Jurassic Park Wiki

Parasaurolophus (del gr. para/παρα "junto" o "cerca", saurus/σαυρος "lagarto" y lophos/λοφος "cresta" significa "Cercano al lagarto crestado")​ es un género de dinosaurios ornitópodos hadrosáuridos, que vivieron a finales del período Cretácico, hace aproximadamente 83 y 71 millones de años, en el Campaniense, en lo que hoy es Norteamérica. Su nombre hace referencia a un supuesto parentesco con el dinosaurio Saurolophus.

Parasaurolophus es un hadrosáurido, parte de la diversa familia de dinosaurios cretácicos conocidos por la variedad de extraños adornos en la cabeza. Este género en conocido por su gran y elaborada cresta craneal, con la forma de un tubo que se proyecta hacia atrás y arriba del cráneo. Charonosaurus de China, que puede ser su pariente más cercano, posee un cráneo muy parecido y una posible cresta similar. La cresta ha sido objeto de muchas discusiones entre los paleontólogos, siendo el consenso actual que las funciones importantes de esta incluyeron el reconocimiento visual de la especie y del sexo, resonancia acústica, y termorregulación. Es uno de los dinosaurios de pico de pato más raros, conocido solamente de un puñado de buenos especímenes.

Descripción

Como es el caso de la mayoría de los dinosaurios, el esqueleto de Parasaurolophus no es completamente conocido. El largo del cuerpo del espécimen tipo de P. walkeri se estima en 10 metros. El cráneo mide 1,6 metros de largo, incluyendo la cresta, sin embargo el cráneo de P. tubicen supera de largo, lo que indica un animal aun más grande. El peso estimado es de 2,5 toneladas. El único miembro delantero conocido es relativamente corto para un hadrosáurido, con una corta pero ancha escápula. El fémur mide 103 centímetros en P. walkeri y es robusto para su longitud cuando es comparado al de los otros hadrosáuridos.7 El humero y los huesos pelvicos estan fuertemente construidos.

Como otros hadrosáuridos, es posible que caminara tanto en dos como en cuatro patas. Es probable que se parara en cuatro patas para forrajear, pero se desplazaría en dos.10 El proceso espinoso de las vértebras era alto, algo común en los lambeosaurinos; más alta sobre las caderas, aumentaron la altura de la parte posterior. Las impresiones de la piel que son conocidas en P. walkeri, muestran una estructura uniforme de escamas similares a tubérculos, pero sin ninguna particularidad en especial.
Estos animales tenían la cola larga y aplastada a los lados lo que lleva a pensar que Parasaurolophus podía nadar.

Al final de las extremidades es un misterio, algunos paleontólogos dicen que son pezuñas y otros dicen que son garras desgastadas por el tiempo. Se han encontrado impresiones de piel de Parasaurolophus, así como varios esqueletos completos por lo que se tiene una muy buena idea de su aspecto.

Cresta

Lo más remarcable de este dinosaurio es la cresta, la cuál se despega de la parte posterior de la cabeza y estaba compuesta del hueso premaxilar y el nasal. El especímen tipo de P. walkeri tiene una muesca en las espinas dorsales de las vértebras de cerca donde la cresta golpearía la espalda, pero esto puede ser a patología peculiar a este individuo. William Parks, quien nombrara el género, hipotizo que un ligamento se encontraba desde la cresta a la muesca para ayudar a soportar la cabeza. Aunque esta idea parezca inverosímil,8 Parasaurolophus es a veces restaurado con una vela de piel desde la cresta al cuello.

Esta enorme cresta tubular con cuatro secciones huecas dos que aputaban hacia arriba y dos hacia abajo de largo que se conectaba con la nariz, la cual se creía que podía servir como tubo para respirar debajo del agua, suposición que fue desmentida por estudios posteriores, los cuales establecieron la ausencia de algún tipo de orificio en la parte superior. Se han propuesto muchas hipótesis para explicar la función de la cresta, aunque la mayoría de ellas han sido desacreditadas.

Se han dado varias hipotesis acerca de su cresta como respirar debajo del agua teoría que se creyó durante mucho tiempo hasta que fue desmentida. Se cree que era para la atracción y distincion entre machos y hembras, para comunicarse en caso de algun peligro u orden y para termorregulación. La más sobresaliente es la de la comunicación. Esta se realizó observando la estructura interna del tubo, para concluir que pudo funcionar como un resonador natural, y haber tenido una función sonora.

A raíz de modelos hechos de la cresta, se ha sugerido que se empleaba para para emitir sonidos (parecidos a los de un trombón) con la finalidad de comunicarse con dinosaurios de su misma especie. Una función que también se cree posible es la atracción de machos a hembras utilizando la cresta, esto se cree debido a que los machos poseén una cresta más larga que las de las hembras.

La cresta era hueca, con tubos separados que van de cada ventana de la nariz al extremo de la cresta para dar vuelta en la dirección contraria y dirigirse atrás y abajo de la cresta y el cráneo. Los tubos eran más simples en P. walkeri, y más complejos en P. tubicen, donde estaban ocultos y otros tubos cruzados y separados.14 Como P. walkeri y P. tubicen tenía crestas largas con solamente una curvatura leve, P. cyrtocristatus tenía una cresta corta con un perfil más circular.

Historia

Descubrimiento e investigación

Parasaurolophus fue descrito por primera vez en 1922 por William Parks, se basa ROM 768, un cráneo y esqueleto parcial al que le faltan la mayor parte de la cola, las patas traseras distales de la articulación fémorotibiorotuliana, que fue encontrado por una expedición de la Universidad de Toronto en 1920 cerca de Sand Creek en las riveras del Río Red Deer en Alberta, Canadá.​ Estas rocas hoy se las data en el Campaniense, en el Cretácico Superior, siendo parte de la Formación Dinosaur Park. El nombre Parasaurolophus, que significa "cerca de lagarto crestado", se deriva del griego para, παρα, "al lado" o "cerca", saurus, σαυρος, "lagarto" y lophos, λοφος "cresta". William Parks llamó al espécimen P. walkeri en honor a Sir Byron Edmund Walker, Presidente de la junta de administración del Museo Real de Ontario.​ Los restos de Parasaurolophus son raros en Alberta,​ con solo otro cráneo de un individuo juvenil, posiblemente de esta misma formación o de la Formación Oldman,​ y tres posibles especímenes sin cráneos de la Formación Dinosaur Park.​ En ciertas listas de faunas, se hace mención de material de P. walkeri en la Formación Hell Creek de Montana, una unidad rocosa datada en finales de Maastrichtiense.​​ Esta situación no fue tomada en cuenta por Sullivan y Williamson en su revisión del género en 1999,​ y no se ha profundizado sobre el tema en otra parte.

En 1921, Charles H. Sternberg recobro un cráneo parcial (PMU.R1250) de la levemente más joven Formación Kirtland en el Condado de San Juan, Nuevo México. Este espécimen se encuentra en Upsala, Suecia, donde Carl Wiman lo describió como una segunda especie, P. tubicen, en 1931.​ El epíteto específico proviene del latín tǔbǐcěn "trompetista".​ Un segundo cráneo, casi completo P. tubicen (NMMNH P-25100) que fuera encontrado en Nuevo México en 1995. Usando tomografía computada en este cráneo, Robert Sullivan y Thomas Williamson le dieron a este género una monografía muy completa 1999, cubriendo aspectos de su anatomía y taxonomía, y las funciones de su cresta.​ Williamson publicó posteriormente una revisión independiente de los restos, discrepando con las conclusiones taxonómicas.

John Ostrom describió otro buen ejemplar, FMNH P27393, proveniente de Nuevo México, P. cyrtocristatus en 1961. Incluye un cráneo parcial con una cresta redondeada y corta, y mucho material postcraneal del esqueleto a excepción de los pies, cuello, y de piezas de la cola.​ El nombre específico deriva del latín curtus "corto" y cristatus "cresta".​ Este espécimen fue hallado en la Formación Fruitland o, más probablemente, en la base que cubre la formación Kirtland.​ El rango de distribución de esta especie se amplió en 1979, cuando David B. Weishampel y James A. Jensen describieran un cráneo parcial, catalogado BYU 2467, con una cresta del mismo tipo en el de la formación Kaiparowits, en el Condado Garfield, Utah. Además de esta, otros cráneos ha sido encontrado en Utah con la cresta de morfología corta y redondeada de P. cyrtocristatus.

Clasificación

Como su nombre lo indica, Parasaurolophus fue inicialmente vinculado a Saurolophus debido a las similitudes en la cresta. Sin embargo, rápidamente fue asignado a la subfamilia de hadrosáuridos Lambeosaurinae mientras que Saurolophus es considerado un Hadrosaurinae. Es usualmente interpretado de forma separada a otros lambeosaurinos, distinguiéndose de los hadrosáuridos de cresta en forma de casco como Corythosaurus, Hypacrosaurus y Lambeosaurus.

Su pariente más cercano parece ser Charonosaurus, un lambeosaurino con un cráneo similar, pero del que no se conoce la cresta completa, de la región del Río Amur en el noreste de China, y los dos son colocado en la tribu Parasaurolophini. P. cyrtocristatus, con su corta y redondeada cresta, es considerado el más filogeneticamente basal de las tres especies conocidas de Parasaurolophus,24 o podría ser un juvenil o hembra de la especie P. tubicen.

Especies

La especie tipo P. walkeri, de Alberta, es conocida por un solo ejemplar bien establecido. Difiere de P. tubicen by por tener tubos simples en la cresta, y de P. cyrtocristatus por poseer una cresta más larga y no tan redondeada y un humero más largo que el radio.

P. tubicen, de Nuevo México es conocido de por lo menos los restos de tres individuos.10 Esta es la especie más grande, con pasajes de aires mas complejos en la cresta que P. walkeri y esta en más grande y menos curvada que P. cyrtocristatus.

P. cyrtocristatus, de Nuevo México y Utah, es conocido por tres posibles especimen. Es la especie más pequeña, con una cresta redondeada y corta.14 Su tamaño pequeño y la forma de su cresta han llevado a varios científicos a sugerir que representa jóvenes o a hembras de P. tubicen, el cuál vivio en el mismo tiempo y de la misma formación. Segun lo dicho por Thomas Williamson, el materia tipo P. cyrtocristatus iaproximadamente del 72% del tamaño de P. tubicen, cerca del tamaño en el cual sobre otros lambeosaurinos se interpreta para comenzar demostrar el dimorfismo sexual en sus crestas (~70% del tamaño del adulto). Esta posición se ha rechazado en revisiones recientes de lambeosaurinos.

Paleoecología

En la Formación Dinosaur Park, P. walkeri compartía el territorio con una bien documentada fauna de dinosaurios. Los más conocidos de estos son los herbívoros Centrosaurus, Styracosaurus y Chasmosaurus todos ellos dinosaurios con cuernos, Prosaurolophus, Gryposaurus, Corythosaurus, Lambeosaurus que como Parasaurolophus eran dinosaurios de pico de pato y los dinosaurios acorazados Edmontonia y Euoplocephalus. El principal predador fue el tiranosáurido Gorgosaurus, adémas se encontraba el raptor Dromaeosaurus y varios pequeños predadores más.

La Formación Dinosaur Park es interpretada como la sección baja de un [río] en una llanura inundable con la presencia de pantanos en influencia marina debido a la Mar interior occidental que invadia las tierras bajas en periodicas ingresiones marinas. El clima era predominantemente cálido, sin estación fría pero si la presencia de temporadas secas y húmedas. Las coníferas eran las plantas predominates en la región, formando la mayor parte de la dosel vegetal. Debajo de este existía un sotobosque de helechos, helechos arbóreos y plantas con flores.

Las especies, P. cyrtocristatus y P. tubicen de Nuevo México compartía territorio con el gran saurópodo Alamosaurus, el hadrosáurido Kritosaurus, el ceratopsiano Pentaceratops, el anquilosáurido Nodocephalosaurus todos ellos hebívoros. Entre los principales carnívoros se encuentra a Saurornitholestes y un gran tiranosáurido que no ha sido nombrado todavía. La Formación Kirtland es interpretada como una planicie ribereña, aparecida después de que se retirara el Mar Niobraran. Coníferas eran las plantas dominates, y aparentemente los dinosaurios con cuernos erán más comunes que los de pico de pato.

Paleobiología

Alimentación

Como todo hadrosáurido Parasaurolophus era un animal con la capacidad de desplazarse en forma bípeda o cuadrúpeda, de alimentación herbívora. Tenía cientos de dientes ordenados en columnas que los iba reemplazando a medida que se desgastaban. Este desgaste se debía a que tenía un sofisticado aparato masticatorio que le permitía moler el alimento antes de tragarlo, a diferencia de otros herbívoros de su época. 

El alimento lo tomaba con un órgano similar a un pico y era mantenido dentro de la boca por unas estructuras similares a las mejillas de los mamiferos, que impedía que el forraje se le cayera. Este animal comía hasta los cuatro metros del suelo. Según lo notado por Robert Bakker, los lambeosaurinos tenián picos mas estrechos que sus primos los hadrosaurinos, lo que podría implicar que Parasaurolophus y sus parientes pudieron ser más selectivos a la hora de tomar el alimento.

Cresta

Parasaurolophus (1).jpg

Muchas hipótesis han sido propuestas para explicar las funciones de la cresta craneal de Parasaurolophus, pero muchas han sido refutadas.

Actualmente se considera que lo más probale es que haya tenido varias funciones simultáneamente, como parte de un sistema de individualización visualde la especie y sexo, amplificación del sonido para la comunicación y termorregulación.

Lo que no está claro es cual fue el principal motor para la evolución de la cresta y de los canales internos.Muchas de las sugerencias tempranas se centraron en las adaptaciones para una forma de vida acuática, siguiendo la hipótesis que los hadrosáuridos eran anfibios, una línea de pensamiento común hasta los años de 1960. Así, Alfred Sherwood Romer propuso que le servia como a tubo respirador, Martin Wilfarth, que era el soporte para una probóscide móvil usada como tubo para respirar o para tomar el alimento, Charles M. Sternberg, que habría servido como trampa de aire para evitar que el agua llegara a los pulmones, y Ned Colbert que habría sido un reservoriao de aire para prolongar su estadía debajo del agua.

Diagrama comparativos de las de las crestas craneales de Parasaurolophus cyrtocristatus (arriba) y Parasaurolophus walkeri (abajo).

Otras sugerencias eran más físicas en naturaleza. Según lo mencionado anteriormente, W. Parks sugirió que se encontraba unida a las vértebras con ligamentos o músculos, y ayudada con el movimiento y soporte de la cabeza. Othenio Abel propuso que era usada como arma para combates con otros de su especie, y Andrew Milner que era usado para abrirse paso entre el follaje, como lo hace el casuario hoy en día. Por otro lado también se propuso que alojaría órganos especiales. Halszka Osmólska sugiere que alojaba una glandula de sal, y John Ostrom que estaba recubierta de tejido sensitivo olfatorio y mejorado sentido del olfato de los lambeosaurinos, que no tenían ninguna capacidad defensiva obvia. Una hipótesis inusual, fue dada por el creacionista Duane Gish, en la que la cresta alojaría un glandulas capases de arrojar un "fuego químico" a sus enemigos, similar a la de los escarabajos bombarderos de hoy en día.

La mayor parte de estas hipótesis se han desacreditado o rechazado. Por ejemplo, no hay agujero en el extremo de la cresta para una función de esnórquel. No hay cicatrices de inserciones musculares para una probóscide y es dudoso que un animal con un pico necesitara una. Como trampa de aire, no habría impedido que entrara el agua. El propuesto depósito de aire habría sido escaso para un animal el tamaño de Parasaurolophus.

Otros hadrosáuridos tenían cabezas grandes sin la necesidad de crestas huecas grandes para servir como puntos inserción para los ligamentos de soporte. Ningunas de las propuestas explican porqué la cresta tiene tal forma, porqué otros lambeosaurinos tienen crestas que parecen muy diferentes pero realizan una función similar o cómo los hadrosáuridos sin crestas o con una sólida consiguieron perdurar sin tales capacidades, o porqué algunos hadrosáuridos tenían crestas sólidas.

Estas consideraciones afectan particularmente las hipótesis basadas en el aumento de las capacidades de los sistemas ya presentes en el animal, tal como las hipótesis de la glándula de sal y del olfato, e indican que éstas no eran las funciones primarias de la cresta. Además, el trabajo sobre la cavidad nasal de los lambeosaurinos demuestra que nervio olfativo y el tejido sensorial correspondiente estaban en gran parte fuera de la porción de los pasos nasales en la cresta, así que la extensión de la cresta tenía poco que ver con el sentido del olfato.

Como en otros lambeosaurinos, se cree que la cresta craneal de Parasaurolophus cambiaba con la edad y en el adulto eran diferentes entre los sexos. James Hopson, uno de los primeros investigadores en describir la crestas de los lambeosaurinos en términos de sus diferencias, sugiere que P. cyrtocristatus, con su pequeña cresta es una hembra de P. tubicen. Thomas Williamson en cambio ha sugerido de que se trata de una forma juvenil de este. Ninguna de estas hipotesis ha sido ampliamente aceptada. Con solo seis buenos cráneos y uno juvenil, material adicional es necesario para clarificar esta situación. Williamson noto que en cualquier caso, los jovenes Parasaurolophus probablemente tuvieran, crestas redondeadas como P. cyrtocristatus, que probablemente crecieran rapidamente cuando el animal se acercara a la madurez sexual. Recientes estudios de cráneos juveniles asignados previamente a Lambeosaurus y hoy considerados Parasaurolophus, proveen evidencia de una pequeña cresta tubular presente en los jóvenes. Este espécimen preserva una pequeña marca ascendente en el medio de cada hueso frontal que es similar pero menos notable que las vistas en los adultos. En éstos, los frontales forman una platforma que soporta la base de la cresta.

Este espécimen también indica que el crecimiento de la cresta en Parasaurolophus y el perfil facial de los individuos juveniles se diferenciaba del modelo Corythosaurus-Hypacrosaurus-Lambeosaurus, en parte debido a la cresta de Parasaurolophus careciendo del hueso delgado en forma de peineta que compone la porción superior de la cresta de los otros tres lambeosaurinos.

Tomando en cuenta el punto de vista, social y fisiológico se han propuesto las funciones de la cresta, tienen que ver más con la identificación visual y la comunicación sonora.

Como un objeto grande, la cresta tiene un claro valor como señal visual y distingue a este animal de sus contemporáneos. El gran tamaño de la órbitas oculares y la presencia de un anillo esclerótico en los ojos implican una visión aguda y hábitos diurnos, evidencia que la vista era importante para estos animales.

Si, como se ilustra comúnmente, una vela de piel se extendía desde la cresta al cuello o a la espalda, el efecto de resaltar sobre los demás habría sido incluso más llamativo. Como se ha sugerido por los cráneos de los lambeosaurinos, la cresta de Parasaurolophus le permitiría identificarse de otros dinosaurios similares como Corythosaurus o Lambeosaurus y reconocer el sexo y la edad de otro de su especie por el tamaño y la forma.

La apariencia externa de la cresta, bastante simple, sin embargo no corresponde a la compleja anatomía interna de los pasajes nasales, lo que sugiere que estos tendrían alguna otra función. Carl Wiman fue el primero en proponer, ya en 1931, que los pasajes habrían servido para emitir un sonido identificatorio, similar a el producido por un cromorno. Hopson & David B. Weishampel revisaron esa idea entre las décadas de 1970 y 1980. Hopson encontró que hay evidencia anatómica de que los hadrosáuridos tenían un oído agudo. Hay por lo menos un ejemplo, en el relacionado Corythosaurus, de un delgado estribo (hueso reptil del oído) en el lugar, que combinado con un espacio grande para el tímpano implica un sensible oído medio.

Además, en los hadrosáuridos el extremo del ducto coclear es alargado como en los cocodrilianos, indicando que la porción auditiva dle oído interno estaba bien desarrollada. Weishampel suguiere que P. walkeri era capaz de producir frecuencias de sonido de entre 48 a 240 Hz, y P. cyrtocristatus (interpretada como una cresta de forma juvenil) de entre 75 a 375 Hz.

Basados en la similitud de los oídos internos de los hadrosáuridos con los de los cocodrilos, propuso que los adultos eran sensibles a las frecuencias altas, como las que producirían las crías.

De acuerdo a Weishampel, esto es consistente con la comunicación entre padres y crías. Un modelo de ordenador de la cresta bien preservada de P. tubicen, que poseía pasajes de aires más complejos que P. walkeri, llevaron a la reconstrucción de los posibles sonidos que produciría.

La trayectoria principal resuena aproximadamente 30 Hz, pero la anatomía complicada de los senos causa picos y valles en el sonido .La gran área expuesta y la vascularización de la cresta ha llevado a pensar que también tendría función en la termorregulación.47 P.E. Wheeler fue el primero en proponer este uso en 1978 como una manera de enfriar el cerebro. Teresa Maryańska y Osmólska propusieron la función termorregulatoria casi al mismo tiempo, y Sullivan & Williamson lo tomaron como objeto de estudio. La disertación de David Evans de 2006 sobre la función de la cresta de los lambeosaurinos, por lo menos como factor inicial para la evolución de la extensión de la cresta.

En la franquicia de Jurassic Park

Parasaurolophus aparece en las 5 películas de la saga, y en el segundo libro del autor Michael Crichton siendo una especie que desarrolla una relación simbiotica con el Apatosaurus, aparece en las lineas de jueguetes de The Lost World y Jurassic World Fallen Kingdom, y en varios Videojuegos como en Jurassic Park Survivor y The Lost World Jurassic Park para Playstation pero fue cortado a último momento.

Historia

International Genetic Technologies ha recreado a Parasaurolophus walkeri utilizando ADN antiguo recuperado de muestras de ámbar de Campaniense. Fue una de las primeras especies que se clonó en Isla Sorna a mediados y finales de la década de 1980. Para el 11 de junio de 1993, InGen había creado hasta la Versión 3.01 de esta especie. En algún momento alrededor de 2014,  también se crió Parasaurolophus tubicen, aunque no se ha visto desde entonces y puede estar extinto.

Descripción

Este es uno de los hadrosauridos más grandes, con  P. walkeri que alcanza longitudes de 25 a 31 pies (7,6 a 9,5 metros) y alturas de 13 pies (4 metros) cuando está de pie. Cuando está a cuatro patas, su altura está más cerca de nueve pies (2,7 metros). El P. tubicen más grande alcanza una longitud de cuarenta pies. El peso de este animal alcanza las 2.8 toneladas cortas estadounidenses (2.540,12 kilogramos) en ejemplares grandes, aunque la mayoría se ha medido a más de 25 pies de largo y, por lo tanto, probablemente pesen menos. Sin embargo, al menos un P. walkeri adulto  se midió en 3.560 kilogramos (3.9 toneladas cortas estadounidenses) en 2018.

Un cuadrúpedo facultativo, los parasaurus pueden caminar sobre dos o cuatro extremidades según lo requiera la situación. En general, se alimentan a cuatro patas, pero se levantan sobre dos patas cuando corren. Tiene piernas poderosas y puede correr a una velocidad decente; esto, junto con el comportamiento social, es su principal defensa contra los depredadores. Los pies tienen tres dedos en forma de pezuña cada uno, diseñados para agarrarse a la tierra mientras se corre, mientras que las manos tienen cinco dedos. En las manos, cuatro de los dedos son menos distintos y solo tienen pequeñas garras. El quinto dígito es el más distinto de los dedos. En los ancestros fósiles de este animal, los cuatro dígitos principales estaban aún menos definidos, fusionándose en una sola mano con forma de pezuña mientras que el quinto dedo permanecía libre y flexible. Las extremidades anteriores son la abreviatura de hadrosauridos, aunque la parte superior del brazo está fuertemente construida. Sus huesos pélvicos y omóplatos también son robustos. Parasaurolophus está construido para la vida en tierra firme, en lugar de ser semiacuático como los científicos asumieron una vez; es un nadador decente, pero no excelente, capaz de contener la respiración durante períodos cortos y nadar en aguas tranquilas mientras está completamente sumergido. Este dinosaurio evita fuertes corrientes y aguas turbulentas. Puede saltar desde una posición bípeda, pero no particularmente alta.

Parasaurolophus Male.jpg

El cráneo del parasaurio es su rasgo más distintivo, destacándose fácilmente entre otros dinosaurios por su cresta craneal alargada y curva. Esta estructura está formada por una combinación del premaxilar y los huesos nasales, y contiene tubos huecos. Cada fosa nasal se conecta a un tubo de este tipo, que se extiende hasta la parte posterior de la cresta antes de invertir la dirección y continuar hacia el cráneo. Estos tubos son más simples en P. walkeri y más complejos en P. tubicen, mientras que el P. cyrtocristatus, más pequeño, tenía una complejidad intermedia en los tubos de su cresta más pequeña y redondeada. El cráneo de un parasaurio InGen puede alcanzar de cinco pies y tres pulgadas a seis pies y siete pulgadas de largo (1,6 a 2 metros) dependiendo de la especie. En P. tubicen, la cresta es más larga y recta. Los paleontólogos sugirieron que la cresta de este animal funciona como un tubo para respirar bajo el agua o como un arma para el combate intraespecífico. Ambas hipótesis fueron rechazadas; la cresta no tiene un agujero para usarse como snorkel, ni es lo suficientemente densa para usarse en combate. En cambio, cumple una función social, y se usa tanto como una pantalla visual como como una cámara de amplificación para las llamadas del animal. La cresta también puede usarse para termorregulación, incluso facilitando el movimiento de aire más frío hacia el cerebro.

La boca de este animal está envuelta en una estructura queratinosa en forma de pico, que no tiene dientes. Dentro de las mejillas, contiene muchos dientes pequeños y densamente empaquetados; es capaz de masticar sus alimentos, lo que hace que su digestión sea mucho más eficiente. La lengua es pequeña y redondeada. Sus ojos son algo grandes y redondos, con iris oscuro, escleróticas amarillas o anaranjadas y pupilas redondas parecidas a las de las aves. Este dinosaurio tiene buenos sentidos visuales y auditivos, como corresponde a una criatura que se comunica ampliamente con estructuras de visualización y vocalizaciones complejas.

Desde el frente, este animal alcanza un perfil relativamente estrecho, adecuado para navegar entre árboles y follaje denso. No es tan delgado como su relativo Corythosaurus, pero tampoco tan grueso como Edmontosaurus. Como muchos de los lambeosaurinos, tiene espinas neurales altas, las más altas sobre las caderas; estos crean una cresta visible distinta a lo largo de su espalda. La cola no es larga, pero algo profunda y, en general, no es particularmente notable.

Este dinosaurio tiene piel con escamas en forma de tubérculo. El color base suele ser verde terroso o marrón, pero es muy variable, desde un gris verdoso apagado hasta un amarillo brillante y naranja. La mayoría de P. walkeri muestran rayas laterales en ambos flancos, que se originan alrededor de los lados de la cabeza y se extienden hasta las caderas o la cola. Estas franjas suelen ser más oscuras que el resto del cuerpo y bordean una franja más clara en el medio. Algunos tienen rayas blancas con borde negro, mientras que otros tienen rayas rojas oxidadas o marrones terrosas. El vientre suele ser de un color más claro, lo que demuestra el sombreado. Pueden aparecer rayas horizontales en las piernas, agregando color gris o negro a la parte externa de los muslos. La cresta de la espalda del parasaurio suele ser más oscura, similar a las rayas de su cuerpo; esto no es universal, ya que algunos parasaurus carecen de colores alternativos en sus crestas. En el cuello y la cresta, los parasaurios pueden mostrar un color rojo brillante, aunque la mayor parte de la cresta suele ser más oscura. Las crestas varían en sombreado, y algunas presentan azul oscuro, violeta oscuro, gris o negro sólido; la parte superior del hocico y el pico son típicamente del mismo color que la cresta. El brillo del color del cuerpo puede variar a lo largo de la vida del parasaurio, posiblemente debido a cambios hormonales. Algunos parasaurios criados para Jurassic World presentaban bioluminiscencia de color rosa purpúreo y blanco, que estaba presente en el lado dorsal de la cresta craneal, así como en las rayas laterales.

En Jurassic World, se crió a P. tubicen, aunque no está claro si alguno había alcanzado la edad adulta cuando el parque cerró. Esta especie tiene algunas diferencias anatómicas de P. walkeri, pero su diferencia más llamativa es su color. Por lo general, es de un color beige o tostado con un patrón de color marrón sucio intenso, con rayas y manchas; el patrón marrón se vuelve más denso en los flancos y la espalda del animal hasta que se vuelve casi sólido. La cresta tiene bandas de color marrón y beige, al igual que las extremidades. La cabeza de esta raza de parasaurio presenta rayas de color verde menta en la parte superior de la cara y la cresta, con rayas que van horizontalmente desde el hocico hasta la punta de la cresta; el color marrón aparece entre las franjas verdes. El pico es de un color tostado más claro.

Crecimiento y metabolismo

Embrión de Parasaurolophus (especie no identificada)

Cuando este animal eclosiona, su cresta es más baja y hemisférica. Crece en su forma adulta, a medida que el animal comienza a madurar, y los juveniles pequeños tienen aproximadamente las proporciones del adulto. Un juvenil también puede distinguirse por su cráneo proporcionalmente más grande en comparación con su cuerpo, como es el caso de muchos animales. La evidencia fósil ha sugerido que los parasaurios alcanzan el tamaño adulto en aproximadamente un año, mucho más rápido que otros hadrosaurios, y comienzan a desarrollar sus crestas a una edad más temprana que sus parientes. Esto está en línea con lo que se ha observado en las muestras de InGen; la cresta se alarga y tiene forma de tubo, mientras que el animal es todavía bastante pequeño.

Dimorfismo sexual

Los parasaurios masculinos y femeninos se pueden distinguir comparando su coloración. Los machos logran colores más brillantes que sus contrapartes hembras, similares a muchas aves modernas. Sin embargo, la determinación del sexo de este animal no siempre es fácil, ya que presenta altos niveles de individualismo. Un parasaurio macho de color gris verdoso, por ejemplo, no puede ser tan brillante como una hembra de color amarillo o naranja. La identificación de los sexos de un parasaurio solo por el color solo se puede lograr comparando individuos que tienen el mismo esquema de color.

Comportamiento

Patrones de actividad

La investigación paleontológica y la evidencia del comportamiento en la actualidad demuestran que este es un animal diurno, adaptado a la actividad diurna y que duerme por la noche. Sus grandes ojos le permitirían ver relativamente bien en condiciones de sombra, pero no se cree que esté activo por la noche a menos que se le moleste. Todas las observaciones de parasaurios en la naturaleza se han realizado durante el día y la noche, excepto en los incidentes en los que el animal fue molestado de forma no natural durante la noche. Alrededor del mediodía, Parasaurolophus busca alimento y se baña, y descansa durante el calor del día. Es más probable que pase la velada socializando, reafirmando los lazos sociales que lo protegen del peligro.

Aunque es diurno, puede despertarse poco antes del amanecer para comer y beber.

Dieta y comportamiento alimenticio

Los parasaurios son herbívoros eficientes, capaces de masticar su comida con baterías dentales que consisten en cientos de dientes pequeños y apretados. Se alimentan principalmente cerca del suelo, aunque también pueden levantarse sobre sus patas traseras y alcanzar la comida más arriba en los árboles. Debido a que pueden masticar, los parasaurios pueden comer prácticamente cualquier tipo de planta que encuentren; normalmente se les ve comiendo helechos, arbustos y otras plantas terrestres. Dado que habitan bosques de coníferas, pueden alimentarse de los conos de árboles como la secuoya, así como otras frutas, pero también se han introducido en bosques caducifolios y exuberantes selvas tropicales con gran éxito. El sitio web de InGen IntraNet enumera sus alimentos comunes como helechos, hojas de árboles y musgos acuáticos. Las plantas de humedales de bajo crecimiento también se documentaron en la dieta de los especímenes de la Dra. Laura Sorkin.

Si un parasaurio descubre comida, usará un grito ululante para convocar a los miembros de su manada. Esto a veces se interpreta como un acto de altruismo, pero también asegura que los lazos sociales entre los miembros de la manada se refuercen y asegura que la alimentación ocurra en grupo.

Estos animales a menudo se ven pastando o ramoneando en grandes manadas, típicamente en campos abiertos o en los bordes de los bosques. Esto hace que sea más fácil detectar el peligro que se aproxima, por lo que pueden dejar caer su comida y huir fácilmente si surgen problemas. Los parasaurios valoran sus vidas más que la comida, por lo que abandonarán todo lo que estén comiendo para no distraerse ni estorbarse mientras huyen de un depredador. Si se les priva de alimentos durante demasiado tiempo, sus patrones de comportamiento se vuelven más rebeldes, en comparación con su manera dócil habitual.

Comportamiento social

Como la mayoría de los hadrosauridos, el Parasaurolophus es una criatura muy social que forma manadas que pueden llegar a ser bastante grandes (a veces más de cincuenta animales). Si bien es de inteligencia promedio para un dinosaurio, sus comportamientos sociales son avanzados; los parasaurios son criaturas sociables y juguetonas, generalmente amistosas, que prefieren vivir en compañía de otros. Su estructura social es sorprendentemente compleja, con camarillas que se forman basadas en la coloración, particularmente de la cresta. Es más probable que los parasaurios se vinculen con otros individuos con una coloración de cresta similar, y en los machos, la viveza del color de un animal está ligada a su dominio en la manada. Probablemente esta sea la razón por la que los parasaurios de coloración similar a menudo se ven juntos, ya que los animales menos coloridos se buscan entre sí en lugar de permanecer junto a especímenes más impresionantes. El dominio en las hembras se basa en la resonancia de la voz, en lugar de coloración, según el sitio web de InGen IntraNet, y las frecuencias más bajas se consideran más autorizadas.

Grupo de Parasaurolophus en el corral de investigación de la Dra. Sorkin. Tenga en cuenta que el parasaurio asume una pose de trípode en el medio; este individuo actúa como vigilante de su rebaño y los alertará si siente peligro.

El comportamiento de pastoreo social de Parasaurolophus no es solo por comodidad, sino por seguridad. Un animal solitario, si es atacado por un depredador, sería fácilmente asesinado. Sin embargo, si vive en una manada, no tiene que dejar atrás a su depredador; simplemente tiene que dejar atrás al miembro más lento de su manada. La probabilidad de que cada parasaurio sea asesinado es menor cuando hay un mayor número, ya que los depredadores matan a los animales más débiles o desafortunados. Sin embargo, esto no significa que los parasaurs no se preocupen por los suyos. Mientras buscan comida o agua, al menos un animal vigila a los depredadores u otros peligros; a veces, un parasaurio discapacitado se convierte en el vigilante de su rebaño. Los animales discapacitados tienen una mayor motivación para notar a los depredadores que se acercan, ya que son menos capaces de defenderse, por lo que están particularmente alerta para notar rápidamente el peligro. El vigilante a menudo asumirá una posición de trípode, alzándose sobre sus patas traseras para tener una mejor vista. Si detecta peligro, emitirá un gemido bajo que indica precaución a los demás. Toda la manada huirá como una sola unidad en el instante en que se detecte el peligro. Los menores se refugiarán en medio de la manada por su seguridad. Incluso cuando solo están en parejas, los parasaurios se turnarán para vigilar el peligro mientras el otro bebe o se alimenta.

Algunas acciones de los parasaurios, como la señalización de alimentos y el comportamiento del vigilante, son interpretadas como altruismo por algunos científicos y laicos (incluido la Dra. Sorkin, que los comparó con los suricatos). Sin embargo, otros argumentan que el verdadero altruismo no ocurre en la naturaleza, y que hay otras razones para que el comportamiento de los parasaurs haya evolucionado por este camino. Señalar que se ha encontrado comida convoca a otros parasaurios, competidores potenciales, pero también asegura que la alimentación ocurra como un grupo de modo que si los depredadores atacan, las probabilidades de supervivencia de cada parasaurio individual aumentan. Actuar como vigilante aumenta el valor de un parasaurio para la manada y, por lo tanto, el estatus de ese animal. También hace que el vigilante sea el que tenga más probabilidades de detectar el peligro y, por lo tanto, aumenta sus propias posibilidades individuales de supervivencia en comparación con sus compañeros menos alertas. Sin embargo, se ha observado a los parasaurs vigilantes esperando que sus compañeros se alejen después de escuchar una llamada de peligro, y solo se mudaron una vez que estuvieron seguros de que el resto de la manada se estaba moviendo con seguridad fuera del área peligrosa. Esto es lo más cercano al verdadero altruismo que se ha observado en Parasaurolophus hasta ahora.

La competencia dentro de la manada no suele ser combativa, ya que el parasaurio tiene pocas armas, salvo su volumen. Cuando dos parasaurios se involucran en combate, el retador emitirá un gemido para comenzar la pelea. Los combatientes harán movimientos de embestida y se gritarán unos a otros; si ninguno retrocede, el animal defensor puede iniciar el combate físico embistiendo empujando al retador. Finalmente, uno de los animales cederá.

Reproducción

Como ocurre con todos los dinosaurios, Parasaurolophus pone huevos y posee una cloaca que alberga sus órganos reproductores. La cloaca se encuentra posterior a las caderas, en la parte inferior de la cola. El cortejo implica manifestaciones visuales y auditivas, ya que estos son los sentidos principales del dinosaurio. Según el sitio web de InGen IntraNet, el cortejo se produce a lo largo de líneas sociales, con animales igualmente dominantes en la jerarquía de la manada apareándose entre sí. Los machos con la cresta y la coloración del cuerpo más brillantes y las hembras con voces de baja frecuencia se consideran más dominantes; los miembros de la manada con el mismo estatus basado en estos criterios se emparejarán durante el apareamiento. La llamada de apareamiento del parasaurio es un gemido de tono bajo y uniforme; al escuchar esta llamada, un parasaurio receptivo responderá con el mismo sonido y se moverá hacia la fuente. En un experimento de investigación de la Dra. Laura Sorkin y David Banks, se descubrió que las hembras parasaurianas respondían a llamadas de apareamiento grabadas que en realidad habían sido producidas por hembras del mismo grupo social. Esto puede significar simplemente que tanto los machos como las hembras producen llamadas de apareamiento idénticas, pero el comportamiento homosexual es común en las aves modernas y probablemente ocurre en dinosaurios no aviares con una frecuencia similar.

La incubación de huevos en dinosaurios más grandes como Parasaurolophus suele tardar entre seis meses y un año, y se ha observado un comportamiento amoroso a mediados de junio. Esto sugiere que el cortejo y el apareamiento se llevan a cabo durante el verano, que en Costa Rica sería la temporada de lluvias. Los huevos probablemente eclosionan más tarde en el año; dependiendo de cuánto dure el período de incubación, pueden eclosionar durante la estación seca o al comienzo de la próxima estación lluviosa.

La mayoría de los hadrosauridos practican el cuidado parental, y la madre de las crías proporciona alimento y protección. En ocasiones, los juveniles se observan junto a los adultos en manadas; algunos se observaron en rebaños en julio de 2001. Sólo se pudieron ver unos pocos subadultos y animales más jóvenes, lo que sugiere una mayor tasa de mortalidad a pesar del gran aumento de la población de animales. Para proteger a los parasaurios más jóvenes, los adultos los rodearán para mantener a los jóvenes en el interior de la manada y estar atentos a los depredadores en todo momento.

La evidencia fósil sugiere que los parasaurios maduran más rápidamente que otros hadrosáuridos, alcanzando sus proporciones adultas en aproximadamente un año. Esto puede explicar por qué los juveniles se observan tan raramente; los que sobreviven se convierten en adultos cuando llega la próxima temporada de reproducción. Las crestas de los juveniles crecen rápidamente a la forma de las crestas de los adultos, lo que sugiere que los juveniles son capaces de vocalizar como los adultos desde una edad temprana.

Se desconoce si las diferentes especies pueden cruzarse, o si su descendencia híbrida sería fértil o incluso saludable. Muchas especies de aves son capaces de producir descendencia híbrida, pero estas a menudo no pueden sobrevivir o reproducirse.

Comunicación

Entre los dinosaurios más vocales, Parasaurolophus tiene un sofisticado sistema de comunicación con miembros de su propia especie que supera al de otros herbívoros. El sitio web de InGen IntraNet lo describe como un lenguaje primitivo, comparable con los monos de hoy en día, una descripción que también se ha aplicado al Velociraptor, mucho más inteligente .

Gran parte de nuestra comprensión de la comunicación del parasaurio proviene de la investigación de la Dra. Laura Sorkin y su asistente David Banks a principios de 1993. Se estudiaron e interpretaron tres llamadas específicas con total confianza: la llamada de comida, la llamada de apareamiento y la llamada de advertencia. La llamada de comida es un ulular agudo, utilizado por un parasaurio que ha encontrado una fuente viable de comida para convocar a su rebaño. Esto asegura que la alimentación ocurra en grupo, manteniendo a todos los animales seguros y juntos. La llamada de apareamiento, como se describió anteriormente, es un gemido de tono bajo, utilizado en una forma de llamada y respuesta para iniciar el cortejo. La llamada de advertencia es un fuerte gemido, que se emite cuando un parasaurio siente peligro. Cuando se emite una llamada de advertencia, no es una causa instantánea de pánico y, en cambio, indica a los otros parasaurio que comiencen a alejarse del área antes de que llegue el peligro. En cambio, se utilizan llamadas de alarma más fuertes y agudas cuando el animal está asustado; si se hacen estas llamadas, es probable que la manada se precipite en estampida.

Si se enfrentan a un peligro, como durante las estampidas, se ha escuchado a los parasaurs emitiendo fuertes trompetas y bramidos. Los bramidos, en particular, suenan muy similares a los ruidos que hacen los Stegosaurus y Triceratops agitados, y se utilizan en circunstancias similares. Parasaurolophus usa estos fuelles cuando estampe, pero también durante las exhibiciones de dominación, lo que sugiere que es un grito de intimidación más que un signo de pánico. Cuando utiliza estos sonidos mientras es perseguido o amenazado, sirven para advertir a otros parasaurios, así como para tratar de intimidar las amenazas. El volumen de la llamada anuncia la salud y vitalidad del parasaurio, dando a los depredadores y competidores motivos para elegir otro objetivo.

Otras vocalizaciones no están tan bien estudiadas, pero se han observado de todos modos. Los animales harán varios ruidos de ululadores y bufidos para comunicarse información entre sí; aveces se escuchan pequeños gritos cuando un parasaurio nota un nuevo objeto o animal en su entorno, en contraste con el bufido que hace cuando se asusta.

Los parasaurios también participan en otras formas de comunicación, incluidas las demostraciones visuales. La cresta es su característica más prominente y se usa para señalar a otros miembros de su especie; es claramente diferente en forma de las crestas de otros hadrosauridos como Corythosaurus, lo que le permite reconocer su propia especie. Los machos, en particular, utilizan su coloración para comunicarse, estableciendo jerarquías de dominio entre ellos y anunciando su virilidad a las hembras. Tanto el lenguaje corporal como los sonidos vocales parecen ser universales en las poblaciones de parasaurios, en lugar de variar de un grupo social a otro.

Ecología

Parasaurolophus no solo es social, también interactúa comúnmente con miembros de otras especies. Prefiere la compañía de saurópodos, como Brachiosaurus, Mamenchisaurus y Apatosaurus; los parasaurios rara vez se ven lejos de las zonas de alimentación de estos enormes herbívoros. Con vecinos tan grandes alrededor, es más probable que estén protegidos del peligro: solo el mayor de los depredadores se atrevería a enfrentarse a un saurópodo. Los parasaurios cautelosos tienen sentidos excelentes y, por lo tanto, pueden ayudar a los saurópodos a detectar el peligro, convirtiéndolo en una forma mutualista de simbiosis.

Manada de Parasaurolophus y Corythosaurus, Isla Sorna (18/7/2001)

Los parasaurios también se ven a menudo junto con otros hadrosauridos, particularmente Corythosaurus. Se les ha visto viviendo pacíficamente en manadas integradas con esta especie, confiando en la seguridad en un número aún mayor de lo que habrían hecho solos. Corythosaurus usa diferentes vocalizaciones, pero los dos géneros parecen ser capaces de reconocer las señales sociales más importantes del otro, como las señales de advertencia. De hecho, Parasaurolophus parece bastante bueno para reconocer las señales de advertencia que dan muchas otras especies animales y reacciona en consecuencia. Se ha documentado que forma asociaciones con Ouranosaurus, Gallimimus y Pachycephalosaurus, y parece poder vivir junto a herbívoros blindados como Ankylosaurus, Stegosaurus, Peloroplites y Sinoceratops sin problemas. El territorial Triceratops es un vecino menos amistoso, pero los conductistas animales de Jurassic World pudieron hacer que estos animales compartieran su hogar con los parasaurios más apacibles. También habita áreas que son el hogar de herbívoros más pequeños, como Microceratus y Stygimoloch, pero su relación con ellos es menos conocida. Las aves modernas se ven con frecuencia viviendo en o cerca de manadas de parasaurios. Las aves usan a estos enormes animales para protegerse y probablemente se alimentan de plantas pisoteadas o insectos que son agitados por los movimientos de los hadrosauridos.

Como todos los herbívoros, el parasaurio da forma a su entorno al comerlo. Sus dientes rechinantes y mandíbulas adaptadas para masticar les permiten alimentarse de la mayoría de los tipos de plantas; Incluso se ha observado a algunos individuos en Jurassic World pastando en la hierba, que los dinosaurios en realidad no han evolucionado para comer. Tienden a vivir en o cerca de los bosques de coníferas cuando se les deja a su suerte, siendo los pinos y las secuoyas comunes en sus hábitats; pueden alimentarse de las piñas de estos árboles, así como de frutos y hojas de otras especies vegetales. Los helechos constituyen una gran parte de su dieta, al igual que otras plantas de bajo crecimiento. Los bosques también les ayudan a evitar el peligro, ya que pueden esconderse más fácilmente, y los carnívoros más grandes tienen dificultades para navegar a través de bosques más densos y selvas donde los parasaurinos se sienten bastante cómodos.

Ilustración de la actividad depredadora del Tyrannosaurus rex en Parasaurolophus walkeri. Imagen cortesía del Dinosaur Protection Group.

Tiene algunas defensas contra los depredadores, como su volumen, velocidad y bramidos intimidantes. Sin embargo, no todos los enemigos pueden ser aplacados, superados en maniobras o asustados; ante estos depredadores persistentes, los parasaurios dependen de los números para protegerse. Cuando se juntan con otras especies igualmente vulnerables, se les ha visto empujar a miembros de estas fuera del camino durante las estampidas; probablemente solo hagan esto cuando aumentaría sus propias posibilidades de supervivencia, ya que no se ha observado que ocurra con herbívoros acorazados (ya que esto podría dañar al parasaurio). Sus depredadores confirmados incluyen al Tyrannosaurus y Velociraptor, aunque los cadáveres pueden ser aprovechados por pequeños carnívoros como Compsognathus. Los cursos de agua en Isla Sorna los colocan cerca de los Spinosaurus, Baryonyx y Ceratosaurus, aunque la depredación de estos animales en  Parasaurolophus no se ha documentado directamente. En Isla Nublar, también se habrían encontrado con Suchomimus y Metriacanthosaurus en el río por la selva, así como con Teratophoneus, Allosaurus y Carnotaurus cerca del Monte Sibo. También se sabía que el territorial pterosaurio Pteranodon vivía cerca del monte Sibo, y se sabe que se alimenta de dinosaurios jóvenes. Monolophosaurus era más una criatura rara, y como generalmente apuntaba a presas más pequeñas que un parasaurio, probablemente era menos amenazante. Durante unos meses en 2016, estuvo muy amenazado por el terópodo híbrido Scorpius rex, que masacró a numerosos parasaurios mientras estaba en sus estados de ira periódicos.

Junto con sus grandes depredadores, Parasaurolophus se ve afectado por enfermedades y parásitos. En el período Cretácico, fue picado por mosquitos hembras que usaban su sangre para nutrir sus huevos; no está confirmado si los mosquitos modernos también los pican. Son susceptibles a infecciones bacterianas que conducen a osteomielitis, que los paleoveterinarios de Jurassic World observaron afectando el hueso intracraneal. La causa más común de osteomielitis es la infección por la bacteria Staphylococcus aureus, aunque otras bacterias e incluso algunos hongos pueden causarlo. Si un parasaurio sufriera osteomielitis en alguno de sus huesos craneales, la función de su cresta podría verse afectada, lo que llevaría al animal a aislarse socialmente; en la naturaleza, esto sería una sentencia de muerte, ya que depende de los números para una protección a largo plazo.

Hábitat

Unidad social de hembras Parasaurolophus, Isla Nublar (11/6/1993)

Los parasaurios habitan áreas boscosas, donde sus fuentes de alimento existen en abundancia. Pueden inclinar la cabeza hacia atrás para retraer la cresta hacia abajo, lo que facilita el movimiento a través del follaje denso. Sin embargo, sus dedos en forma de pezuña les dan un buen agarre en la mayoría de los tipos de terreno sólido, lo que les otorga una excelente adaptabilidad. Estos dinosaurios pueden vivir cómodamente en pastizales y otras regiones de llanuras, climas semiáridos e incluso humedales. Su capacidad para masticar alimentos les permite alimentarse de muchos tipos diferentes de plantas, lo cual es parte de la razón por la que son tan adaptables. No está adaptado a un estilo de vida semiacuático, aunque prefiere mantenerse cerca de cuerpos de agua dulce como lagos y ríos.

La evidencia fósil sugiere que Parasaurolophus alguna vez habitó llanuras de inundación costeras, riberas de ríos y bosques de coníferas de tierras altas, y vivió durante una época en que las temperaturas eran más cálidas y las estaciones húmedas y secas eran más extremas.

Distribución

Isla Sorna

Distribución de P. walkeri en Isla Sorna entre 1997 y 2001. Conocida (rojo) y posible (violeta).

InGen originalmente crió Parasaurolophus en Isla Sorna, probablemente en el edificio del Complejo Embrionario. Se desconoce la fecha en la que se clonaron por primera vez, pero la más temprana posible es 1986. A medida que se acercaban a la madurez, InGen determinaría si eran adecuados para Jurassic Park; los animales que se consideraron "dignos" fueron enviados a Isla Nublar. Se eligieron al menos quince hembras parasaurus para este propósito. Cuando se inspeccionó por última vez Isla Sorna en 1993, quedaban trece animales; estos pudieron vagar libremente por la isla después de que el huracán Clarissa obligó a InGen a evacuar por completo dos años después. Es posible que la población haya disminuido debido a la liberación de depredadores; el cadáver de un subadulto de 18 pies puede haber sido encontrado en el Pacífico Occidental por un barco pesquero japonés en 1997, basado en conceptos eliminados del guión de The Lost World: Jurassic Park. Sin embargo, los animales se reprodujeron rápidamente, reemplazando a miembros de su especie que habían muerto y comenzando a aumentar la población.

Los parasaurios fueron vistos en algunos lugares de Isla Sorna en los años comprendidos entre 1997 y 2004. Se sabía que el sendero de caza del noreste de la isla albergaba una manada, con entre diez y diecisiete adultos avistados en 1997. Uno de los machos fue capturado por la Expedición de Recolección de InGen, pero fue liberado por activistas de los derechos animales esa noche. Lo soltaron en el bosque donde los cazadores habían instalado su campamento; no se sabe si el parasaurio regresó a la pista de caza o encontró un nuevo territorio. Se vio el cadáver de un subadulto en el nido de Tyrannosaurus, ubicado a cierta distancia hacia el sur y más hacia el interior, lo que sugiere que los parasaurus pueden vivir cerca de aquí. Otro cadáver, también un subadulto, fue visto en la parte central de la isla, cerca de la Aldea de los Trabajadores, lo que confirma la presencia de parasaurios cerca de esa región también. Todos los parasaurios vivos vistos en 1997 eran de la variedad de piel marron, aunque la descomposición de los cadáveres imposibilitó la identificación adecuada del color de la piel.

La población de parasaurios se había disparado en 2001, con al menos dos manadas distintas avistadas entre el 18 y el 19 de julio. Las praderas del suroeste albergaban una manada de cincuenta y cinco animales, incluidos cincuenta y un adultos y cuatro subadultos. Se vio el cadáver de un subadulto cerca de la pista de aterrizaje, probablemente perteneciente a esta población. Algo al este, en una pradera cerca del complejo de embriones, administración y laboratorios, se vio una manada de al menos treinta y un animales, uno de los cuales era un subadulto. Otros tres adultos fueron vistos en la orilla oriental del canal central. Todos los individuos en la parte occidental de la isla eran de color gris verdoso o beige, a diferencia de los animales marrones terrosos que se ven en el noreste.

En 2001, había alrededor de ochenta y nueve Parasaurolophus viviendo en el oeste de Isla Sorna, asumiendo que las dos manadas vistas en los pastizales no estaban relacionadas. Si la población occidental no se superpone con la oriental, pudo haber hasta 109 parasaurios en Isla Sorna entre 1997 y 2001, un aumento asombroso de los trece animales que vivían allí en 1993. Junto con la reproducción natural, la población de parasaurios puede haber sido reforzado por la actividad de clonación ilegal perpetrada por InGen entre finales de 1998 y mediados de 1999; el nuevo propietario de InGen, Simon Masrani, visitó Isla Sorna en 1999 y se encontró con un Parasaurolophus bebé, lo que indica una temporada de reproducción reciente.

A partir de 2004, los científicos notaron una disminución alarmante de la población de animales en Isla Sorna. El pequeño tamaño de la isla y su enorme población causaron una cascada trófica cuando la competencia por la comida se volvió intensa y nuevos depredadores desequilibraron el ecosistema. Muchos de los Parasaurolophus pueden haber muerto de hambre o mientras competían con otros animales más formidables. En 2004, InGen inició el proceso de reubicación de los animales de Isla Sorna en Isla Nublar, tanto para su propio bienestar como para abastecer a Jurassic World. Según los funcionarios, actualmente no hay dinosaurios viviendo en Isla Sorna, aunque la isla todavía está restringida y los barcos de caza furtiva fueron capturados en sus aguas a mediados de la década de 2010.

Isla Nublar

Distribución conocida de P. walkeri en Isla Nublar después del 13 de junio de 1993. Conocida (rojo) y especulativa (violeta).

Posiblemente, ya en 1988 InGen introdujo Parasaurolophus en los hábitats de la Isla Nublar, donde iban a estar entre los animales exhibidos en Jurassic Park. Este hadrosaurido compartió los recintos de herbívoros con el saurópodo Brachiosaurus. El prado principal de herbívoros estaba ubicado más al norte, con pastizales en el oeste y bosques densos al este. Se limita al norte por el recinto secundario del Dilophosaurus, y al este por los recintos de Tyrannosaurus y Velociraptor. Al sureste estaba el prado de Gallimimus. Los animales se mantuvieron separados por cercas eléctricas de siete metros y medio y de la carretera principal de la gira por un foso. En el prado de herbívoros del sur, praderas y bosques dispersos rodeaban el abrevadero, un gran estanque donde los animales podían bañarse y beber. Su límite occidental estaba definido por la cerca perimetral del parque, mientras que el río de la selva marcaba su extensión sur, y el este y el norte estaban delimitados por una vía de servicio. Al otro lado de la vía de servicio y una cerca eléctrica de cinco pies al norte había un área de contención vacía, eventualmente destinada a Proceratosaurus. El camino hacia el este simplemente lo separaba de un área de tierra sin desarrollar.

Para el 11 de junio de 1993, había al menos ocho hembras adultas y dos hembras juveniles de Parasaurolophus presentes en el prado de herbívoros del sur; fueron vistos en el abrevadero durante la gira de patrocinio. Estos parasaurios se pueden identificar por su color verde y azul. Además, había cuatro parasaurios hembras adultas en el prado de investigación de la Dra. Laura Sorkin, en la región noroeste de la isla, cerca del Monte Sibo. Aunque se decía explícitamente que eran hembras, poseían colores naranja y amarillo más brillantes con rayas blancas. Una de estas podía identificarse por una fractura en el dedo del pie izquierdo, lo que la hizo excepcionalmente cautelosa. Según la documentación de InGen, había quince parasaurios en la isla después del incidente de 1993, lo que significa que hubo al menos uno más de los que vieron los grupos involucrados en esos hechos. Las imágenes del video Compsognathus del sitio  Tour The Island implican que al menos un parasaurio en la isla murió antes del incidente de 1993.

Durante el incidente de 1993 en Isla Nublar, los parasaurios de la Dra. Sorkin fueron liberados de su recinto para permitirles sobrevivir hasta que ella pudiera regresar a la isla. El parasaurio herido fue atacado y asesinado por un Velociraptor después de ser liberado el 12 de junio; los demás se dispersaron por la zona del recinto. Uno fue visto al suroeste del área del recinto. En el transcurso del año siguiente, la población se redujo; la operación de limpieza de 1994 informó el 5 de octubre que, debido a la depredación de la Tyrannosaurus, solo quedaban nueve parasaurios.

Cuando se recuperó Isla Nublar a principios de 2002, la población de parasaurios se salvó de un mayor declive cuando InGen Security contuvo al tiranosaurio en abril y restringió los movimientos de otros carnívoros en la isla. Entre entonces y 2004, algunos parasaurios pueden haber sido enviados de ida y vuelta entre Isla Nublar e Isla Sorna mientras InGen se preparaba para Jurassic World; en agosto de 2004, había más de una docena de parasaurios viviendo en Isla Nublar, todos los cuales residían en el valle central. Los parasaurios generalmente permanecieron en la mitad oriental del valle, frente al rebaño de Triceratops. A lo largo de 2004, InGen reunió a los parasaurios supervivientes en Isla Sorna y los llevó a Isla Nublar, donde permanecieron en un corral de cuarentena un tiempo antes de ser introducidos en el valle. Se reanudó la reproducción; junto con el grupo antiguo, InGen crió a la especie Parasaurolophus tubicen en algún momento de 2014. Dado que su imagen en el sitio web de Jurassic World era una ilustración en lugar de un renderizado en 3D, se cree que ninguno de estos nuevos parasaurios había alcanzado la madurez a finales de 2015. Ninguno lo ha hecho nunca, por lo visto, por lo que es posible que se hayan extinguido. Si bien la reproducción se produjo en el parque entre 2004 y 2015, los parasaurios jóvenes se criarían en el Laboratorio de Creación Hammond antes de pasar su etapa juvenil en el Zoológico de Mascotas Gentle Giants.

Distribución de P. walkeri en Isla Nublar al 22 de diciembre de 2015 (rojo).

El valle central se desarrolló gradualmente en tres atracciones superpuestas: el territorio de Triceratops en el oeste, la atracción de la girosfera en el sur y el valle de Gallimimus en el este. Se observó que los parasaurios habitaban principalmente en este último, pero su rango real les permitió aventurarse a través de los Sectores 4 y 6 del parque. A partir del 22 de diciembre de 2015, los parasaurios podían verse tan al este como el río de la selva y tan al oeste como el Valle de la Girosfera. Se vieron dos adultos de la variedad de piel naranja en la orilla oriental del río, mientras que otros diecinueve se vieron en el valle. En la sección de cuevas del Crucero Cretácico, la Aventura por el Río, se pudieron ver alrededor de cuarenta adultos con rasgos bioluminiscentes. Al menos un juvenil estaba presente en el zoológico de mascotas Gentle Giants en ese momento.

Además, se encontraron algunos parasaurios en el norte de la isla. Al menos catorce adultos de diferentes esquemas de color marrón, amarillo y gris vivían en el Grupo M cerca de la Torre de Observación del Campamento Cretácico, pasando sus días en las áreas de pastoreo y sus noches en los prados nocturnos. Esta fue la primera manada de parasaurios confirmada en integrar múltiples esquemas de color. El 22 de diciembre de 2015, un parasaurio estaba detenido en la estación veterinaria del Sector 4 por una condición médica no revelada.

Después del incidente de Jurassic World en 2015, los parasaurios eran libres de vagar por toda la isla en lugar de solo por el valle central. Los nuevos depredadores abundaban en la isla, devastando la población de parasaurios. Algunos se trasladaron hacia el sur, pero esto significaba que entrarían en territorio de tiranosaurios; un adulto fue atacado el 23 de diciembre, el primer día después del incidente, en el bosque cerca del Centro de Innovación . Otro fue visto en un río cerca del campo de golf. Otros en el sur aprovecharon los túneles de mantenimiento para refugiarse. Dos adultos ingresaron al Muelle del Ferry en febrero de 2016, pero como no había vegetación aquí, aún tendrían que emerger para alimentarse. El retenido en la estación veterinaria del Sector 4 fue abandonado durante la evacuación, pero afortunadamente fue liberado de su jaula el 24 de diciembre. Probablemente se reincorporó a los rebaños del valle. Muchos se quedaron en el norte; tres adultos, muy probablemente de la Manada M, fueron vistos en el lecho de un río en febrero.

Entre febrero y junio, la población fue diezmada por la actividad del Scorpius rex. Al menos dos parasaurios murieron cerca del Campamento Cretácico en junio, y otro murió cerca del prado de rapaces. La población bioluminiscente fue la más afectada; al menos tres murieron en un solo ataque una noche después de que la manada fuera expulsada de las cuevas. Habían huido casi todo el camino a través de la isla de este a oeste; se vieron muy pocos parasaurios bioluminiscentes después de este ataque, ya que probablemente eran objetivos fáciles para otras especies de depredadores.

Distribución de P. walkeri en Isla Nublar entre el 22 de diciembre de 2015 y el 23 de junio de 2018. Conocida (rojo) e hipotética (violeta).

La mayor parte de la población migró hacia el norte de la isla a lo largo de 2017 debido a la actividad geomagnética centrada alrededor del Monte Sibo. Los parasaurios vivían principalmente en las estribaciones boscosas de la montaña volcánica. A medida que aumentó la actividad volcánica, los animales se vieron amenazados por la inhalación de fluoruro de hidrógeno, así como por la exposición pulmonar a cenizas volcánicas. Según el Grupo de Protección de Dinosaurios, Parasaurolophus era una de las especies más amenazadas de la isla en 2018. La variedad bioluminiscente probablemente se habría extinguido; incluso si evitaran ser envenenados por la floración de algas tóxicas en el río, habrían sido un blanco fácil para los depredadores ya que no tenían la capacidad de esconderse.

Al 23 de junio de 2018, solo se vio un Parasaurolophus en la isla. Fue impulsado hacia el oeste por la erupción del Monte Sibo, y se precipitó sobre los acantilados del noroeste, hacia el Océano Pacífico; después se le vio intentando trepar a una roca, pero no pudo hacerlo. Mientras que otros parasaurios vivían en el área, este fue el último visto en la naturaleza. Probablemente se ahogó; incluso si hubiera llegado a la costa de manera segura, probablemente habría perecido debido a la erupción o la pérdida de sus fuentes de alimento. Un parasaurio fue visto siendo cargado en el SS Arcadia por los mercenarios liderados por Ken Wheatley a medida que avanzaba la erupción, fue retirado de la isla junto con al menos otros tres de su tipo. Con solo cuatro especímenes conocidos todavía vivos en el momento de la erupción, este hadrosaurio ya estaba en camino de extinción. Todos los supervivientes pertenecen a la variedad de piel naranja.

El último Parasaurolophus registrado en el manifiesto de Arcadia fue ingresado a las 14: 02, cofirmado por Lee Bilborough y retenido en el Contenedor # 32-1023-4461 (Cargo # 53540). Este animal pesaba 3.560 kilogramos, lo que lo convierte en el miembro más pesado conocido de su especie por un margen considerable. Puede ser el resultado del cruzamiento entre P. walkeri puro y aquellos complementados con genes de P. tubicen para alcanzar tal tamaño.

En el mundo actual

Si bien Parasaurolophus era una de las especies destinadas a alojarse en Jurassic Park: San Diego en 1997, ningún ejemplar fue enviado con éxito de Isla Sorna en ese momento. Algunos pueden haber sido blanco de cazadores furtivos entre 1997 y 2018, pero esto se desconoce. No se confirmaron en el continente hasta el 24 de junio de 2018, cuando al menos cuatro adultos de Isla Nublar fueron trasladados a la Residencia Lockwood para ser vendidos en una subasta. No hay evidencia de que se haya vendido alguno, y todos los especímenes conocidos se liberaron la noche del 24 de junio debido a una fuga de gas de cianuro de hidrógeno en la mansión que amenaza la vida de los animales.

Después de huir al bosque circundante, los parasaurios han seguido vagando por el noroeste del Pacífico. Al menos un animal puede haber sido reubicado intencionalmente; en 2019 apareció una película que mostraba a un Parasaurolophus bebiendo de un río en Arkansas Ozarks, probablemente cerca de Beaver Lake. La gran distancia involucrada implica en gran medida la intervención humana. Este parasaurio parece de color marrón verdoso, que se diferencia de los lanzados desde la mansión; dado que aún no se ha confirmado la reproducción, se sospecha que el color de este animal simplemente se ha desvanecido en el tiempo intermedio debido a cambios hormonales u otros cambios de salud.

Canon Cinematográfico

Películas

  • The Lost World: Jurassic Park: Los Cazadores de InGen capturaron un Parasaurolophus macho al que su líder, Roland Tembo, se refirió como "Elvis" porque su cresta se parecía a un copete, como Elvis Presley, y no podía pronunciar su nombre correctamente. Este individuo más tarde sería liberado por los "Recolectores", Nick Van Owen y la Dra. Sarah Harding, la noche siguiente fue capturado por los cazadores, aunque se desconoce si el Parasaurolophus sobrevivió.
  • Jurassic World: Fallen Kingdom: Se podía ver a un Parasaurolophus nadando en el océano cuando el Monte Sibo entra en erupción. Intentó trepar a una roca, pero pierde su agarre y es golpeado por una roca que cae, presumiblemente matándolo. Algunos Parasaurolophus fueron capturados y llevados a la Mansión Lockwood para ser vendidos en una subasta, pero gracias a la joven Maisie Lockwood, eventualmente escaparían de la residencia junto con los otros dinosaurios.

Series

  • Jurassic World: Camp Cretaceous: A lo largo de la serie podemos ver Parasaurolophus durante los sucesos de Jurassic World. Algunos de los parasaurios son bioluminiscentes de noche, posiblemente una modificacion del Dr. Henry Wu para hacerlos mas bellos y fáciles de observar en alguna exhibición nocturna como las vistas en el campamento cretacico. En la segunda temporada de la serie se puede ver a un ejemplar de Parasaurolophus ser cazada y devorada por la Tyrannosaurus rex de Isla Nublar ademas de que varios ejemplares son liberados o salvados de cazadores furtivos por los protagonistas.

Cortometrajes

  • Battle At Big Rock: Parasaurolophus hace un breve cameo en el corto, bebiendo en un río mientras un grupo de pescadores pasa junto a él en canoa durante los créditos finales.

Canon Literario

The Lost World: En El mundo perdido, una manada de Parasaurolophus vive cerca del río de Isla Sorna, cerca de una manada de Apatosaurus. El apatosaurio, más grande, brinda protección, mientras que el Parasaurolophus, más pequeño y débil, tiene mejores ojos y puede advertir a los dinosaurios de los depredadores. El Dr. Richard Levine estudia a las criaturas desde el Escondite Alto. Cuando imita sus extrañas llamadas, la manada camina hacia el bosque para orinar y defecar. Descubre que los Procompsognathus se alimentan de sus heces. En la manada de Parasaurolophus del parque, habría un miembro que observaría el área circundante en busca de amenazas para la manada y lo alertaría si hubiera alguna cerca.

Videojuegos, juguetes, cómics y otros muiltimedios

Hace aparicion en el JPOG como uno de los herbívoros del emplazamiento Hellcreek "B" junto al ceratopsiano Torosaurus y al gigante depredador Acrocanthosaurus aunque este ultimo no fue de ese periodo, Jurassic Park DVD Explorer, el Jurassic Park 3 Park Builder ,Jurassic Park Builder para Ipod, Jurassic Park Arcade, The Lost World Jurassic Park Arcade, Jurassic Park The Game y el Trepassers. Estaba pensado aparecer en The Lost World Jurassic Park para Playstation pero fue cortado a ultimo momento.

En la serie de Comics de Topps aparecen dos especies de Parasaurolophus el P. Walkeri y el P. Cyrtocristatus también aparece en Jurassic Park Dangerous Games, el Parasaurolophus Tubicens aparece en Trespassers.

En la Linea de Jueguetes forma parte de los Mutantes Paradeinonychus (Parasaurolophus + Deinonychus) y Pachysaurolophus (Pachycephalosaurus + Parasaurolophus). Aparece en la linea de juguetes Hero Mashers de Hasbro. Ademas esta presente en el plantel del Jurassic World The Game para IOS donde ademas tiene un híbrido llamado Parasaura (Parasaurolophus + Bonitasaura) y tambien aparece en el Lego Jurassic World. Aparece entre las especies del juego Jurassic World: Evolution y Jurassic World: Alive para dispositivos moviles donde puede formar al hibrido Paramoloch (Parasaurolophus + Stygimoloch) que a su vez puede formar junto al Tuojiangosaurus al hibrido Tuoramoloch, y tambien fusionarse con el hibrido Amargocephalus (Amargasaurus + Euoplocephalus) y formar al Tragodistis. En 2019 es incluido en la linea de juguetes de Jurassic World de Mattel, ademas del juego Jurassic World Facts para celulares.

En 2020 se creo el DLC de Minecraft: Jurassic World donde podemos crear ademas de dinosaurios, varios hibridos, uno es el Claridon (Dimorphodon + Parasaurolophus + Stygimoloch + Loro) o el Iacusaurus (Apatosaurus + Brachiosaurus + Parasaurolophus + Camello) y Placidusaurus (Tortuga Marina Verde + Stygimoloch + Parasaurolophus) ademas de Symmachosophus (Parasaurolophus + Velociraptor + Stygimoloch + Gallimimus).

En el juego Jurassic World The Game se incluyen a este tipo de Parasaurolophus con el nombre Parasaurolophus GEN 2. En Jurassic World Alive, un Boss de tipo Apex llamado Hadros Lux esta basado en esta version bioluminiscente aunque mucho más grande poderoso y con modificaciones genéticas varias. También existe una versión similar al Parasurolophis bioluminiscente en el juego llamado Parasaurolophus Lux.

Trivialidades

  • Originalmente en la serie Jurassic World: Camp Cretaceous se esperaba que Bumpy fuera una cria de Parasaurolophus, pero esto fue descartado.

Galería