluso si vio o no un combate activo. La Segunda Guerra Mundial terminó el 2 de septiembre de 1945, momento en el que Hammond tendría treinta y uno o treinta y dos años.

En algún momento de su vida, Hammond se casó y tuvo una hija. Como su nieta mayor tenía trece años en 1993, su hija probablemente nació a fines de la década de 1950 o principios de la de 1960. Mientras tanto, su hermana se casó con un hombre de apellido Ludlow, y tuvo un hijo, Peter, a mediados o finales de la década de 1950.

Hammond obtuvo un doctorado en algún momento de una institución aún no revelada. No obstante, todavía se le conoce con más frecuencia como “Sr. Hammond ”, a pesar de que Dr. Hammond es su título correcto.

Carrera empresarial

La carrera de Hammond como empresario independiente se inspiró en varios parques temáticos y atracciones que se abrieron durante la primera mitad de su vida: el zoológico de San Diego (1916), Disneyland (1955) y SeaWorld San Diego (1964); su primera aventura verdaderamente independiente después de dejar Escocia fue un circo de pulgas llamado Petticoat Lane. Esto lo puso de pie como emprendedor, pero deseaba construir algo que no se basara en la ilusión.

En 1969, cuando Hammond tendría cincuenta y seis años, abrió al público una reserva de animales llamada Animal Kingdom en Nairobi, Kenia. Fue aquí donde conoció al ex cazador de caza mayor Robert Muldoon, quien trabajaba como su guardián del parque. Animal Kingdom probablemente fue financiado por las empresas comerciales anteriores de Hammond en el Reino Unido.

Fundación de InGen

En algún momento, Hammond se aventuró a los Estados Unidos de América junto con su hija. Aquí, en 1975, a la edad de sesenta y dos años, fundó una empresa de genética llamada International Genetic Technologies, Inc. en San Diego, California, con oficinas en Palo Alto y Europa. Su socio en los negocios, el rico filántropo Sir Benjamin Lockwood, fue el principal benefactor financiero de InGen y uno de sus miembros fundadores. Hammond fue el primer director ejecutivo y presidente de la empresa, y compartió el poder con la junta directiva .

El éxito de Hammond con InGen lo llevó a la escena internacional y ganó amigos en el extranjero. Entre ellos se encontraba Sanjay Masrani, quien había fundado la red de telecomunicaciones Mascom en Bombay, India, dos años antes de la fundación de InGen. Su hija también forjó nuevas conexiones y se había casado con un hombre de apellido Murphy, probablemente en algún momento antes de 1980. La primera nieta de Hammond, Alexis, nació en el verano de 1980; su segundo nieto, Timothy, nació en el verano de 1984. El propio Hammond se mantuvo en contacto con Masrani cuando Mascom Network se convirtió en una empresa más grande, Masrani Global Corporation.

InGen también creció y floreció durante las décadas de 1970 y 1980. Los planes de Hammond para la empresa eran grandiosos: creía que era posible extraer ADN prehistórico de la sangre de criaturas hematófagas, como mosquitos, conservados en muestras de ámbar antiguas, utilizando el ADN extraído para lograr el sueño científico de la des-extinción.

Proyecto Parque Jurásico

La des-extinción fue más que simplemente otro de los objetivos corporativos de InGen. Hammond tenía el sueño de devolver la vida al mundo prehistórico para que la gente de todo el mundo lo viera y disfrutara, y durante las décadas de 1970 y 1980, redactó planes para un parque temático, llamado Jurassic Park, que exhibiría durante mucho tiempo: plantas y animales destinados al público. Se planeó construir el parque en San Diego, donde InGen ya poseía una propiedad. Para prepararse para la construcción del parque, Hammond comenzó a financiar la investigación de paleontólogos como el Dr. Alan Grant y se asoció con minas de ámbar como Mano de Dios, en la República Dominicana. El guardián del parque de Hammond de Animal Kingdom, Robert Muldoon, también fue contratado para el proyecto Jurassic Park.

Hammond era muy consciente de que las corporaciones rivales de InGen, como BioSyn, competirían ferozmente para lograr sus objetivos primero. Para evitar el riesgo de espionaje corporativo, Hammond optó por realizar investigación y desarrollo en una ubicación remota. En 1982, InGen adquirió un contrato de arrendamiento de 99 años en la Isla Sorna, en el Pacífico oriental, y el archipiélago de Las 5 Muertes circundante del gobierno de Costa Rica, y en esa isla la compañía construyó una instalación de investigación denominada Sitio B. InGen también se expandió, con Hammond contratando a su sobrino Peter Ludlow entre otros empleados.

Mientras las instalaciones del Sitio B estaban en construcción, continuaron los trabajos en tierra firme. En 1983, comenzó la construcción de las instalaciones de Jurassic Park en San Diego; el año siguiente, los genetistas de Hammond realizaron la primera fertilización de prueba exitosa de un óvulo artificial en la propiedad de Lockwood.

1985 fue un año trascendental para el sueño de Hammond. InGen trasladó su base principal de operaciones de San Diego a Palo Alto. Las primeras muestras se recolectaron en un laboratorio subterráneo construido en la Residencia Lockwood explícitamente para ese propósito. A partir de ese momento, el proyecto del parque avanzó a un ritmo vertiginoso: a fines de año, Hammond tomó la decisión ejecutiva de abandonar la ubicación de San Diego y construir en su lugar una isla remota similar al Sitio B. Las negociaciones comenzaron con el gobierno costarricense para agregar la Isla Nublar al contrato de arrendamiento, una decisión que se finalizó después de algunos regateos sobre el precio. Los nativos de la isla, una tribu Bribri llamada Tun-Si, fueron reubicados involuntariamente al continente entre 1985 y 1987 para dar paso a Jurassic Park. A Hammond e InGen se les encomendó atender las necesidades de las personas desplazadas, pero se considera en general que no lo han logrado.

Un año después de la primera extracción exitosa de ADN del ámbar, los genetistas de InGen clonaron e incubaron el primer animal des-extinto, un Triceratops horridus, en Isla Sorna. Ese mismo año, InGen contrató al Dr. Henry Wu, un genetista del Instituto de Tecnología de Massachusetts; vendría a trabajar en estrecha colaboración con Hammond. La contratación del Dr. Wu fue un punto de inflexión importante para Jurassic Park. Wu fue pionero en nuevas técnicas de ingeniería genética con Hammond, en particular el proceso de hibridación genética: al empalmar secuencias de ADN compatibles de especies donantes en los segmentos descompuestos de los genomas mesozoicos, Wu pudo lograr embriones viables mucho más rápido que los métodos más tradicionales de referencia cruzada de muestras de ámbar. Esto, junto con la invención del Dr. Wu de "La contingencia de lisina" llevó a Hammond e InGen a favorecer a Wu y promoverlo al puesto de genetista en jefe.

Para 1988, la construcción del parque en Isla Nublar estaba en marcha. Hammond contrató a John Raymond Arnold como ingeniero en jefe del parque, a Dennis Nedry como programador principal y al Dr. Gerry Harding como veterinario en jefe del parque. Los primeros animales, incluidos Triceratops y Brachiosaurus, fueron enviados desde el Sitio B al Parque Jurásico ese año, y al año siguiente se introdujo un Tyrannosaurus rex en el Parque. La investigación genética continuó bajo la dirección de Hammond en la década de 1990, y el parque estuvo más cerca de completarse.

En 1992, el Dr. Wu había creado la especie Velociraptorantirrhopus al llenar ciertos vacíos en la secuencia de genes en el genoma delVelociraptor con ADN de la rana caña común ( Hyperolius viridiflavus ). En febrero de 1992, el Dr. Wu y Muldoon informaron que las aves rapaces mostraban signos de alta inteligencia colectiva. Esto condujo a un prolongado desacuerdo entre Hammond y Muldoon; el primero quería utilizar a los animales impresionantemente inteligentes del parque, mientras que el segundo estaba alarmado por sus habilidades y quería que los sacrificaran antes de que se convirtieran en una seria amenaza para la seguridad. Hammond, siendo el CEO de InGen, finalmente se salió con la suya.

La tragedia golpeó en múltiples frentes en la década de 1990 en la vida profesional y personal de Hammond. Él y Lockwood llegaron a estar en desacuerdo sobre las implicaciones morales de la clonación, particularmente cuando estaba involucrada la clonación humana. Hammond se opuso vehementemente a la clonación humana, mientras que Lockwood vio la oportunidad de promover el uso de la tecnología InGen. En última instancia, Lockwood dejaría el proyecto de Jurassic Park por este desacuerdo, y los dos hombres nunca se reconciliarían. El amigo de Hammond, Sanjay Masrani, fallecería inesperadamente en 1992, dejando a su hijo, Simon Masrani, huérfano de padre; Hammond asumió el papel de figura paterna de Simon a partir de ese momento. Jurassic Park continuó a pesar de estos eventos, pero sin la fortuna de Lockwood para financiarlo, el proyecto comenzó a sufrir económicamente. Esto condujo a catástrofes aún más graves que golpearon a Hammond en esa década.

A pesar de estos contratiempos, Hammond e InGen en general todavía creían que Jurassic Park sería un éxito inmenso (quizás comparable a Disney). Se estaban realizando planes para construir más ubicaciones de parques en las Azores, en una isla cerca de Guam y en Beijing para servir a Europa, Japón y China, respectivamente. El arrendamiento de la propiedad de los dos primeros ya se finalizó en 1993, mientras que las negociaciones con China por la propiedad de Beijing estaban en curso.

La construcción de Jurassic Park nunca estuvo exenta de dificultades. Fallas en los equipos, fallas en las computadoras, elementos ecológicos impredecibles y desafíos científicos frenaron el desarrollo del Parque, pero las luchas financieras fueron su mayor impedimento. Su programador en jefe, Dennis Nedry, se sintió insatisfecho con su salario, después de haber subestimado la oferta para el trabajo, y solicitó un aumento que Hammond le negó. Este desacuerdo finalmente llevó al peor temor de Hammond: el espionaje corporativo. En 1993, Nedry conspiró con Lewis Dodgson, de BioSyn, para robar secretos comerciales de InGen a cambio de 1,5 millones de dólares.

Hammond no estaba al tanto de esta conspiración, pero estaba lidiando con otros problemas relacionados con la biología de Jurassic Park. Como temía Muldoon, los Velociraptors se habían convertido en un problema; la última incorporación a la manada de rapaces de Isla Nublar participó en un feroz y letal combate con los demás, dejando solo a otros dos con vida cuando terminó el baño de sangre. Hammond ordenó que se enviaran reemplazos desde Isla Sorna, pero finalmente acordó poner en cuarentena a todas las rapaces hasta que se pudiera determinar una mejor solución. Su recinto fue luego asignado a la especie Herrerasaurus, que Hammond consideró una alternativa más segura debido a su menor inteligencia. Durante la reubicación de las tres rapaces sobrevivientes del grupo original a principios de junio, el trabajador Jophery Brown fue mutilado hasta la muerte a pesar de los mejores esfuerzos de Muldoon por salvarlo, y su familia demandó a InGen por 20 millones de dólares.

Esta fue la gota que colmó el vaso para los inversores de InGen y la Junta Directiva, quienes exigieron que Hammond hiciera que expertos externos recorrieran el parque antes de seguir adelante. Solo el respaldo de los expertos podría salvar Jurassic Park en este punto, aunque algunos miembros de la Junta se mantuvieron optimistas después de revisar el progreso del parque. Hammond en general estuvo de acuerdo con sus comentarios y buscó a los mejores expertos en sus respectivos campos para respaldar Jurassic Park.

Incidente de Isla Nublar (1993)

«Bienvenidos... a Jurassic Park.»
―John Hammond a los doctores Alan Grant y Ellie Sattler. [fuente]

El consultor legal de InGen, Donald Gennaro, comenzó a trabajar con Hammond debido a la demanda de la familia de Brown tras su muerte. El equipo de respaldo estaba destinado a estar formado por un matemático de la teoría del caos, el Dr. Ian Malcolm, un paleontólogo, el Dr. Alan Grant, y un geólogo actualmente no identificado. A pedido de Gennaro, la invitación del geólogo fue revocada debido a preocupaciones sobre la seguridad de la planta de energía geotérmica. Malcolm fue fácilmente persuadido de visitar el parque, aunque se mantuvo escéptico de que las afirmaciones de des-extinción de Hammond fueran ciertas (y si lo fueran, que InGen realmente podría controlar el ecosistema artificial que había creado). Grant no fue tan fácil de contratar; se suponía que Hammond se reuniría con Gennaro en la mina de ámbar Mano de Dios para discutir el asunto con el propietario, Juanito Rostagno, pero no se presentó. Para agregar a la lista de catástrofes de Hammond, su hija estaba comenzando el proceso de divorcio, por lo que optó por consolarla en lugar de ocuparse de los asuntos comerciales.

Debido al divorcio, Hammond decidió traer a sus nietos, Lex y Tim, a la isla durante la gira de patrocinio. Dado que los niños eran una parte importante del público objetivo de Jurassic Park, consideró que esto era bueno para probar el parque y alejarlos de la fealdad del divorcio.

El 7 de junio, Hammond llegó a un sitio de excavación cerca de Snakewater, Montana en helicóptero para visitar al Dr. Grant y obtener su ayuda. Mientras estaba allí, conoció a la colega y pareja romántica del Dr. Grant, la doctora en paleo-botánica Ellie Sattler. Él también le extendió la invitación, prometiendo continuar financiando su investigación durante tres años más si estaban de acuerdo. Naturalmente, los científicos aceptaron la oferta de Hammond y partieron en helicóptero hacia Choteau. De allí tomaron un jet a Costa Rica, donde se unieron a Gennaro y al Dr. Malcolm. Partieron hacia Isla Nublar en helicóptero y llegaron a la isla el 11 de junio.

Hammond le prometió a Gennaro que la gira sería un éxito y asombró a los científicos con la des-extinción de la vida animal y vegetal. Durante un recorrido por el Centro de Visitantes del Parque, sus invitados hicieron una salida no programada del recorrido y entraron al laboratorio, donde presenciaron un Velociraptor en eclosión. Grant, asombrado pero preocupado por la seguridad del parque, hizo que Hammond le mostrara las rapaces adultas. El grupo llegó a tiempo para ver a las rapaces devorar un toro vivo, y Muldoon alimentó aún más sus preocupaciones sobre las rapaces. Esto llevó a que el grupo de turistas se volviera más crítico con el parque, y durante el almuerzo expresaron numerosas críticas a Hammond sobre la forma en que InGen estaba manejando las variables en la isla. Sin embargo, Gennaro había quedado cautivado por el parque y estaba completamente convencido de que tendría éxito, aunque Hammond no estaba de acuerdo con Gennaro en cuestiones de accesibilidad económica.

Lex y Tim se unieron al grupo de turistas alrededor del mediodía, y Hammond los despidió a todos cuando salían del Centro de Visitantes por medio de Ford Explorers automáticos y eléctricos. Desafortunadamente, muchos de los dinosaurios no aparecieron, y solo un Triceratops enfermizo causó una gran impresión. Surgieron más problemas durante la gira; las tensiones eran altas en la sala de control ya que la paranoia de Muldoon y la insatisfacción de Nedry causaron discusiones entre los miembros superiores del personal. Muldoon fue notificado durante la tarde que el Servicio Meteorológico Nacional había determinado que era probable que una tormenta tropical afectara a la isla ese día; InGen había sido consciente de la tormenta, pero esperaba que pasara al sur de la isla como la anterior. Con todo el personal más esencial regresando a casa durante el fin de semana, la tormenta haría que el recorrido fuera imposible de manejar, por lo que Hammond hizo que Arnold cambiara la ruta del recorrido y lo devolviera al Centro de Visitantes.

Mientras regresaba el recorrido, Nedry salió de la sala de control con el pretexto de ir a las máquinas expendedoras. Les informó a sus compañeros de trabajo que los sistemas informáticos se compilarían como parte del proceso de depuración, lo que posiblemente provocaría que algunos sistemas de Park se apagaran temporalmente. Como resultado, Hammond no se preocupó de inmediato cuando las cámaras de seguridad y otros sistemas electrónicos en el Centro de Visitantes se apagaron después de la partida de Nedry. Comenzó a preocuparse cuando las cercas electrificadas de los recintos del parque se desactivaron y los vehículos turísticos se detuvieron frente al prado de Tyrannosaurios. Con los teléfonos caídos, la sala de control no podía llegar a ninguna otra parte del parque en busca de ayuda, y el último barco de la isla partió sin saber que algo andaba mal. Arnold no pudo reiniciar los sistemas de seguridad, quedando bloqueado.

La Dra. Sattler había sido devuelta al Centro de Visitantes mientras todo esto se desarrollaba, habiendo dejado el grupo de turistas poco antes de que la tormenta azotara la isla. Hammond, al darse cuenta de que Nedry podría no regresar, le encargó a Muldoon que recuperara a los otros miembros del grupo de turistas usando un jeep del personal; la Dra. Sattler lo acompañó. Regresaron con noticias devastadoras: el Tyrannosaurio había escapado, Gennaro estaba muerto y el Dr. Malcolm estaba gravemente herido. Habían encontrado evidencia de que los nietos de Hammond y el Dr. Grant habían escapado con vida, pero no tenían forma de rastrearlos a través de la jungla no desarrollada de los interiores de los recintos de los animales.

Esa noche, Sattler confrontó a Hammond sobre el desastre. Hammond se vio obligado a afrontar la posibilidad de que su sueño hubiera fracasado y, finalmente, Sattler se compadeció de él. Hammond tenía la esperanza de que la experiencia paleontológica del Dr. Grant les diera a él y a los niños una oportunidad de luchar por sobrevivir.

En la mañana del 12 de junio, Hammond se acercó al parque con renovado vigor para salvar la situación. Ahora sabía que Nedry lo había traicionado a él y a todos los demás en la isla, y su única esperanza era deshacer el sabotaje ellos mismos. Negándose a esperar a que surta efecto la contingencia de lisina, Hammond le pidió a Arnold que apague por completo el sistema informático de Park; la teoría es que el sistema estaría limpio cuando se volviera a encender debido a que la configuración estaba por defecto en la normalidad. Arnold obedeció a regañadientes, pero el apagado del sistema disparó los disyuntores, impidiendo que el parque volviera a encenderse. Arnold fue al cobertizo de mantenimiento, al otro lado del recinto de visitantes, para restablecer los interruptores. Mientras tanto, Muldoon llevó a Hammond, Sattler y Malcolm al búnker de emergencia del complejo de visitantes por seguridad.

Hammond y los demás se preocuparon cuando Arnold no regresó, ante esto, Muldoon y Sattler se ofrecieron como voluntarios para ir a terminar el trabajo. Hammond se mostró reacio a dejar que Sattler manejara una situación tan peligrosa, pero no pudo convencerla de que no lo hiciera, por lo que se fue con Muldoon. Por radio de mano, Hammond y Malcolm se comunicaron con ellos durante la misión. Descubrieron que el cierre había desactivado las medidas de seguridad que rodeaban la cuarentena de las rapaces, y Muldoon se quedó atrás para cazar a los animales mientras Sattler continuaba dentro del cobertizo.

Con la ayuda de Malcolm para interpretar los planos del cobertizo, Hammond guió a Sattler por radio hasta los disyuntores y restauró la energía al parque. Momentos después, los sonidos de una lucha llegaron a través de la radio y perdieron el contacto con Sattler. Brevemente, Hammond y Malcolm no tenían forma de saber si alguien más en la isla había sobrevivido. Sattler regresó al búnker de emergencia junto con Grant, quien confirmó que los niños estaban vivos y en el Centro de Visitantes. Arnold y Muldoon habían muerto, víctimas de las rapaces. Grant y Sattler se armaron y se prepararon para terminar de restaurar el parque.

Tiempo después, mientras contemplaban la situación, el teléfono del búnker sonó inesperadamente. Los supervivientes estaban ahora en el Centro de Visitantes, acorralados por rapaces pero con el sabotaje deshecho por Lex. Grant ordenó a Hammond que pidiera rescate, lo cual hizo; sin embargo, una vez más perdió el contacto con el otro grupo cuando las raptores irrumpieron en la sala de control. Negándose a asumir lo peor, Hammond no perdió el tiempo en asegurar un jeep y dirigirse hacia el Centro de Visitantes con Malcolm a cuestas. Llegó para rescatar a los científicos y sus nietos mientras huían del edificio, llevándolos al helipuerto donde escaparon de la isla. Antes de irse, Hammond se dio cuenta de lo que sus ambiciones le habían costado a él y a sus seres queridos, y se sintió abrumado por una sensación de fracaso. Grant tuvo que ayudarlo a subir al helicóptero para que pudiera salir de la isla.

Post-Incidente de Isla Nublar

InGen enfrentó su mayor desastre financiero debido al incidente. Las demandas por homicidio culposo de las familias de Gennaro, Arnold y Muldoon llevaron a InGen al borde del Capítulo 11 de la bancarrota. Si bien la destrucción planeada de Isla Nublar (Operación Barrido Limpio) nunca se llevó a cabo en su totalidad, se asumió que la contingencia de lisina acabaría con los dinosaurios en poco tiempo. Los sobrevivientes y ex empleados de Jurassic Park habían firmado acuerdos de no divulgación, aunque el Dr. Malcolm violó el suyo al confirmar los rumores sobre el incidente a la Dra. Sarah Harding en 1993 y al público en general a través de una entrevista televisiva en 1995. Ese año, Hammond comenzó a mantener pista de la Dra. Harding y otras personas de interés.

El desastre de Isla Nublar cambió fundamentalmente a Hammond. Abandonó la investigación de des-extinción, aunque firmó una operación de reconocimiento de activos en 1994. Esto reveló que la contingencia de lisina no había matado a los dinosaurios, y que estaban sobreviviendo en Isla Nublar y realmente prosperando en Isla Sorna. Mientras InGen continuaba operando, Hammond se inspiró en la improbable supervivencia de los dinosaurios y trató de protegerlos. Su filosofía capitalista se convirtió en una naturalista, y luchó contra el plan de la Junta para explotar a los animales de Isla Sorna y reabrir el parque. La producción en la isla se detuvo en 1993 después del incidente, y aunque la investigación continuó durante 1994, fue de naturaleza limitada. InGen finalmente abandonó la isla por completo en 1995 debido al huracán Clarissa, que Hammond vio como un evento afortunado.

Su sobrino, Peter Ludlow, se ganó el favor de la Junta al ejecutar una campaña de difamación contra Ian Malcolm a partir de 1995 cuando habló públicamente sobre el incidente; Jurassic Park fue descartado como un engaño por el público en general. El liderazgo cada vez más pobre de Hammond debido a su devoción por el bienestar de los dinosaurios hizo que la Junta perdiera la fe en él, y muchos de sus miembros buscaron destituirlo de su cargo.

En diciembre de 1996, el Sitio B fue descubierto accidentalmente por la familia Bowman, y su hija, Cathy, resultó gravemente herida por un grupo de Compsognathus. Amenazaron con demandar a InGen, sin duda habiéndose dado cuenta de que Malcolm había estado diciendo la verdad; InGen enfrentó la posibilidad de que la realidad de la des-extinción fuera probada como cierta, reivindicando a Malcolm y provocando un desastre de relaciones públicas. Esa amenaza, y la planteada por la demanda de los Bowman, resultó en que la Junta Directiva aprobara por unanimidad la Resolución Corporativa 213C ese otoño como lo propuso Peter Ludlow: la destitución inmediata de Hammond de los puestos de CEO y Presidente para ser reemplazado por él.

Al asumir el cargo, la primera acción de Ludlow fue promulgar un plan a largo plazo para eliminar los activos animales de Isla Sorna y reabrir Jurassic Park bajo su ubicación original en San Diego. El propio Hammond se enfrentó a la peor parte de la bancarrota sin InGen para protegerlo y comenzó a sufrir enfermedades y aflicciones relacionadas con la vejez.

Operación de documentación-El Mundo Perdido

«Usted tenía razón y yo estaba equivocado, ¿alguna vez esperaste oírme decir eso?»
―John Hammond a Ian Malcolm [fuente]

Mientras Ludlow reunió a un equipo de expertos para recolectar dinosaurios de Isla Sorna, Hammond orquestó contramedidas. Se puso en contacto con la Dra. Sarah Harding, hija de su ex veterinario en jefe y pionera en el comportamiento paleontológico, para ir a Isla Sorna e investigar los animales que viven en la naturaleza. Se fue antes que los demás para llegar allí antes que el equipo de Ludlow, del que no estaba al tanto. Hammond también se puso en contacto con Eddie Carr, un fabricante de equipos de campo, para proporcionar los vehículos, comunicaciones y otros suministros necesarios para la misión de investigación. Llegaría después de Harding con el resto del equipo. El tercer miembro fue Nick Van Owen, un ávido fotógrafo y activista por los derechos de los animales; Van Owen estaba aparentemente en el equipo para obtener imágenes de video de los animales en la naturaleza y ganarse el corazón del público, pero Hammond le confió solo a él que Ludlow traería su propio equipo a la isla. Si el equipo de Ludlow tenía la ventaja, Van Owen debía sabotearlos por cualquier medio necesario.

El cuarto y último miembro del equipo de Hammond fue el Dr. Ian Malcolm, a quien Hammond seleccionó debido a su historial de tener razón sobre las operaciones de InGen y su condición de científico célebre. Hammond también tenía una influencia con Malcolm que no podría haber tenido con otros sobrevivientes de Jurassic Park: Malcolm estaba involucrado sentimentalmente con la Dra. Sarah Harding, y ella ya estaba en la isla. Hammond le reveló todo esto a Malcolm al llamarlo a su propiedad de Nueva York, y cuando Malcolm se enteró de que Harding estaba en Isla Sorna, accedió a ir aunque solo fuera para rescatarla. Hammond, sin embargo, sabía que había asegurado a su cuarto miembro del equipo.

Los miembros restantes del equipo de Hammond partieron hacia Isla Sorna para llegar el 21 de febrero. No parece haber estado en contacto con ellos durante los eventos que se desarrollaron ese día, pero la Junta se comunicó con Ludlow por radio esa noche. Mientras Ludlow discutía sus planes, la comunicación se cortó abruptamente. Si Hammond se enterara de los eventos en Isla Sorna, no habría sabido el destino de su equipo o el de Ludlow hasta la noche siguiente. Van Owen comunicó por radio a la base de la cosechadora InGen desde la Aldea de los Trabajadores del Sitio B, advirtiéndoles que enviaran un rescate de emergencia y que ambos equipos habían sufrido bajas. Malcolm y los demás habrían tenido la oportunidad de contactarlo después de su evacuación, tras lo cual Hammond se habría enterado de que Carr había muerto durante la operación, pero que los dinosaurios habían sido liberados de no ser por dos de ellos. Un padre y un hijo Tyrannosaurus rex, se dirigían a San Diego, el adulto a través del SS Venture y el menor a través del jet privado de Ludlow.

Si bien el adulto fue liberado involuntariamente en San Diego en las horas previas al amanecer del día siguiente, los esfuerzos de los doctores Malcolm y Harding obtuvieron con éxito al juvenil y recapturaron al adulto, colocando ambos animales en la bodega de carga del barco. Ludlow fue asesinado por los Tyrannosaurus durante un intento de salvar la situación.

Ley de Guardia Genética y Fallecimiento

«Es totalmente imperativo colaborar con Costa Rica y con el Departamento de Preservación Biológica y establecer reglas para la conservación y el aislamiento de esa isla. Esas criaturas requieren nuestra ausencia para vivir, no nuestra ayuda. Si logramos hacernos a un lado, y confiar en la naturaleza... la vida encontrará la forma.»

―John Hammond en una entrevista televisiva.

Con InGen sin líder, el destino de Isla Sorna quedó en manos de las autoridades gubernamentales. Inmediatamente después del incidente, Hammond instó al público y al gobierno a tratar a Isla Sorna como una reserva de vida silvestre, y se comenzó a trabajar para garantizar que se mantuviera así. Los gobiernos de Estados Unidos y Costa Rica colaboraron para restringir Isla Sorna al tráfico civil por la seguridad de los humanos y la vida silvestre, con la isla administrada por las Naciones Unidas, el Departamento de Estado de los Estados Unidos y el Departamento de Reservas Biológicas de Costa Rica.

Hammond también trabajó con InGen y el Comité de Ciencia de la Cámara de los Estados Unidos para aprobar el Proyecto de Ley de Negligencia Ética en la Resurrección Paleogenética (más conocido como la Ley de Guardia Genética), que restringió a InGen de continuar con la investigación de la des- extinción y ordenó que prevean el bienestar de los organismos que ya habían creado. Con esta acción final, Hammond finalmente pudo descansar creyendo que había logrado proteger a sus animales de cualquier daño.

John Hammond falleció a fines de 1997, poco después de que el Comité de Ciencia de la Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobara la Ley de Guardia Genética. Si hubiera llegado a su fecha de nacimiento ese año, habría fallecido a la edad de 84 años. Simon Masrani estuvo con él durante sus últimos días, y se cree que estuvo entre las últimas personas que hablaron con él mientras estaba vivo. Según Masrani, el último deseo de Hammond era que él tomara el timón de InGen, una ambición que se tomó muy en serio.

Se debate la fecha exacta del fallecimiento de Hammond. Inicialmente murió a las 23:58 del 31 de diciembre de 1997, dos minutos antes de la medianoche; su personal médico lo revivió siete minutos después, a las 00:05 del 1 de enero de 1998. Los registros oficiales de la compañía en Masrani Global Corporation dan su año de muerte como 1997, mientras que un retrato de Hammond en la Mansion Lockwood muestra su año de muerte como 1998.

Los conceptos eliminados de The Lost World: Jurassic Park sugieren que el Dr. Ian Malcolm fue un elogio clave en el funeral de Hammond, al que asistieron su familia y amigos.

Legado

InGen, la des-extinción y la era genética están profundamente asociados con el legado de John Hammond en la actualidad, y lo han estado desde su muerte. Después de su fallecimiento, comenzó una guerra de ofertas por InGen; Masrani Global Corporation adquirió la empresa, lo que convirtió al hijo sustituto de Hammond, Simon Masrani, en el nuevo director de InGen.

Desafortunadamente, Isla Sorna no permanecería intacta por mucho tiempo. El público estaba fascinado con los dinosaurios y se produjeron intrusiones ilegales en la isla, no solo de civiles curiosos, sino también de InGen. Si bien se desconoce si el propio Masrani estaba al tanto de la reanudación de la actividad InGen en la isla, los científicos de la compañía (casi con certeza incluido el Dr. Henry Wu) violaron la Ley de Guardia Genética a fines de 1998 y principios de 1999 al clonar nuevos organismos dentro de cien días de la compra corporativa. Los datos internos sugieren que esta actividad, que incluyó no solo la des-extinción sino también la investigación sobre la hibridación, fue explícitamente pensada como investigación y desarrollo tempranos para una nueva encarnación de Jurassic Park.

Si bien esta actividad ilegal de InGen había cesado a mediados de 1999, Isla Sorna sufrió alteraciones irreversibles. El frágil ecosistema de la isla estaba cargado de más de cien nuevos organismos, incluidos enormes herbívoros y al menos un nuevo depredador. El turismo ilegal y la caza furtiva también perjudicaron a la isla y, en 2004, experimentó una alarmante cascada trófica. En ese momento, Masrani Global Corporation había llevado a InGen de regreso a Isla Nublar y estaba bien encaminado con la construcción de la segunda encarnación de Jurassic Park, ahora llamada Jurassic World. Simon Masrani ordenó el transporte de los animales en peligro de Isla Sorna a Isla Nublar, donde serían integrados de forma segura en las instalaciones de Jurassic World. Los herbívoros, incluidos algunos que habían sido reubicados temporalmente en Isla Sorna, fueron integrados a partir de enero, mientras que los carnívoros se introdujeron a partir de septiembre.

A pesar de todas estas acciones ilegales y moralmente complicadas, todo indica que Masrani realmente creía que estaba honrando el legado de Hammond. Optó por no reutilizar el Centro de Visitantes original, en su lugar construyó un Centro de Innovación más grande y grandioso, pero contó con una estatua de bronce de Hammond en la entrada del laboratorio. El laboratorio en sí fue bautizado Laboratorio de Creación Hammond, y el sitio web oficial del parque afirmó que el laboratorio habría sido la función favorita de Hammond en Jurassic World. Hammond también fue conmemorado de otras formas, como las estatuas del "Buda Hammond" ubicadas en el Bosque de Bambú y prendas de vestir inspiradas en su moda icónica.

La memoria de Benjamin Lockwood sobre Hammond se suavizó con el tiempo, y llegó a apoyar a Jurassic World usando el dinero de su fundación. Lockwood dedicó el resto de su vida a defender los derechos de los dinosaurios, aunque su opinión sobre la clonación humana se mantuvo como estaba. Poco antes de la propia muerte de Lockwood , utilizó sus recursos para garantizar la seguridad de los dinosaurios restantes a pesar de la oposición del gobierno de Estados Unidos.

Si bien Hammond es una figura controvertida, es más favorecido por el público. La des-extinción sigue siendo su legado, y uno que invariablemente afecta el futuro del mundo de innumerables formas.

Canon literario

«El misterioso John Hammond: inversionista sospechoso, multimillonario y científico loco jovial.»
―Narrador [fuente]

John Alfred Hammond fue un extravagante, idealista y soñador que descubrió el método de clonar animales extintos sacando sangre de mosquitos encerrados en ámbar fosilizado.

Nacido el 14 de Marzo de 1928, John Hammond es presentado como un filántropo multimillonario europeo (escocés), fundador y presidente de la compañía InGen (International Genetic Technologies, Inc). Esta compañía es la responsable del proyecto Jurassic Park.

Entre septiembre de 1983 y noviembre de 1985, John Hammond, con casi setenta años, y titular de una institución de prestigio que otorga becas para el estudio llamada Fundación Hammond consigue, junto con el abogado Donnald Genaro, ochocientos setenta millones de dólares para la creación de InGen y así financiar la investigación genética sobre dinosaurios y traerlos de nuevo a la vida.

Hammond tenía poco interés en los tecnicismos de la ingeniería genética, pero un gran interés en obtener ganancias y progresar. Su lado más oscuro se muestra con más frecuencia, ya que con muchas veces está molesto con sus empleados y parece preocuparse más por la seguridad de sus costosos animales. Hammond tiene cambios drásticos de humor y rápidamente pasa de enojado a comprensivo. Estaba completamente seguro de que la gente del mundo estaría satisfecha con su parque en Costa Rica , ajena a los problemas, y que sus parques en Europa y Japón  serían exitosos en los siguientes cinco años, obteniendo un ingreso anual de más de veinte años. mil millones de dólares al año, más ingresos que cualquier otro zoológico o parque temático del mundo. A pesar de que Muldoon le dijo que no había forma de derribar el Tyrannosaurus rex, Hammond insistió en que su empleado debería hacerlo.

Más adelante en la novela, Hammond es asesinado por un grupo de Procompsognathus después de caer por una colina y romperse el tobillo, esto tras caer en pánico por la posible presencia del T. rex juvenil, pero era en realidad el sistema de megafonía del parque reproduciendo los sonidos registrados de este. Hammond se mantuvo firme hasta el final en que podía crear un parque temático de dinosaurios exitoso y sufrió justicia a manos de sus creaciones. Hammond murió a los 76 años en la novela, acercándose a los 77 en los próximos meses. Esto significó que nació alrededor de 1913.

Descripción

El Dr. John Hammond fue interpretado por Lord Richard Attenborough. Se basa libremente en el personaje del mismo nombre de la novela de Michael Crichton, de 1990.

Para la década de 1990, el deterioro de la salud de Hammond hizo que quedara discapacitado. A partir de 1993, necesitaba lentes correctivos y un bastón para sostener su pierna derecha. Hammond incorporó sus discapacidades a una parte de su apariencia icónica, coronando su bastón con una muestra de ámbar pulido que contenía un insecto dentro. En 1997, poco antes de su muerte, su salud empeoró aún más y se vio que usaba equipo médico como una vía intravenosa. En este momento de su vida, la mayor parte del tiempo permanecía dentro de su propia casa y con frecuencia descansaba en la cama. Durante este tiempo, se mantuvo activo en la protección de Isla Sorna y orquestó toda una misión de relaciones públicas para contrarrestar los planes de su sobrino para Jurassic Park. La mente de Hammond parece haber permanecido clara y sana hasta su muerte.

La carrera de toda la vida de Hammond como hombre de negocios le brindó una amplia oportunidad para ejercitar sus habilidades empresariales, a las que dio un gran uso a lo largo de su vida. Su primera empresa independiente fue un simple circo de pulgas automatizado llamado Petticoat Lane; en 1969, se había convertido en el operador de un parque de vida silvestre llamado Animal Kingdom en Nairobi, Kenia.

En 1975, fundó International Genetic Technologies, considerada una de las empresas de genética más exitosas del mundo. Hammond operó como director ejecutivo y presidente de la empresa desde el momento de su fundación hasta su destitución del cargo en 1997, poco antes de su muerte. El proyecto Jurassic Park fue apoyado por la fortuna de su socio comercial, Benjamin Lockwood, pero también por muchos inversionistas internacionales que financiaron la altamente costosa empresa. El hecho de que Hammond haya podido casi completar un parque temático de des-extinción en una isla remota utilizando tecnología que no existía apenas una década antes habla de su habilidad como hombre de negocios.

Sin embargo, su confianza ilimitada también sería su perdición. No reconoció las amenazas serias al proyecto Jurassic Park durante su construcción, incluida la posibilidad de que un empleado descontento lo traicionara. Odiaba las inspecciones, creyendo que solo obstaculizarían el progreso del parque y despreciaba las preocupaciones legítimas de seguridad planteadas por su personal. Al menos cinco animales del parque y un trabajador murieron a principios de 1993 debido a una supervisión inadecuada, lo que Hammond podría haber evitado cumpliendo con las sugerencias de seguridad de su personal. Su exceso de confianza en el parque también condujo en parte al incidente que ocurrió en junio de 1993 en Isla Nublar, que causó un daño inmenso a InGen, así como la muerte de varios miembros del personal y animales del parque.

Hasta el incidente de 1993, Hammond era firmemente un capitalista, creyendo que todos los recursos disponibles deberían usarse para lograr la prosperidad económica. A diferencia de muchos con esta filosofía, Hammond no apoyaba la idea de que los bienes y servicios deberían ser privilegios para los ricos; declaró abiertamente en 1993 que todo el mundo tenía el derecho inherente de ver los animales de Jurassic Park y que las entradas al parque no deberían ser prohibitivamente caras. No obstante, la ubicación del parque en una remota isla del Pacífico haría que llegar allí fuera costoso para la persona promedio de todos modos, lo que sugiere que Hammond carecía de perspectiva sobre lo que era o no prohibitivamente caro. Hammond también sostuvo firmemente la opinión de que todos son responsables de su propia situación financiera y que los empleadores o las empresas no son responsables de las dificultades económicas del individuo. Esto condujo a repetidos desacuerdos con algunos de los miembros de su personal, como la Dra. Laura Sorkin y Dennis Nedry, quienes llegaron a resentirse con Hammond debido a esto. Si bien las opiniones capitalistas de Hammond se habían inclinado más hacia el conservacionismo en 1997, no hay indicios de que otros aspectos de su filosofía económica hayan sido afectados por el papel que jugó su filosofía económica en el incidente de 1993.

Personalidad y rasgos

El talento para el espectáculo de Hammond fue una de sus cualidades más destacadas, lo que ayudó enormemente a sus emprendimientos comerciales, ya que atrajo inversores con su personalidad exuberante y segura. Era plenamente consciente de sus habilidades de persuasión, y las usaba con frecuencia para manipular a las personas para que hicieran lo que él quería. Esto le ayudó a reclutar a los doctores Alan Grant y Ellie Sattler para la gira de patrocinio de 1993, a pesar del eventual fracaso de dicha gira, así como también para convencer a los miembros de la "expedición Recolectores" de 1997 a Isla Sorna (incluido el reacio Dr. Ian Malcolm) de participar. Toda la expedición de 1997 fue en realidad un esfuerzo por influir en la opinión pública a favor de hacer de Isla Sorna una reserva de vida silvestre, en lugar de permitir que sus animales sean recolectados para su exhibición. Si bien sus habilidades interpersonales le hicieron ganar muchos amigos a lo largo de su vida, no estuvo exento de luchas y dificultades personales. En su mayoría, era muy hábil en la presentación pública, pero se sabe que a veces se ponía nervioso y olvidaba sus líneas durante los discursos con guión. Tampoco era muy hábil para resolver desacuerdos, lo que le costó el apoyo de su socio comercial Benjamin Lockwood y el programador jefe de Jurassic Park, Dennis Nedry. Este último jugó un papel clave en causar el incidente de 1993 que detuvo la construcción de Jurassic Park.

Hammond a menudo se mostraba reacio a admitir cuando se equivocaba sobre un tema importante, ejemplificado por su negación de que Jurassic Park ya no era viable durante el incidente de 1993. Hizo todo lo posible por salvar la situación a pesar de las terribles circunstancias, y solo admitió la derrota cuando vio el peligro mortal en el que sus ambiciones habían puesto a sus nietos. También le tomó cuatro años admitir que las críticas del Dr. Ian Malcolm a Jurassic Park, y a la des-extinción en general, sostuvo puntos válidos.

Hammond era percibido a menudo como encantador en situaciones sociales y, a pesar de haber ganado millones de dólares a través de su espíritu empresarial, en 1993 todavía no tenía una comprensión completa de las normas sociales de los ricos. En 1993, se lo vio verter champán en el vaso incorrecto a pesar de afirmar que "podía manejarse bien en la cocina".

Aunque Hammond tuvo una buena cantidad de desacuerdos personales y profesionales, siempre mostró una habilidad particular con los niños. Tenía una relación cercana con su hija, así como con sus dos nietos, por quienes siguió sintiendo un gran cariño hasta su muerte. Hammond también actuó como figura paterna para el hijo de su amigo Sanjay Masrani, Simon, después de la muerte de este. Permitió que los hijos de sus amigos visitaran Jurassic Park ocasionalmente mientras estaba en construcción; La hija de Benjamin Lockwood, Maisie, fue llevada a Isla Nublar en algún momento, y la hija de su veterinario jefe Gerry Harding, Jess, pudo visitar la isla por un día el 11 de junio de 1993. Hammond consideraba que los niños eran el público objetivo de Jurassic Park.

Habiendo crecido principalmente antes de que el movimiento feminista ganara mucha tracción, Hammond mantuvo una visión en gran medida desdeñosa de las mujeres durante la mayor parte de su vida, aunque hay indicios de que había intentado cambiar sus puntos de vista con los años. Durante la gira de patrocinio de 1993, extendió una invitación a la Dra. Ellie Sattler mientras intentaba reclutar al Dr. Alan Grant, mencionando que se respetaría la opinión de un paleobotánico; sin embargo, durante el incidente en sí, se mostró reacio a permitir que ella se hiciera cargo en situaciones peligrosas y con frecuencia no prestó atención a sus consejos. En 1997, Hammond se puso en contacto por primera vez con la paleobióloga Sarah Harding para su expedición a Isla Sorna. A pesar de valorar su experiencia, se sabe que hacía comentarios condescendientes sobre ella, y su decisión de enviarla a la isla fue en parte una estratagema para manipular al Dr. Ian Malcolm, que estaba en una relación romántica con Harding, para que se uniera al equipo.

Hammond siempre mantuvo una visión respetuosa, aunque equivocada, de la naturaleza. Desde 1969, se esforzó por llevar el mundo natural a la vista del público con su primer parque de vida silvestre Animal Kingdom, en Kenia. Contrató a Robert Muldoon, un cazador de caza mayor convertido en conservacionista, como guardián del parque. Hammond también estaba fascinado por el pasado prehistórico, y su hipótesis de que el ADN antiguo de la era Mesozoica podría usarse para clonar criaturas extintas condujo al desarrollo de Jurassic Park. Este fue un esfuerzo por traer criaturas de toda la historia de la Tierra al ojo público, ya que creía que todas las personas tenían derecho a verlas.

Aunque su acercamiento a la naturaleza fue, en última instancia, asombroso, en la práctica a menudo trataba a la naturaleza como un recurso que podía ser explotado y algo de lo que la humanidad tenía derecho a beneficiarse a cambio de preservarlo. Jurassic Park ejemplificó esta creencia; los animales y las plantas estaban supuestamente bajo el control completo de InGen, con todo, desde sus comportamientos hasta su hábitat y su reproducción mantenida por la empresa. Hammond no reconoció la complejidad real de la naturaleza, lo que resultó en numerosos problemas en el parque.

Tras el fracaso de Jurassic Park, Hammond se culpó a sí mismo en lugar de a los animales o la naturaleza por lo que había sucedido. En un esfuerzo por compensar sus errores, trató de evitar que InGen siguiera explotando a las criaturas. Ian Malcolm ha descrito este cambio como "pasar de capitalista a naturalista". Al final, Hammond tomó grandes medidas para garantizar la seguridad de los animales, trabajando con el gobierno de Estados Unidos para brindarles protección legal. Simon Masrani ha afirmado que cuando Hammond estaba muriendo, le confió la reconstrucción de Jurassic Park, pero dado que las últimas palabras reales de Hammond no fueron registradas, se desconoce cuánta libertad creativa tomó Masrani para interpretarlas. Lo mejor que se puede determinar a partir de las propias palabras de Hammond, es que no quería un nuevo parque, y en su lugar deseaba que Isla Sorna siguiera siendo una reserva de vida silvestre para las criaturas des-extintas.

Las opiniones de Hammond sobre la des-extinción eran totalmente positivas; la única criatura des-extinta que se sabe que desaprobó fue Troodon pectinodon. Incluso el altamente agresivo Velociraptor fue considerado digno de ser exhibido en Jurassic Park según los principios de Hammond. Aprobó los métodos de ingeniería genética del Dr. Henry Wu para acelerar el proceso de des-extinción, incluso si esto daba como resultado que los animales fueran bastante diferentes de los del registro fósil.

En contraste con los miembros de la gira de patrocinio, que casi todos abogaban por el principio de precaución, Hammond creía que la exploración científica no solo era deseable sino necesaria en casi todos los casos. Su metodología implicó proceder con el progreso inmediatamente después de descubrir que era posible, y consideró que las opiniones de sus oponentes eran de naturaleza ludita. La filosofía firmemente a favor de la ciencia de Hammond se combinó con una relativa falta de comprensión del proceso científico; lamentó la lenta velocidad a la que normalmente se llevaba a cabo la des-extinción y aprobó los atajos genéticos del Dr. Wu para acelerar el proceso.

John Hammond no creía en la teoría del caos.

Aunque sus puntos de vista sobre la ingeniería genética se habían inclinado hacia los derechos de los animales en 1997, seguía apoyando la acción progresiva inmediata en la ciencia. Fue criticado por el Dr. Ian Malcolm por enviar un equipo de documentación a Isla Sorna con una preparación mínima, aunque la prisa de Hammond probablemente estaba relacionada con la inminente expedición de los Cazadores de InGen, que el Dr. Malcolm desconocía en ese momento.

Un campo científico que Hammond no apoyó fue la clonación humana. Según Eli Mills, Hammond se refirió a la idea de la clonación humana como "algo impío".

Relaciones

Familia: Los detalles sobre la familia de Hammond son en su mayoría privados, pero se sabe que ha sido cercano a muchos de los miembros de su familia. Jurassic World: The Game sugiere que era cercano a su padre, quien le enseñó a administrar un negocio. Hammond usó un anillo de bodas al final de su vida, lo que sugiere que su esposa falleció en algún momento antes de 1993.

Tuvo al menos una hija, que se casó con un hombre de apellido Murphy y trajo al mundo a sus dos nietos, Lex y Tim. Hammond adoraba a sus nietos y ellos lo amaban. Cuando su hija comenzó su proceso de divorcio, Hammond abandonó brevemente sus deberes con Jurassic Park para pasar tiempo con ella e invitó a Lex y Tim a ver Jurassic Park durante la gira de patrocinio. Cuando las condiciones en la isla se volvieron peligrosas, la seguridad de sus nietos se convirtió en la máxima prioridad para Hammond y fue una de las principales fuerzas impulsoras detrás de su descubrimiento de que el parque había fallado. A pesar del incidente de 1993, los nietos de Hammond permanecieron cerca de él hasta su muerte en 1997. Cuando perdió su puesto como director ejecutivo de InGen, Lex y Tim visitaron su residencia de Nueva York para consolarlo y expresaron su preocupación por su mala salud.

Hammond también tenía una hermana, que se casó con un hombre de apellido Ludlow. Tuvo un hijo, Peter, a quien Hammond contrató alrededor de 1982, durante las primeras etapas del proyecto Jurassic Park. Peter Ludlow eventualmente se volvería más ambicioso que el propio Hammond, creyendo que las opiniones cada vez más conservacionistas de Hammond estaban dañando a InGen y que Ludlow podría hacer el trabajo mejor. La Resolución Corporativa 213C de InGen le dio esta oportunidad, y la Junta Directiva destituyó a Hammond de su cargo. Ludlow asumió el rol de CEO. Si bien esto causó una gran brecha entre Hammond y su sobrino, Ludlow claramente todavía admiraba el talento para el espectáculo de Hammond y, a menudo, trató de emularlo con su propio comportamiento.

Benjamin Lockwood: Entre los amigos a largo plazo más importantes de Hammond se encontraba Benjamin Lockwood, un rico filántropo británico que ayudó a Hammond a fundar InGen. Esto significa que trabajaron juntos, como mínimo, desde 1975, aunque Lockwood ha descrito que se conocían desde que eran jóvenes, lo que sugiere una amistad incluso anterior. Los dos hombres fueron pioneros en InGen y la des-extinción junto con científicos como la Dra. Laura Sorkin y el Dr. Henry Wu, utilizando el laboratorio del subsuelo de la propiedad de Lockwood para fertilizar óvulos artificiales y extraer el primer ADN antiguo en forma de ámbar.

En la década de 1990, Jurassic Park estaba en construcción, y Hammond incluso permitió que Lockwood llevara a su pequeña hija, Maisie, a la isla para ver a los dinosaurios. Sin embargo, Lockwood propuso que la tecnología de clonación de InGen podría usarse para fines distintos de la des-extinción, como la clonación humana, una práctica que todavía hoy se cree que tiene un gran potencial médico. Hammond se opuso ferozmente a esto, y el desacuerdo provocó una ruptura irreparable entre los antiguos amigos. Lockwood dejó InGen como resultado.

Tras la muerte de Hammond en 1997, las opiniones de Lockwood sobre su amigo fallecido se suavizaron y llegó a perdonarlo. A partir de 2018, Lockwood sostenía un retrato de Hammond en su casa, sostenía un bastón similar al de Hammond y anteriormente había apoyado a Jurassic World y a la des-extinción del bienestar animal. Las opiniones de Hammond sobre los derechos de los animales a partir de 1997 influyeron fuertemente en las de Lockwood.

Robert Muldoon: En 1969, John Hammond abrió al público su parque de vida silvestre Animal Kingdom, en Nairobi, Kenia; contrató al ex cazador de caza mayor Robert Muldoon como su guardián del parque. Esto inició una asociación de mucho tiempo entre Hammond y Muldoon que duró hasta la muerte de este último en 1993. Cuando Hammond comenzó a trabajar en Jurassic Park, una vez más contrató a Muldoon para que actuara como guardián del parque. Aunque los dos hombres no estaban de acuerdo con los procedimientos de seguridad, Hammond confiaba plenamente en Muldoon, y este permaneció leal a Hammond en todo momento. Durante el incidente de 1993, los nietos de Hammond fueron puestos en peligro e inmediatamente le confió a Muldoon que los recuperara de manera segura. Durante el incidente, confió repetidamente en Muldoon para mantener seguros a sus invitados, lo que Muldoon hizo fielmente hasta ser asesinado por los Velociraptores escapados.

Dr. Alan Gtant: Entre los paleontólogos que Hammond financió para la investigación y el material fósil se encontraba el Dr. Alan Grant, un paleontólogo de vertebrados del Museo de las Rocosas que se especializa en paleobiología deinonicosauriana. Grant y Hammond no se conocieron personalmente hasta el 7 de junio de 1993, cuando Hammond viajó personalmente a Snakewater, Montana, para visitarlo. Hammond causó una primera impresión espectacular al entrar en el sitio de excavación en helicóptero y tomarse la libertad de abrir la botella de champán de celebración del equipo, que habían estado reservando para una ocasión especial. El propósito de la reunión fue invitar a Grant a Isla Nublar como parte de la gira de patrocinio de Jurassic Park; Grant no fue informado específicamente de qué tipo de reserva de vida silvestre era el parque, pero con otros tres años de financiamiento de InGen prometidos si aceptaba, no dudó en aceptar la oferta de Hammond a pesar de su irritación inicial con la gran entrada de Hammond.

Grant, así como su socia, la Dra. Ellie Sattler, fue la contribución de Hammond al equipo de patrocinio; el consultor legal Donald Gennaro había proporcionado al matemático Ian Malcolm. Hammond valoraba mucho la opinión de Grant como paleontólogo, en particular su experiencia en raptores, ya que esperaba que Grant apreciara lo que había hecho en Isla Nublar.

Aunque Grant estaba inicialmente asombrado de que Hammond hubiera logrado la des-extinción, comenzó a preocuparse cuando supo que los Velociraptores habían sido criados en la isla. Hammond intentó tranquilizar a Grant diciéndole que el parque estaba a salvo, pero Grant ya no estaba convencido. Durante el almuerzo del grupo, Grant permaneció ambivalente sobre el parque, ni lo aprobó como Gennaro ni lo descartó como Malcolm. Hammond tomó la ambivalencia de Grant como oposición y esperaba que la gira le hiciera cambiar de opinión.

Durante la gira, Grant mantuvo un entusiasmo por ver a los dinosaurios a pesar de su preocupación por las rapaces. Pudo conocer a un Triceratops, su favorito de la infancia, aunque Hammond estaba frustrado de que solo pudieran ver un animal enfermo. Cuando el recorrido fue desviado debido a las inclemencias del tiempo, un acto de sabotaje provocó que los vehículos se detuvieran cerca del recinto del tiranosaurio; la frustración de Hammond se convirtió en preocupación a medida que la situación empeoraba. Preocupado por la seguridad de sus nietos, puso su fe en la experiencia paleontológica de Grant para ayudarlos a evitar el peligro.

Al día siguiente, la Dra. Sattler pudo localizar al Dr. Grant en el Centro de Visitantes. Una vez más, Hammond confió la seguridad de sus nietos a Grant junto con Sattler, mientras los científicos se armaban para rescatar a los niños de los Velociraptors. Grant contactó brevemente a Hammond desde la sala de control del Centro de Visitantes, informándole que los sistemas del parque habían sido restaurados; fueron interrumpidos debido a un ataque de rapaces. Hammond recogió rápidamente a un Malcolm herido y tomó un jeep hasta el Centro de Visitantes, rescatando a Grant, Sattler y sus nietos, y huyendo al helipuerto donde los esperaba un helicóptero. Hammond dudó en dejar la isla, incapaz de admitir que su sueño había fracasado; fue Grant, en última instancia, quien lo consoló y lo ayudó a subir al helicóptero.

A pesar de sus diferentes puntos de vista filosóficos y ambiciones, la opinión de Hammond sobre Grant era de profundo respeto y admiración. Incluso cuando estaba claro que fundamentalmente estaban en desacuerdo sobre el tratamiento de la naturaleza dentro del parque, Hammond valoró los puntos de vista de Grant y lo consideró un miembro muy importante del equipo de respaldo. Sin embargo, no reclutó a Grant para la misión de 1997 a Isla Sorna; se desconoce si permanecieron en contacto después del incidente de 1993.

Dra. Ellie Sattler: La paleobotánica Ellie Sattler no estaba originalmente planeada para ser parte del equipo de respaldo de 1993, y Hammond no estaba inicialmente familiarizado con ella como lo estaba con su socio y colega, el Dr. Alan Grant. Sin embargo, financió su investigación ya que ella y Grant trabajaron juntos. A su llegada al sitio de excavación cerca de Snakewater, Montana, su dramática primera impresión molestó a Sattler debido a la intrusión inesperada y el daño potencial a los valiosos restos fósiles. Sin embargo, cuando se enteró de que su visitante era el misterioso CEO de InGen que financió su trabajo, lo recibió con sorpresa. También le extendió la invitación de Grant a Isla Nublar, mencionando que les servirían las opiniones de un paleobotánico.

Al igual que los otros miembros de la gira, Sattler estaba originalmente asombrada de que Hammond e InGen hubieran logrado la des-extinción. Sin embargo, presenciar a los Velociraptors adultos a la hora de comer despertó su escepticismo; comenzó a expresar dudas sobre el parque y criticó el uso de plantas tóxicas por parte de InGen como decoración. Su entusiasmo regresó durante el recorrido por las instalaciones; ella se quedó con un Triceratops enfermo cuando la gira se pospuso debido a las inclemencias del tiempo. Como resultado, fue devuelta al Centro de Visitantes mientras los otros miembros de la gira quedaron varados en el parque.

Cuando se hizo evidente que las cosas habían salido mal en Isla Nublar, Sattler se ofreció como voluntaria para recuperar a Grant y los demás, incluidos los nietos de Hammond. Ella no pudo recuperarlos, ya que habían huido del área, pero confirmó la muerte de Gennaro y rescató al gravemente herido Dr. Malcolm. Durante la noche del 11 de junio, ella fue la única en posición de criticar la falta de control de Hammond sobre el parque y su arrogancia al creer que sí tenía el control; en última instancia, sin embargo, se compadeció de él.

El 12 de junio, Sattler trabajó con el personal de Jurassic Park, incluido Hammond, para reiniciar el parque y rescatar a los supervivientes. A pesar de la insistencia de Hammond de que permaneciera en la seguridad del búnker de emergencia, se aventuró a salir con el guarda del parque, Robert Muldoon, para reiniciar la energía. Hammond, con la ayuda de Malcolm, la guió a través del cobertizo de mantenimiento por radio hasta los disyuntores ; desde aquí, se restauró la energía. Sattler regresó al búnker de emergencia después de haber perdido a Muldoon debido a las rapaces que escaparon, pero encontró al Dr. Grant con vida. Hammond le encomendó a ella, así como a Grant, rescatar a sus nietos de los raptores y los envió al Centro de Visitantes por última vez. Los sistemas se restauraron con éxito, y Hammond se dirigió con el Dr. Malcolm al Centro de Visitantes en un jeep para llevar a Sattler y a los demás a un lugar seguro. Juntos pudieron escapar con vida de Isla Nublar.

Aunque las opiniones de Hammond sobre los roles de género eran indicativas de la época en la que alcanzó la mayoría de edad, claramente tenía un respeto genuino por la Dra. Ellie Sattler como científica, y lo mencionó en múltiples ocasiones. Él protestó por su papel activo en las partes más peligrosas del incidente, pero finalmente trabajó junto con ella para restaurar el parque y salvar a sus nietos. Se desconoce si permanecieron en contacto después del incidente; no la reclutó en su operación de 1997 para salvar a Isla Sorna, sino que se puso en contacto con la paleobióloga Dra. Sarah Harding.

Dr. Ian Malcolm: La relación de Hammond con el matemático de la teoría del caos Ian Malcolm es complicada y, a veces, polémica. Fue uno de los científicos elegidos para evaluar Jurassic Park en junio de 1993, y de todos los miembros del grupo turístico, Malcolm fue el único que parece haber sido informado sobre qué era exactamente Jurassic Park. Es probable que esto se deba a que Hammond no lo seleccionó personalmente; en cambio, fue contactado por el asesor legal Donald Gennaro.

Malcolm se mostró inmediatamente escéptico de que InGen hubiera logrado lo que afirmaban. Incluso si la des-extinción fuera un hecho, dudaba que los resultados pudieran predecirse, controlarse y contenerse con precisión. Expresó abiertamente estas dudas a Hammond en el viaje a Isla Nublar el 11 de junio, pero se mostró genuinamente asombrado al descubrir que InGen realmente había resucitado a los seres vivos de la extinción.

De todos los miembros del grupo turístico, Malcolm fue el que más se opuso a Jurassic Park y, de hecho, a muchas formas de progreso científico. Esto lo puso fuertemente en desacuerdo con Hammond, quien explícitamente afirmó odiar a Malcolm en privado en un momento. Hammond no creía en la teoría del caos, el campo de especialización de Malcolm, en particular la idea de que Jurassic Park contenía demasiadas variables para mantenerlas adecuadamente.

Malcolm resultó gravemente herido durante el incidente que comenzó la noche del 11 de junio, durante el cual un acto de sabotaje liberó a los animales de sus potreros. A pesar de sus desacuerdos, Hammond se aseguró de que Malcolm recibiera el tratamiento médico adecuado y sobreviviera la noche, pero necesitaba un hospital si quería vivir. Durante el día siguiente, Malcolm todavía se oponía a la visión de Hammond y criticaba sus ambiciones, pero a medida que las circunstancias se agravaban, los dos se vieron obligados a dejar de lado sus disputas para asegurarse de que el Parque pudiera restaurarse lo suficiente como para que pudieran escapar de la isla. Malcolm fue evacuado de la isla junto con los demás en la mañana del 12 de junio después de que se restableciera la energía y los sobrevivientes se reagruparon en el Centro de Visitantes. El propio Hammond condujo a Malcolm desde el búnker de emergencia para encontrarse con los demás y escapar. Aunque Malcolm sufrió daños permanentes en la pierna, sobrevivió después de recibir tratamiento médico en un hospital de Costa Rica.

A diferencia de los otros sobrevivientes, Malcolm violó su acuerdo de confidencialidad con InGen y habló abiertamente sobre sus experiencias en la isla. Tras una entrevista televisiva de 1995 en la que Malcolm trató de convencer al público de que Jurassic Park no era un engaño, el sobrino y empleado de Hammond, Peter Ludlow, inició una campaña de difamación contra Malcolm, convirtiéndolo en un hazmerreír internacional. Si Hammond tomó alguna medida para mitigar esto o compensar a Malcolm, fueron insuficientes.

Esto cambió en 1997, cuando Hammond fue depuesto como director ejecutivo de InGen. La Junta, que ya no confiaba en las habilidades de liderazgo de Hammond, aprovechó la oportunidad para destituirlo después de un incidente en el que un civil resultó herido por dinosaurios en Isla Sorna. Hammond convocó a Malcolm a su casa en Nueva York para solicitarle que participara en una misión a la isla para documentar a los animales, ganarse los corazones y las mentes del público y convertir la isla en una reserva de vida silvestre. Malcolm estaba horrorizado de que los animales hubieran sobrevivido, a pesar de sus propias predicciones de que la vida "encontraría la forma"; él al principio se negó rotundamente. Hammond había esperado esto: ya había reclutado a la novia de Malcolm, la Dra. Sarah Harding, en la misión, y ella ya estaba en la isla. Este acto de manipulación aseguró que Malcolm, de hecho, fuera a Isla Sorna.

Hammond optó por no informar a Malcolm que Ludlow estaba dirigiendo su propia expedición a la isla, colocando a Malcolm en una posición en la que inesperadamente tuvo que evitar que Ludlow retirara animales de Isla Sorna. En su mayor parte, esto fue realizado por los compañeros de equipo de Malcolm, y Hammond tuvo una participación mínima en esta parte de la misión. Sin embargo, el sabotaje de Hammond resultó en la liberación de un Tyrannosaurus macho en San Diego, y los doctores Malcolm y Harding arriesgaron sus vidas para contener y regresar al animal a casa. Aunque Malcolm fue puesto nuevamente en peligro de muerte debido a la intromisión de Hammond, finalmente fue reivindicado ante el ojo público debido al incidente de San Diego y una vez más se convirtió en una figura pública respetada. Con este último acto de redención, Hammond falleció poco después.

Según algunas fuentes, Malcolm fue un elogio clave en el funeral de Hammond en 1997. En los últimos años, Malcolm ha desarrollado un desacuerdo respetuoso con el legado de Hammond, abogando por el fin de la investigación genética pero sin atacar al propio Hammond.

Dr. Henry Wu: Si bien la paleogenetista Laura Sorkin fue quien sentó las bases para la des-extinción, Jurassic Park entró en una nueva etapa de desarrollo gracias al trabajo del Dr. Henry Wu. Después de haberse graduado del Instituto de Tecnología de Massachusetts con un doctorado en genética, Wu fue contratado en 1986 para trabajar en el proyecto Jurassic Park. En menos de un año de haber sido contratado, fue pionero en nuevas técnicas de ingeniería genética que proporcionaron resultados más rápidos (aunque menos perfectos) que Sorkin. Esto, y su diseño para la contingencia de lisina, dieron como resultado que Hammond favoreciera a Wu sobre Sorkin y lo promoviera a genetista en jefe.

El Dr. Wu trabajó muy cercanamente a Hammond durante los primeros años de Jurassic Park, y cuando el proyecto se trasladó a Isla Nublar, Wu lo siguió. Habría pasado un tiempo tanto en Isla Sorna como en Isla Nublar trabajando en el perfeccionamiento de los genomas de los animales; Wu también trabajaba en el lado del criadero del laboratorio y notificaba a Hammond cuando los nuevos animales se preparaban para nacer.

Incluso cuando quedó claro que algunos de los productos de Wu (particularmente Velociraptor y Dilophosaurus) se alteraron significativamente debido a la modificación genética, Hammond apoyó completamente el trabajo de Wu. Durante el incidente de 1993, los miembros de la gira de patrocinio descubrieron evidencia de protoginia en ciertos dinosaurios, que finalmente se atribuyó a la inclusión de ADN de Hyperolius viridiflavus. Incluso entonces, Hammond continuó apoyando el trabajo de Wu a pesar de la suspensión del proyecto Jurassic Park, y lo protegió de las consecuencias legales después de los eventos de 1993.

Wu siguió siendo un empleado fiel de InGen y Hammond después del incidente, y continuó la investigación sobre la hibridación genética inspirada por la aparición de protoginia en sus criaturas. Había logrado diseñar un nuevo género y especie de planta con flores en mayo de 1997, aunque lamentablemente Hammond no estaba lo suficientemente sano como para ir a verlo él mismo, lo que entristeció a Wu. Con la muerte de Hammond poco después del incidente de San Diego ese año, Wu encontró más libertad para investigar que antes. Violó el derecho internacional y de los Estados Unidos, así como los últimos deseos de Hammond, de continuar la investigación genética con el nuevo propietario de InGen, Masrani Global. En última instancia, Hammond veía a Wu como un amigo y un empleado leal.

John Raymond Arnold: En algún momento de mediados a finales de la década de 1980, Hammond contrató a John "Ray" Arnold para trabajar como ingeniero jefe de Jurassic Park. Arnold habría estado a cargo del hardware del parque, trabajando junto con el programador Dennis Nedry para garantizar que la tecnología del parque permaneciera operativa. Arnold poseía una personalidad sensata y se tomaba su trabajo muy en serio, atributos que lo convertían en un empleado valioso para Hammond.

Durante el incidente de 1993, Hammond demostró una confianza en Arnold que era casi incomparable entre sus otros empleados, a la par de su fe en el guardabosques del parque, Robert Muldoon. Arnold y Hammond parecen haber mantenido una buena relación de trabajo a pesar del estrés de su entorno y la presión financiera sobre todo InGen durante principios de la década de 1990. Hammond claramente creía que Arnold tenía las habilidades para deshacer el daño causado por Nedry a pesar de que este último era un programador superior, gracias a su profundo conocimiento de la mecánica del parque. Incluso cuando el propio Arnold admitió que deshacer el hackeo de Nedry estaba más allá de su habilidad, Hammond seguía confiando en que su ingeniero jefe podría salvar el parque. La confianza de Hammond en Arnold no era infundada; si Arnold no hubiera muerto en un trágico ataque de animales el 12 de junio, probablemente habría logrado restaurar el poder en el parque.

Dennis Nedry: Para diseñar y operar el software de Jurassic Park, Hammond contrató a Dennis Nedry, un programador de Cambridge. Se decía que las habilidades de programación de Nedry eran incomparables, y tanto como sus otros jefes de personal en InGen, Hammond confiaba en Nedry para hacer que Jurassic Park funcionara.

Sin embargo, su relación con Nedry no era tan agradable como la de algunos miembros de su personal. Nedry no presentó una oferta para el puesto de programador jefe, lo que eventualmente condujo a luchas financieras ya que InGen enfrentó desafíos económicos en la década de 1990. Nedry solicitó un aumento de Hammond, pero se le negó; Hammond creía que Nedry tenía la culpa de no haber subido la oferta y no se había ganado el aumento. Este desacuerdo llevó a Nedry a resentirse con Hammond, y finalmente aceptó un soborno de una de las corporaciones rivales de InGen para robar secretos comerciales de la empresa.

Las acciones de Nedry llevaron directamente al incidente de 1993, que no solo causó múltiples muertes (incluida la suya) sino que llevó a InGen y al propio Hammond al borde de la bancarrota. La vida de Hammond se vio alterada para siempre por el incidente, tanto financiera como filosóficamente. Sin embargo, sus creencias económicas no parecen haber cambiado por sus consecuencias.

Dr. Gerry Harding: El veterinario jefe de Jurassic Park fue el Dr. Gerry Harding, contratado por John Hammond en algún momento durante o después de 1986 fuera del Zoológico de San Diego. Hammond seleccionó al Dr. Harding por su historial de trabajo con animales grandes y, a veces, carnívoros, como los tigres, ya que esta experiencia lo convertiría en un candidato ideal para cuidar a los dinosaurios.

Si bien se desconoce la mayor parte de la relación de trabajo de Hammond con el Dr. Harding, los dos parecen haber estado en gran parte en buenos términos. Dado que la salud de los dinosaurios era una prioridad máxima (y durante las décadas de 1980 y 1990, su biología se estudió poco), el Dr. Harding habría sido un empleado muy valioso en Jurassic Park. Aunque Hammond le confiaba el bienestar de los animales, el Dr. Harding no estaba al tanto de todo lo que sucedía a puerta cerrada en InGen; por ejemplo, no se le informó que un Tylosaurus residía en la isla. Sin embargo, Hammond permitió que el Dr. Harding trajera a su hija, Jessica, a Isla Nublar el 11 de junio de 1993 para que los dos pudieran tener un tiempo de unión familiar. Hammond solo conoció brevemente a Jess durante este tiempo.

Después del incidente de 1993, las opiniones del Dr. Harding sobre Hammond habían cambiado debido a que aprendió más sobre los secretos que Hammond e InGen le habían ocultado. Estos incluyeron la existencia de especies clasificadas, así como el maltrato de la tribu Tun-Si durante la construcción de Jurassic Park. Hammond envió un equipo para rescatar al Dr. Harding y Jess de la isla después de que él mismo fue evacuado, pero la misión de rescate fue un fracaso desastroso; el Dr. Harding tuvo que escapar de la isla sin la ayuda de Hammond o InGen. Después de esto, el Dr. Harding dejó su puesto en InGen. Se desconoce si mantuvo alguna relación con Hammond después de esto.

Donald Gennaro: En las operaciones de Jurassic Park, InGen trabajó con las Oficinas Legales de Cowan, Swain & Ross. Un abogado de esta firma, Donald Gennaro, representó a sus inversionistas durante la investigación de 1993 sobre la viabilidad de Jurassic Park; parece haber conocido a Hammond antes de esto, por lo que es probable que haya asumido este papel antes. Hammond ya tenía una aversión generalizada por los abogados y, por lo tanto, tenía prejuicios contra Gennaro desde antes de conocerse. Hammond no se presentó en una reunión planificada con Gennaro en la mina Mano de Dios en la República Dominicana, donde se suponía que debían discutir la gira de patrocinio.

Al viajar a Isla Nublar el 11 de junio, las actitudes de Gennaro y Hammond continuaron chocando; Gennaro se mostró escéptico de que el parque fuera viable y estaba bastante seguro de que cerraría después del fin de semana. Hammond rechazó las amenazas de Gennaro y finalmente se ganó el apoyo de este luego de que viera a los dinosaurios en carne y hueso. A partir de ese momento, Gennaro apoyó el parque, dándose cuenta de lo inmensamente rentable que podía ser.

Pero esto no reparó el conflicto entre Gennaro y Hammond. Durante el almuerzo, Gennaro sugirió precios exorbitantemente altos para el parque, con lo que Hammond no estaba de acuerdo. Hammond insultó abiertamente a Gennaro durante la discusión, refiriéndose a él como un "abogado chupasangre" a pesar de que Gennaro ahora apoyaba la empresa de Hammond. Gennaro toleró los desaires de Hammond y no respondió.

Durante la gira, Gennaro tuvo relativamente pocos comentarios que hacer, ya que estaba convencido de apoyar al parque. Después de que Jurassic Park fuera saboteado, Gennaro fue la primera víctima del incidente; su muerte fue confirmada a Hammond por Muldoon y la Dra. Sattler. Probablemente debido a la amenaza inmediata a sus nietos, Hammond no hizo ningún comentario sobre la muerte de Gennaro durante el incidente. La demanda de la familia de Gennaro fue una de las fuerzas que empujó a InGen al borde de la bancarrota y, en última instancia, resultó en que Hammond perdiera su puesto como director ejecutivo.

Dra. Sarah Harding: Cuando Isla Sorna fue amenazada en 1997, Hammond orquestó una expedición para contrarrestar la de su sobrino, Peter Ludlow. El primer miembro de su equipo fue la Dra. Sarah Harding, paleobióloga e investigadora de vida silvestre con amplia experiencia en el estudio de grandes depredadores. Ella era la hija de su antiguo veterinario jefe, el Dr. Gerry Harding, y la primera persona por la que Malcolm rompió su acuerdo de no divulgación. Desde entonces, Malcolm había desarrollado una relación romántica con Harding, que fue otra razón por la que Hammond la eligió.

Según Hammond, Harding fue en realidad quien se puso en contacto con él con respecto a la misión, aunque es dudoso que ella supiera de los planes de Hammond antes de que se lo dijeran. El propio testimonio de Hammond sugiere que muchos aspectos de la misión fueron idea de Harding. Sin embargo, no se le informó que InGen estaba planeando su propia expedición en contra de los deseos de Hammond, y simplemente se le dijo que necesitaba estudiar los animales de InGen en la naturaleza para ganarse al público y hacer de Isla Sorna una reserva de vida silvestre. Aunque claramente la respetaba como científica, a veces despreciaba sus habilidades debido a su visión obsoleta de los roles de género.

Harding se fue a Isla Sorna antes que los otros miembros del equipo, y antes de que se contactara con Malcolm. No estuvo en contacto con Hammond durante este tiempo, aunque su presencia en la isla fue fundamental para obligar a Malcolm a unirse a la expedición. Independientemente en la isla, Harding aprobó el intento de sabotaje de Hammond y se unió activamente a su colega Nick Van Owen para liberar a los animales capturados del campamento de los "Cosechadores" de InGen. Su interferencia finalmente condujo al incidente de San Diego, que reveló la des-extinción al ojo público. Hammond murió poco después de esto, sabiendo que Harding había cumplido su misión.

Nick Van Owen: La misión de documentación de Hammond en 1997 a Isla Sorna incluyó un total de cuatro miembros (además de Kelly Malcolm, que fue a la isla de polizón), pero solo un miembro del equipo recibió el informe completo: el documentalista internacional y activista ambiental Nick Van Owen. Hammond seleccionó a Van Owen para la misión aparentemente por su experiencia filmando en condiciones peligrosas; había trabajado como camarógrafo en tiempos de guerra durante múltiples conflictos en varios países, por lo que estaría bien preparado para lo que pudiera suceder en Isla Sorna. Sin embargo, Hammond tenía otras razones para elegir a Van Owen. Solo a él se le informó que el nuevo CEO de InGen, Peter Ludlow, también estaba orquestando una misión a la isla, para capturar a los ahora salvajes dinosaurios y exhibirlos en San Diego. En el caso de que Ludlow pudiera asegurar a los animales antes de que las imágenes de dinosaurios en la naturaleza llegaran al público, Van Owen debía sabotear a Ludlow por cualquier medio necesario. Van Owen estuvo de acuerdo, creyendo que los dinosaurios deberían tener el derecho a vivir en la naturaleza al igual que las criaturas existentes de forma natural.

Van Owen no reveló su verdadero papel en la misión a sus compañeros de equipo de inmediato, solo lo hizo después de que Ludlow ya había ganado la ventaja. Como Hammond instruyó, Van Owen saboteó el campamento de Ludlow, liberando a los animales y cortando las líneas de combustible de sus vehículos. Inadvertidamente, el equipo de comunicación de InGen fue destruido en este esfuerzo. Van Owen también se encargó de intervenir y rescatar a un tiranosaurio juvenil herido, lo que llevó al equipo de Hammond a sufrir la pérdida de todo su equipo y la vida de Eddie Carr. Además, Van Owen evitó que un tiranosaurio adulto fuera asesinado por el cazador líder de Ludlow, Roland Tembo, robándole sus balas.

Una vez que la misión se vio comprometida por la pérdida de su equipo de comunicación, Van Owen se volvió pragmático y ayudó a ambos grupos a escapar de la isla. No continuó participando en la misión después de esto; se desconoce adónde fue después de salir de Isla Sorna. Los libros publicados en 2018 han declarado que el equipo de InGen fue saboteado por personas desconocidas, por lo que Hammond no reveló el papel de Van Owen en la liberación de los dinosaurios a nadie públicamente.

Eddie Carr: Para su contraexpedición a Isla Sorna en 1997, Hammond necesitaba un especialista en equipos para asegurarse de que su equipo tuviera el alojamiento, la comunicación y la seguridad necesarios para la misión. Para ello, se puso en contacto con Eddie Carr, ingeniero especializado en equipos de campo. Carr fue informado sobre Isla Sorna y la realidad de la des-extinción, que hasta ese momento había sido el reino de las teorías de la conspiración. Hammond no informó a Carr que el nuevo director ejecutivo de InGen, Peter Ludlow, también estaría operando en la isla; en lo que respectaba a Carr, la misión era solo documentar a los animales des-extintos de Isla Sorna para convencer al público de que apoyara la conversión de la isla en una reserva de vida silvestre.

Al igual que los otros miembros del equipo de Hammond, Carr no estuvo realmente en contacto con él durante la expedición. Después de partir hacia Isla Sorna antes de lo previsto ante la insistencia del Dr. Ian Malcolm, Carr nunca volvería a hablar con Hammond, pués murió a menos de un día en la isla durante un esfuerzo por rescatar a sus compañeros de expedición.

Juanito Rostagno: Entre las fuentes de ámbar de InGen se encontraba la mina Mano de Dios, la única fuente confirmada de ámbar mesozoico en la República Dominicana. John Hammond trabajó en estrecha colaboración con el propietario de la mina, Juanito Rostagno; se desconoce si su relación era única o si Hammond tenía una relación similar con otros propietarios de minas. Rostagno y Hammond parecen haber tenido una amistad basada en un amor compartido por el espectáculo y la geobiología, así como una aversión compartida por las inspecciones y los abogados. Se planeó que Hammond se reuniera con Gennaro y Rostagno en la mina en junio de 1993 para discutir la próxima gira de patrocinio, aunque Hammond no se presentó.

Cómics

Jurassic Park: Como CEO de InGen y director de Jurassic Park, Hammond le brinda un recorrido a Donald Gennaro por Isla Nublar durante la construcción de sus instalaciones en un intento de convencerlo a favor de él. Gennaro no parece impresionado por todo lo que presencia, a pesar de ser testigo del nacimiento del primer dinosaurio del parque, una joven tyrannosaurus rex. Por esta época, contrata a Dennis Nedry como uno de los técnicos del parque.

En 1993, invita a los Dres. Alan Grant y Ellie Sattler a Isla Nublar para recibir la opinión de expertos en dinosaurios de su isla; a su vez, financia su excavación paleontológica durante tres años completos. Conduce a los invitados en un recorrido por el Centro de Visitantes, pero queda atrapado allí cuando Nedry manipula los sistemas para ganar tiempo con el fin de encubrir su espionaje industrial y, a continuación, John Arnold intenta reiniciar los sistemas. Finalmente, escapa de la isla y parece estar furioso con BioSyn (una compañía rival de InGen); habiendo descubierto que fueron ellos los que contrataron a Nedry para sabotear los sistemas de Jurassic Park e intentar robar los embriones de dinosaurio.

A su vez, Hammond ordena a algunos de sus hombres que coloquen una bomba en una instalación importante de BioSyn, y pronto recibe una llamada telefónica de un enfurecido Steingarten (directivo de BioSyn), aunque casualmente se encoge de hombros ante las acusaciones de sus rivales. Al mismo tiempo, envía un grupo de helicópteros a la selva tropical sudamericana para encontrar a Grant, Sattler, Malcolm y Muldoon desaparecidos.

Poco después, con informes de un soldado herido que probablemente había sido arrastrado desde Isla Nublar, Hammond contrata a Grant, Sattler, Muldoon y Prather para buscar en la isla y averiguar qué está haciendo el ejército en este sitio y descubrir qué es realmente la "Llama Verde" que mencionó haber visto allí el soldado herido.

Videojuegos

  • Jurassic Park (NES)/ Jurassic Park (SNES)
  • Jurassic Park: Trespasser (PC): "Mi nombre es John Parker Hammond. Nací el 14 de marzo de 1928. Lo que sigue es un registro de ciertos eventos en los que participé, entre los años 1980 y 1997, en una isla que llamaría Sitio B" (John Hammond en la apertura de Jurassic Park: Trespasser). En el canon del videojuego Jurassic Park: Trespasser de 1998, se dice que John Hammond nació el 14 de marzo de 1928. Se fue de casa a los quince años y se fue de Escocia a Londres. Rápidamente se ganó la reputación de ser un inversor misterioso y turbio, multimillonario y jovial científico loco. En 1979, John Hammond y Norman Atherton, un genetista de Stanford, fundaron International Genetic Technologies Inc. (InGen) con fondos proporcionados por Hamaguri y Densaka, dos firmas de inversión japonesas. Observó islas costeras en el Caribe y Costa Rica en 1980, eligiendo Isla Sorna para su proyecto secreto. En 1982, asignó a Robert Muldoon para trabajar en Jurassic Park y contrataría a dos empleados clave; Dennis Nedry y Henry Wu, el protegido del fallecido Norman Atherton. En 1982, un día a las 3 AM, la primera hebra de ADN de dinosaurio apareció por primera vez en la pantalla de la computadora de Dennis Nedry. En 1985, se criaron los primeros dinosaurios de InGen, incluidos los primeros Velociraptors. Después del Incidente de Isla Nublar, ocurrido el 27 de agosto de 1989, John Hammond puso su parque en fase de desconstrucción. Hammond se declaró en quiebra e InGen comenzó a desmantelar edificios en el Sitio B buscando cualquier activo valioso que quedara allí. Su sobrino, Peter Ludlow, tomó el control de InGen en octubre de 1996 cuando Hammond tenía 68 años. Todo sobre el pasado de Hammond se contó en su novela, Jurassic Time, que escribió poco después del Incidente de San Diego, para contarle al público la verdadera historia sobre el ascenso al poder de InGen y el desmoronamiento de su sueño.
  • Jurassic Park: Operation Genesis (PC, PS2, Xbox): Hammond aparece como su empleador y el director ejecutivo de su parque. Él da al jugador una calificación de estrellas de su parque si algo cambia, y le da la junta de InGen. Hammond solo le enviará correos después de que haya abierto su parque.
  • Jurassic Park: Builder (PC, telefonía móvil)
  • LEGO Jurassic World (PC, PS3, PS4, Switch, X360, X-ONE, 3DS)

Curiosidades

  • Su frase característica a lo largo de la primera película de Jurassic Park fue "no reparare en gastos".
  • Hammond suele compararse con Walt Disney y su parque con Disneyland y Walt Disney World. Incluso tanto el director Steven Spielberg como el autor de Jurassic Park, Michael Crichton, describen al personaje como "el lado oscuro de Walt Disney".
  • Hammond fue el único personaje en la isla que se permaneció allí durante el Incidente de Isla Nublar y no fue lastimado o confrontado por los dinosaurios carnívoros.
  • En una versión del guión, se suponía que debía caer por una colina como en la novela original, pero se golpea la cabeza y queda inconsciente, y luego se ahoga en un charco de agua. Y antes de los créditos finales, una mosca aterrizaba en su mano.
  • Cabe señalar que Hammond tiene un segundo nombre diferente en el canon de la novela original que en el canon de la primera película. Tanto en el videojuego Jurassic Park: Trespasser como en The Lost World: Jurassic Park, se dice que su segundo nombre es Parker. Sin embargo, en la novela, Donald Gennaro describe "... y John Alfred Hammond había recibido su dinero...".
    • Se presume que “Parker” es el segundo nombre principal de Hammond, ya que se usa con más frecuencia y aparece en la documentación oficial. Se cree que "Alfred" es el segundo nombre secundario, y hasta ahora solo lo ha utilizado Eli Mills, asistente del antiguo socio comercial de Hammond, Benjamin Lockwood.
  • Hammond caminaba con una cojera pronunciada en las dos primeras películas, cuya razón nunca se reveló. En la primera película, solía usar un bastón para caminar, aunque demostró ser capaz de caminar sin él en distancias cortas. El bastón de Hammond estaba rematado con una pieza de ámbar de forma ovalada que contenía un mosquito, un recordatorio de la base sobre la que se construyó su sueño.
  • Tanto en la novela como en el canon de Jurassic Park: Trespasser, Hammond dice que tuvo una idea infantil de la ciencia: tubos de ensayo, explosiones y milagros. Sin embargo, la película afirma que es un "Doctor". Es posible que su doctorado sea honorario y elija estilizarse de esta manera, o esto puede representar una diferencia entre continuidades.
  • En la primera película, él afirmó que fue testigo del nacimiento de todos los dinosaurios de la Isla Nublar.

Galería

Advertisement