Jurassic Park Wiki
Advertisement

«Chica lista...»
―Palabras finales de Muldoon [fuente]

Robert Muldoon fue un guardabosques y guardaparques británico de Kenia conocido mundialmente por su experiencia como consultor de vida sislvestre. Pasó gran parte de su carrera empleado por el Dr. John Hammond, trabajando para él mucho antes de que Hammond fundara International Genetic Technologies. Muldoon estuvo empleado en el fallido parque temático de des-extinción Jurassic Park, ubicado en la remota Isla Nublar, Costa Rica, hasta su muerte en 1993; murió debido a un ataque animal durante el incidente que azotó la isla ese año.

Muldoon aparece tanto en el canon literario del autor Michael Crichton como en el canon cinematográfico de la franquicia Jurassic Park. Tiene aparición en la novela original de Parque Jurásico, así como su adaptación cinematográfica homonimia, en la que es interpretado por el fallecido actor Bob Peck, siendo parte escencial de la trama en ambas versiones.

Muldoon es representado de manera muy distinta entre ambos canones.

Canon Cinematográfico

Vida Temprana

Se desconoce la fecha de nacimiento exacta de Muldoon, pero fue descrito como de "cuarenta" en el guión de Jurassic Park. Si tenía cuarenta años para 1993, esto colocaría su fecha de nacimiento aproximadamente en 1953.

Provenía de una familia británica, pero vivió en Kenia durante su juventud. Lo más probable es que Muldoon nació y se crió en Kenia por una familia que había inmigrado allí durante el período colonial británico del país. Nació alrededor de la época de la revolución Mau Mau, que estableció a Kenia como una nación independiente, ya no estando sujeta al dominio británico; Kenia logró la independencia del Imperio Británico en 1963. Según el Vol. 1, número 2 de la revista Jurassic News, publicada por Universal Studios, el hogar de la infancia de Muldoon en Kenia estaba cerca de una tierra salvaje sin desarrollar donde deambulaba una gran megafauna. Los elefantes y los rinocerontes en peligro de extinción se veían comúnmente en la tierra detrás de la casa, y se sintió bastante cómodo con estas enormes criaturas.

Robert aprendió a cazar desde muy joven. Cuando llegó a la edad adulta, había cazado prácticamente todos los animales de caza del continente africano, incluidos muchos que se consideraban peligrosos, llegando a comprender cómo piensan y actúan los animales. Los cazadores de caza mayor comenzaron a emplearlo por sus habilidades de rastreo, pero esto era más un medio para ganarse la vida que una pasión para Muldoon, quien estaba preocupado por la conservación de la vida silvestre africana.

Trabajando para John Hammond

En 1969, Muldoon consiguió su primer trabajo real a largo plazo: guardián del parque Animal Kingdom, un parque de vida silvestre en Nairobi, propiedad del empresario escocés John Hammond. Tendría unos dieciséis años en ese momento. Fue aquí donde aplicó por primera vez sus habilidades no como cazador, sino como guardabosques, protegiendo y preservando la vida silvestre para que los visitantes la disfrutaran. Los zoológicos a principios de la década de 1970 todavía eran un asunto bastante torpe, y Muldoon habría sido responsable no solo de mantener a los animales seguros y saludables, sino también de mantener seguros a los visitantes.

Animal Kingdom operó durante al menos seis años. Después de esto, Muldoon comenzó a trabajar principalmente con grupos conservacionistas desde 1980 en adelante. En 1981, fue contratado para una asignación de dos años en el sur de Cachemira, India, en un parque llamado Tiger World. Cuando terminó esta asignación, Hammond lo contactó nuevamente. Muldoon había sido más que un empleado para Hammond; era un amigo de confianza con el que contaba en cualquier situación. Esta base de confianza sería fundamental en la siguiente y más importante etapa de la vida de Muldoon.

Proyecto Parque Jurásico

John Hammond fundó la empresa International Genetic Technologies, Inc. en 1975, con sede en San Diego, California. En ese momento, Animal Kingdom todavía puede haber estado en funcionamiento, proporcionando al naciente InGen una fuente de ingresos. En 1982, Hammond y su socio comercial, Sir Benjamin Lockwood, comenzaron a trabajar en un proyecto ultra secreto, del que Muldoon finalmente se enteró: Jurassic Park, un parque temático que exhibiría animales traídos devuelta de la extinción. La paleogenetista principal de Hammond y Lockwood, la Dra. Laura Sorkin, demostró en 1985 que el ADN antiguo, que se remonta a muchos millones de años, todavía era parcialmente viable en las condiciones adecuadas. Un año después, InGen contrató al Dr. Henry Wu, un brillante biólogo genético que fue pionero en técnicas de ingeniería genética, para acelerar el proceso de des-extinción. Ese año se clonó el primer animal de la era mesozoica: un Triceratops horridus, un ceratopsido de Norteamérica, que ahora caminaba por la tierra por primera vez en más de sesenta y cinco millones de años.

No había nadie en quien Hammond hubiera confiado más que en Muldoon para actuar como guardabosques de Jurassic Park, y fue contratado para el trabajo. En ese momento, las operaciones se restringieron principalmente al Sitio B, una instalación en la isla costarricense de Sorna, ubicada en el archipiélago de Las Cinco Muertes. Jurassic Park originalmente se estaba construyendo en San Diego, pero con el éxito de la extracción de ADN antiguo, Hammond canceló este plan y reubicó el parque: ahora se iba a construir en otra isla de Costa Rica, Isla Nublar, ubicada a unas ochenta y siete millas del Sitio B. Los primeros animales se introdujeron allí en 1988, después de tres años de construcción. Es casi seguro que Muldoon participó en la planificación y el montaje de las áreas de recinto de los animales de Jurassic Park, que estaban equipadas con tecnologías de seguridad de última generación, todas gestionadas por un sistema informático central. La ingeniería estuvo a cargo de Ray Arnold; el programador jefe fue Dennis Nedry. Muldoon trabajó con ambos para conocer los entresijos de la seguridad de Jurassic Park, pero algunos de los detalles más técnicos del hardware y el software estaban fuera de su alcance. En cambio, el área de especialización de Muldoon era el lado vivo del parque y las herramientas que tenía a mano para mantenerlos bajo control.

Muldoon, ahora en sus treintas, fue testigo de la resurrección de numerosas especies que alguna vez se pensó que habían desaparecido para siempre: si bien comenzó con el Triceratops, gracias al Dr. Wu, la lista pronto creció para incluir a otras criaturas como Brachiosaurus, Tyrannosaurus y Parasaurolophus. Una vez que los especímenes se consideraran adecuados para la exhibición en el parque, sería trabajo de Muldoon transportarlos de Isla Sorna a Isla Nublar. Algunos de ellos, en particular los terópodos carnívoros, representaban un desafío para Muldoon; había cazado innumerables animales, incluidos depredadores peligrosos, pero estos eran diferentes a cualquier criatura con la que los humanos estuvieran familiarizados. Tenían análogos imperfectos en el mundo animal moderno, pero siempre habría un elemento de lo desconocido en Jurassic Park. Esto se vio agravado por el hecho de que el proceso de des-extinción implicó alteraciones genéticas realizadas a las criaturas; no solo eran inherentemente únicos, su biología se modificó, haciéndolos aún más difíciles de predecir.

Afortunadamente, el Dr. Wu había ideado algunas formas de manejar a los animales y facilitar el trabajo de Muldoon. Controlaba estrictamente su desarrollo embrionario; todos los animales destinados al parque eran hembras, con sólo un número limitado de machos producidos para el Sitio B. No se creía posible la reproducción en la naturaleza, por lo que se conocería concretamente el número de animales. Wu también insertó una modificación que hizo que los animales dependieran de los suplementos dietéticos de lisina administrados por InGen; esto aseguró que si algún animal escapaba de sus recintos, y no podía ser encontrado, entraría en coma y moriría en bastante poco tiempo. Muldoon apreció estas medidas de seguridad y las apoyó por completo, ya que con estas en su lugar, de lo único que tenía que preocuparse era de mantener satisfechos a los animales. En este sentido, trabajó en estrecha colaboración con el veterinario principal de InGen, el Dr. Gerry Harding. Entre los dos, se atendió la salud y el bienestar de los animales, manteniendo su comportamiento manejable.

Algunas especies eran especialmente problemáticas. Los resultados impredecibles de los métodos de ingeniería genética del Dr. Wu significaron que los animales a menudo exhibían características biológicas sobre las que ningún fósil podría haberlos advertido, como las secreciones fatalmente venenosas del Dilophosaurus. El peor, sin embargo, fue Velociraptor. Wu produjo un animal que era dos veces más grande que los fósiles conocidos, más grande que un humano y más fuerte también, capaz de correr a velocidades temibles y saltar para superar la mayoría de los obstáculos. No solo esto, fueron mejorados con un intelecto de resolución de problemas que preocupaba mucho a Muldoon. Estimó que cuando los especímenes de rapaces del Dr. Wu tenían solo ocho semanas de edad, ya tenían la fuerza y ​​la inteligencia para matar a un humano. El 13 de febrero de 1992, él y Wu cooperaron para observar el comportamiento de los raptores, obteniendo los primeros conocimientos sobre cómo funcionaban sus mentes: eran capaces por sí mismos, pero juntos una manada era más grande que la suma de sus partes. Podían estudiar sus entornos, coordinar sus esfuerzos para resolver acertijos y superar casi cualquier cosa que obstaculizara su camino.

Para mantener a Jurassic Park a salvo, Muldoon necesitaba estar un paso por delante de las rapaces y, desafortunadamente, nadie más se tomaba su seguridad tan en serio como él. Muldoon se propuso como misión personal predecir cada movimiento de los raptores, estudiándolos con atención. El resto del personal de Jurassic Park, incluido el propio Hammond, lo consideraba paranoico y alarmista, pero respetaba su experiencia. Para 1993, nadie vivo sabía más sobre las Velociraptores de InGen que Robert Muldoon.

En algún momento de 1993, una octava adición a la manada de rapaces de Isla Nublar fue enviada desde Isla Sorna. Poco después de ser introducida al grupo, la estructura social de las rapaces experimentó un trastorno dramático. El nuevo raptor atacó a los demás uno por uno, usurpando su autoridad y matando a los que desafiaban su poder. Cuando terminó el baño de sangre, solo quedaban con vida tres rapaces: la recién llegada, a la que Muldoon apodó Big One por su comportamiento dominante, y otras dos que sabiamente habían elegido ceder ante su autoridad recién establecida. La paz no llegó al recinto de raptores simplemente porque la matanza había terminado. Big One hizo que sus subordinados atacaran las vallas electrificadas a la hora de comer, tratando de abrirse paso y atacar a los trabajadores de InGen. Muldoon notó que las rapaces nunca atacaron el mismo lugar dos veces y llegó a una conclusión alarmante: estaban investigando las cercas en busca de debilidades, probándolas sistemáticamente.

Esta fue una amenaza lo suficientemente importante para la seguridad del parque como para convencer a los líderes de InGen de que escucharan a Muldoon. Se construyó un corral de retención para contener a los animales problemáticos, y Hammond ordenó que se enviaran reemplazos desde Isla Sorna. Estos se mantendrían en los corrales de cuarentena del sur hasta que el parque estuviera listo para ellos. Mientras tanto, el recinto del Velociraptor fue reutilizado para albergar al menos inteligente Herrerasaurus, que para ese entonces estaba contenido en un corral cerca del sitio de construcción de la montaña rusa Bone Shaker. Una vez que el corral de retención estuvo listo, el personal de seguridad de Muldoon tranquilizó a las tres rapaces y las preparó para el transporte.

El desastre se produjo a principios de junio, cuando se introdujo o los raptores en el corral. Se habían despertado para cuando llegaron, comportandose agresivamente con los manejadores. Su jaula de transporte se colocó en su lugar, alineada con la puerta principal del corral para garantizar que no pudieran ir a ninguna parte más que al interior del recinto. En la parte superior de la jaula, el portero asignado, Jophery Brown, levantó la puerta para permitir que las rapaces ingresaran al corral. Sin embargo, en lugar de correr hacia el interior del recinto, los raptores embistieron la parte trasera de la jaula, haciendo que se alejara rodando de la puerta y provocando que Brown resbalara y cayera. La jaula se detuvo antes de que pudiera llegar muy lejos, pero una de las rapaces atrapó a Brown por las piernas y lo arrastró a la jaula. Muldoon intentó salvarlo e instó a los manejadores a disparar a la rapaz atacante, pero ninguno de los animales murió a pesar de los disparos, y Brown fue mutilado hasta la muerte.

Muldoon se tomó en serio este incidente. Brown había muerto en su guardia, a pesar de sus mejores esfuerzos por salvarle la vida. Los raptores estaban contenidas de manera segura y solo serían alimentadas por grúas; los trabajadores ya no interactuarían directamente con ellos. Muldoon vigilaba de cerca el recinto en busca de la más mínima señal de debilidad; desde adentro, Big One lo vigilaba con la misma atención. La Junta Directiva insistió en detener el desarrollo de Jurassic Park hasta que se pudiera realizar una inspección de seguridad. Los miembros de la junta revisaron personalmente la isla poco después de la muerte de Brown, y Muldoon intentó plantearles sus preocupaciones de seguridad. Creía que los corrales de rapaces y herrerasaurios estaban demasiado cerca de las instalaciones del parque y que, en caso de una fuga, los empleados podrían ser atacados. En cuanto a los raptores en particular, Muldoon creía que no tenían ningún otro propósito para el parque y que no debían dejarse con vida. Si bien se escucharon sus preocupaciones, la Junta las desestimó por exageradas.

Se hicieron planes dentro de InGen para traer un equipo de expertos externos para inspeccionar el parque y, si se determinaba que era seguro, brindar su respaldo. El primero en el equipo fue un abogado, Donald Gennaro, seguido por el matemático Ian Malcolm. La incorporación de Hammond al grupo fue el paleontólogo Alan Grant, que se especializó en raptores. Por casualidad, Hammond agregó al grupo a la colega y pareja romántica del Dr. Grant, la paleo-botánica Ellie Sattler, que se unió a los demás. El grupo se completó con los nietos de Hammond, Lex y Tim Murphy, quienes irían a la isla por solicitud de Hammond para alejarlos del conflicto del divorcio de sus padres. A pesar de la repentina afluencia de forasteros en Isla Nublar, Hammond insistió en dirigir el parque con un equipo reducido durante el fin de semana para mostrar sus avanzados sistemas automatizados. El 11 de junio, el personal no esencial saldría de la isla en el último barco que sarparía del Muelle Este por la noche. Esto dejaría a Muldoon solo con Arnold, Nedry y Hammond para apoyarlo mientras intentaba mantener segura la gira de patrocinio.

Incidente de Isla Nublar (1993)

«Robert Muldoon, mi guardabosques de Kenia. Un alarmista pero es el que más sabe sobre el Velociraptor.»
John Hammond presentando a Muldoon al grupo de patrocinio de Jurassic Park [fuente]

El 11 de junio de 1993 comenzó como cualquier otro día, con las operaciones rutinarias del parque. Los preparativos para la gira de patrocinio ya estaban completos, pero como la mayoría del personal saldría para el fin de semana a las 7:00, hora local, se necesitarían pocos ajustes especiales.

Muldoon se reunió con los miembros del grupo de apoyo a última hora de la mañana en el corral de rapaces, ya que el Dr. Grant había insistido en ver a los animales adultos después de ver una cría en el vivero del Centro de Visitantes. Muldoon transmitió su creencia de que las rapaces deberían ser sacrificadas; él y Grant entablaron una animada discusión sobre las habilidades de los animales mientras las rapaces eran alimentadas con un toro vivo. Grant había estudiado fósiles de estos dinosaurios, por lo que estaba más interesado en escuchar la descripción de Muldoon que los demás; después de escuchar el testimonio de Muldoon sobre el atletismo y la inteligencia de los raptores, Grant se volvió más escéptico sobre el parque. De manera similar, la Dra. Sattler comenzó a cuestionar si InGen estaba realmente preparado para manejar lo que habían creado sus genetistas.

Muldoon no asistió a la cena de invitados con los miembros del grupo turístico, sino que se dirigió al campo en un Jeep Wrangler para tranquilizar a un Triceratops enfermo para que el Dr. Harding lo atendiera.

Después de ayudar a Harding, Muldoon regresó al Centro de Visitantes para observar el recorrido con el resto del personal. El programa se había iniciado, aunque Muldoon había sido contactado por el Servicio Meteorológico Nacional y advirtió de una tormenta tropical que se aproximaba desde el suroeste. El recorrido se inició con la esperanza de que la tormenta se desviara al sur de la isla como la anterior. Ningún dinosaurio hizo apariciones importantes durante la primera parte de la gira, pero tampoco ocurrió ningún incidente. Muldoon estuvo especialmente tenso cuando el recorrido pasó por el recinto del Tyrannosaurus; sin embargo, aunque Arnold le presentó al depredador una cabra atada para atraerlo, el animal permaneció en lo profundo del bosque. Si bien esto fue una decepción para la gira, fue un alivio para Muldoon; se trataba de una posible crisis que no se había producido.

El recorrido tomó un giro inesperado en el recinto de Triceratops, donde Muldoon había estado poco antes. El Dr. Grant bajó repentinamente de su vehículo, seguido por todos los demás; Muldoon lamentó que no hubieran instalado puertas con cerradura en los vehículos como él insistió. Los turistas habían visto al animal que Muldoon tranquilizó y ahora estaban interactuando con él; afortunadamente, todavía estaba sedado, por lo que era seguro estar cerca. Además, el Dr. Harding estaba con ellos. Mientras la gira estaba estancada, Muldoon se enteró de que la tormenta tropical no se había disipado ni cambiado de rumbo, lo que obligó a suspender el recorrido. Arnold desvió los vehículos para regresar por su camino original. Hammond estaba disgustado, pero al menos Muldoon no tendría que preocuparse de que el grupo de turistas estuviera en el parque durante una gran tormenta. Nedry salió de la sala de control para ir a las máquinas expendedoras, advirtiendo a los demás que los sistemas podrían encenderse y apagarse mientras las computadoras se compilaban.

El Dr. Harding regresó con la Dra. Sattler al Centro de Visitantes antes de dirigirse al Muelle Este, con la esperanza de llegar allí antes de que partiera el barco; se programó una salida anticipada debido al mal tiempo. El resto del grupo de turistas estaba regresando en los vehículos eléctricos, pero, como había advertido Nedry, varios sistemas informáticos se apagaron durante este proceso. Estos incluyeron las cámaras de vigilancia, teléfonos, cercas eléctricas y el programa de visitas; los vehículos se detuvieron en la parada de descanso del recinto del tiranosaurio. La preocupación inmediata de Muldoon era el corral de raptores, pero Arnold confirmó que aún funcionaba; las rapaces estaban contenidas. Sin embargo, la comunicación con los vehículos era imposible, y con la electricidad de las vallas apagada corrían un gran peligro.

Con los sistemas sin reiniciar, los miembros del personal buscaron a Nedry, pero no lo encontraron por ninguna parte. Hammond empezó a sospechar de un sabotaje; Nedry se había disgustado y pudo haber usado su puesto para robar secretos comerciales de InGen. Hasta que pudieran encontrarlo y deshacer el daño, la seguridad de los nietos de Hammond y los otros miembros de la gira era primordial. Hammond le confió a Muldoon que los recuperara de manera segura usando uno de los Jeeps a gasolina, y la Dra. Sattler se ofreció como voluntaria para ayudar. Usando el Jeep 10, salieron del Centro de Visitantes y se dirigieron hacia el este, hacia los recintos, cuando la tormenta terminó de pasar sobre la isla.

En el último lugar donde se habían confirmado los vehículos, Muldoon y Sattler descubrieron un horrible escenario: la cerca del hábitat del Tyrannosaurus estaba dañada, todas las señales apuntaban a que había sido empujada hacia abajo desde el interior. Faltaba uno de los vehículos de turismo y el baño de la parada había sido destruido. Mientras buscaba entre los escombros, Muldoon hizo un descubrimiento nauseabundo; parte del cuerpo de Gennaro yacía entre los restos. El hombre no solo había sido asesinado, había sido destrozado. Un ruido les llamó la atención, y encontraron a un sobreviviente, el Dr. Malcolm, que estaba herido pero había usado su cinturón como torniquete. Juntos trasladaron a Malcolm al Jeep, pero Muldoon sabía muy bien que no estaban solos. Se podían escuchar los rugidos de la Tyrannosaurus en los bosques cercanos mientras ereclamaba nuevas regiones de la isla como su territorio. Ellie buscó cualquier señal de otros supervivientes y, siguiendo un rastro de restos, encontró lo que quedaba del vehículo desaparecido; había sido empujado por un terraplén no lejos de donde el Tyrannosaurus había atravesado la cerca. A pesar del peligro, ella y Muldoon se adentraron en el recinto para buscar supervivientes. No encontraron a nadie, pero descubrieron tres pares de huellas en el barro que se alejaban del vehículo destruido. Esto confirmó que Grant y los niños al menos habían sobrevivido a esta terrible experiencia.

Se apresuraron a regresar al Jeep y la Tyrannosaurus se dio cuenta de su presencia. La gran criatura emergió del bosque y empezó a perseguirlos, con Muldoon al volante. Acelerando por una carretera de servicio llena de escombros, logró superar al dinosaurio hasta que estuvo demasiado cansado para continuar la persecución, y Muldoon pudo llevar a los aterrorizados científicos a un lugar seguro en el Centro de Visitantes. Sattler trató la herida de Malcolm y le administró morfina para el dolor.

En la mañana del 12 de junio, Arnold intentó reparar el daño que había causado el sabotaje de Nedry. Un virus, disfrazado de un comando ordinario de computadora, había desactivado el registro de pulsaciones de teclas de Nedry para que no pudieran ver los sistemas a los que se había dirigido. Hammond formuló un plan para apagar y encender toda la energía del parque. Una vez que los sistemas estuvieran funcionando nuevamente, podrían usar los teléfonos para comunicarse con tierra firme y solicitar ayuda. Arnold inicialmente se mostró reacio; esta operación nunca se había intentado antes, y corrían el riesgo de que los sistemas no volvieran a funcionar, pero en este punto el personal estaba dispuesto a intentar cualquier cosa. Si bien la energía se apagó sin problemas, no se volvió a encender de inmediato; mientras estaba realmente listo para reiniciarse, el apagado había disparado los disyuntores en el cobertizo de mantenimiento. Arnold se ofreció a ir y restablecerlos, mientras que Muldoon llevó a Hammond, Malcolm y Sattler al búnker de emergencia del parque, donde guardaba sus armas, por seguridad. Si algo salía mal, no había ningún lugar mejor para defenderse.

Sin embargo, Arnold no regresó. Había estado ausente demasiado tiempo para que el poder todavía estuviera fuera, y los sobrevivientes tuvieron que enfrentar la realidad de que las cosas no habían salido según lo planeado. Ellie se ofreció una vez más para ayudar, a pesar de las protestas de Hammond. Ella y Muldoon se prepararon para cruzar el recinto de visitantes y llegar al cobertizo. Dejaron una radio de dos vías con Hammond y Malcolm, y partieron.

Muldoon fue cauteloso, sabiendo que si Arnold se había encontrado con algún destino prematuro, el peligro aún podría estar cerca. Él y Sattler se abrieron paso en silencio y con cautela a través del recinto, pasando el corral de rapaces en el camino. Aquí, Muldoon se dio cuenta de lo que había salido mal. El sabotaje de Nedry había dejado cuidadosamente en funcionamiento la energía del corral de raptores, pero el cierre había desactivado todo, incluidas las vallas del recinto de los Velociraptores. Para empeorar las cosas, los cables que rodeaban el recinto habían sido masticados y desgarrados desde el interior. Los peores temores de Muldoon se habían cumplido: las rapaces habían escapado, y no estaban muy lejos. Mientras él y Sattler se dirigían hacia el cobertizo, descubrieron huellas frescas en la arena que llevaban por el mismo camino que Arnold había seguido. Muldoon se dio cuenta de que de los raptores los estaban acechando desde el bosque frente a ellos, casi en su camino hacia el cobertizo de mantenimiento. Le indicó a Ellie que corriera, esperando que las rapaces se concentraran en él y pudiera restablecer los sistemas.

Muerte

Su plan funcionó, y Sattler llegó a salvo al cobertizo mientras el raptor miraba fijamente a Muldoon. El dinosaurio no estaba atacando; Muldoon tenía un tiro claro a la cabeza, y el raptor parecía estar dándole una oportunidad. Se movió lentamente para no asustar a su presa, preparando su Franchi SPAS-12 para hacer un tiro letal, como lo había hecho innumerables veces antes en la sabana africana. Sin embargo, momentos antes de apretar el gatillo, se dio cuenta de un movimiento inmediatamente a su izquierda. Un segundo raptor estaba a su lado, habiéndose movido allí en total silencio sin que Muldoon se diera cuenta. Lo único que pudo hacer en ese momento fue admirar la habilidad del animal. Por fin, se había enfrentado a una presa que era su igual. En un intento inútil por defenderse, giró su arma hacia el segundo raptor, pero ya era demasiado tarde; el animal se abalanzó sobre él, aferrándolo con dientes y garras. Muldoon sufrió una muerte brutal y agonizante mientras era destrozado, la conmoción y la pérdida de sangre finalmente lo mataron.

Legado

Aunque Robert Muldoon murió durante el incidente de 1993, sus acciones ayudaron a la Dra. Ellie Sattler a sobrevivir, lo que le permitió restablecer los sistemas. Luego de esto se reunió con el Dr. Grant, quien la ayudó a proteger a los niños Murphy de los raptores y terminar de restaurar los sistemas informáticos de Jurassic Park a su funcionalidad completa. Esto le permitió a Hammond llamar a un helicóptero y, junto con el Dr. Malcolm, todos fueron evacuados de manera segura. Las tres rapaces perecieron, una fue encerrada en un congelador por los niños Murphy, mientras que las otras dos fueron atacadas y asesinadas por la Tyrannosaurus. Se desconoce si los restos de Muldoon alguna vez fueron recuperados de la isla, pero como esto habría tenido un costo prohibitivo, es más probable que su cuerpo permaneciera en Isla Nublar para siempre.

La familia de Muldoon demandaría a InGen después del incidente por una suma de $ 12.6 millones por homicidio culposo. Este y otros acuerdos fueron un golpe devastador para InGen y, junto con el costo del incidente en sí, la compañía cayó al borde de la bancarrota del Capítulo 11. Años de pagos y sobornos para encubrir el incidente aseguraron que la empresa permaneciera en pie, peligrosamente cerca de fallar por completo. Hammond fue despedido a fines de 1996, sucedido por el presidente de la junta, Peter Ludlow; el futuro de la empresa siguió en juego durante los próximos años.

El destino del Velociraptor fue cuestionado de manera similar durante décadas después de la muerte de Muldoon. Fue el primero en abogar por la reextinción de una especie debido a su capacidad para depredar a los humanos; este sentimiento sería exagerado por grupos mucho más extremos como Extinction Now! en décadas posteriores. InGen Security, por su parte, continuaría el estudio de este inteligente depredador al reanudar la actividad en Isla Nublar en 2002. Tragedias como la muerte de Muldoon sentaron las bases para un mayor interés e investigación, que culminó en proyectos como IBRIS, conducidos por InGen Security entre 2012 y 2016. Hoy en día, los científicos y los cuidadores de animales tienen una mejor comprensión de cómo los Velociraptores piensan y operan, pero de alguna manera la relación ha empeorado. InGen Security pasó más de una década intentando estudiar a las rapaces, no para mejorar sus vidas en cautividad, sino para explotarlas. La muerte de Muldoon, como la mayoría de los aspectos del incidente de Jurassic Park, fue oculta al público en general por InGen, y parece que la propia compañía ha olvidado en gran medida la difícil lección que enseña su desaparición. Se han escrito muchos capítulos oscuros en la historia de la empresa con respecto al Velociraptor desde la época de Muldoon, y el futuro sigue siendo incierto.

Canon Literario

«Los raptores son inteligentes. Muy inteligentes. Créeme, todos los problemas que tenemos son nada comparados con los que tendríamos si los raptores alguna vez se escaparan de su recinto.»
―Robert Muldoon

En la novela original, Robert Muldoon era un cazador blanco de Nairobi y consultor de vida salvaje para los zoológicos. También se menciona que era un alcohólico.

El usualmente tiene sus diferencias con sus compañeros de trabajo, en especial con el idealista de su jefe John Hammond. Esto se debe a su realista y desromantizada visión de los animales, principalmente de los Velociraptores a los que les tiene bastante respeto y desconfianza. Muldoon también esta en desacuerdo con la bajísima cantidad de armas disponibles en la isla en caso de alguna contingencia de seguridad. Hammond solo le permitió a Muldoon tener un lanza-misiles cuando amenazo con exponer las atracciones de Jurassic Park a la prensa, es decir revelar la existencia de los dinosaurios. Guarda en el Búnker de Emergencia su arma preferida, la escopeta SPAS 12, junto a los rifles de asalto M-16, según la novela éste guarda su lanza-misiles en caso de la fuga del Tyrannosaurus rex.

La hora favorita del día de Muldoon era a las 7 pm cuando las luces de cuarzo iluminaban el parque. Su eslogan, repetido a Donald Gennaro tres veces en la novela, fue "¿Te gusta vivir peligrosamente?"

Mató al menos a dos Velociraptores y al Tyrannosaurus adulto durante el transcurso de la novela. No le agradaba mucho Dennis Nedry, e incluso dijo: "Después de todo, hay justicia en el mundo", cuando encontró su cuerpo destripado junto al río de las selva. Al buscar a los nietos de Hammond, Muldoon rescató a Ian Malcolm y encontró la pierna cortada de Ed Regis; también llegó a la conclusión de que Alan Grant y los niños Murphy seguían vivos después de examinar los restos de los Land Cruisers atacados.

Una vez que se restableció el suministro eléctrico a las cercas, él y el equipo de mantenimiento fueron a reparar las cercas. Luego se descubrió que el tiranosaurio adulto se había abierto camino hacia el prado de saurópodos. Cuando Muldoon regresó al Centro de Visitantes tarde esa noche, Hammond esperaba que saliera y recuperara al T. rex. Muldoon se negó de inmediato, ya que no había armas adecuadas disponibles para el trabajo. Esta discusión rápidamente se convirtió en una pelea a gritos entre él y Hammond fuera de la sala de control. Al día siguiente, después de que Muldoon y Gennaro encontraron el lanzacohetes que Nedry se había llevado, Muldoon tranquilizó con éxito al Tyrannosaurus con gran entusiasmo. Dijo que había querido "pinchar una aguja" en el T. rex durante mucho tiempo.

Poco después, John Arnold se dio cuenta de que el parque había estado funcionando con energía de respaldo después del cierre. La energía de respaldo no generó suficiente corriente para mantener en funcionamiento las cercas electrificadas del parque; esto incluyó las vallas del recinto de rapaces. Cuando Muldoon escuchó esto, rápidamente se hizo cargo y envió a Arnold al cobertizo de mantenimiento para restaurar los sistemas del parque.

Le dijo al Dr. Henry Wu que esperara en la sala de control y encendiera la computadora cuando la energía regresara, y envió a Hammond y Gennaro al albergue con los demás. Gennaro, aunque vacilante, decidió acompañar a Muldoon mientras escoltaba a Arnold al cobertizo. Los tres se separaron cuando Muldoon hizo estallar a uno de los Velociraptores con su lanzacohetes y posteriormente fue perseguido por una manada de estos hacia una gran tubería de drenaje. Al escuchar el ruido del ataque de las rapaces contra Muldoon por la radio, Malcolm comentó que sonaba como una guerra allá afuera. Muldoon finalmente regresó al Safari Lodge, donde se alojaban Hammond, Wu, Sattler, Malcolm y Gerry Harding.

Más tarde, Muldoon y Ellie Sattler intentaron atraer a los raptores al albergue, para que Grant pudiera encender la energía. Sattler estaba molesta por el humor borracho de Muldoon cuando gritó a las rapaces "¡La cena está servida!" mientras intentaba atraerlos al albergue. También llamó a Sattler "niña", lo que la ofendió. Más tarde acompañó al grupo al nido de raptores y se aseguró de que Gennaro siguiera a Grant y Sattler al interior del nido, llegando incluso al extremo de amenazarlo con una picana de choque.

Más tarde fue rescatado por un helicóptero, donde les dio a los demás la noticia de la muerte de Hammond y la supuesta muerte de Malcolm. Robert Muldoon logró salir de Jurassic Park con solo una lesión menor. Lo más probable es que Muldoon fue retenido en Costa Rica con los otros sobrevivientes hasta que los funcionarios del gobierno terminaron de interrogarlo.

Descripción

Robert Muldoon es interpretado por el fallecido actor Bob Peck. Se basa libremente en el personaje homónimo de la novela original de Michael Crichton, aunque hay considerables diferencias entre ambas versiones, como la apariencia física; en el la novela se lo describe como un hombre corpulento de cincuenta años de edad, de penetrantes ojos azules y un bigote color acero. El Muldoon de la película tambíen tiene una actitud más seria que su contraparte literaria, que es más arriesgado y se lo describe como un alcohólico.

Muldoon fue cazador desde muy joven, se crió en Kenia y le enseñaron a rastrear la mayoría de los animales salvajes que se podían encontrar allí. De adulto, afirmó haber cazado a la mayoría de los animales que pueden cazar y matar humanos, no como un alarde, sino como una declaración de hecho. Dado que muchos de los depredadores más peligrosos de África habían caído bajo su arma, era un guía popular entre los cazadores de caza mayor, un guardabosques de renombre mundial y una elección obvia para el guardián del Parque Jurásico de John Hammond.

Aunque Muldoon fue considerado un cazador excepcional en su juventud, pasó su edad adulta principalmente manejando animales que debían mantenerse vivos. Aunque tuvo pocas oportunidades de practicar, parece haber hecho todo lo posible para mantener sus habilidades en forma durante su vida adulta. No obstante, consideró al Velociraptor un oponente demasiado peligroso para arriesgarse a un encuentro con él y, en cambio, abogó por que la especie fuera eliminada. Fue este dinosaurio el que finalmente superó a Muldoon en la caza; mientras su atención estaba centrada en uno de los animales, un segundo maniobraba silenciosamente a su alrededor y le tendía una emboscada desde un lado. Muldoon, en sus momentos finales, mostró una genuina admiración por la criatura, que por fin lo había derrotado.

De acuerdo con su experiencia en la caza, Muldoon era muy competente con armas de fuego de todo tipo. Su arsenal en el búnker de emergencia de Jurassic Park estaba provisto de armas como rifles M16, Franchi SPAS-12 y pistolas M1911; los dos últimos parecen ser sus armas preferidas. Como guardián del parque de Hammond, también habría sido útil con un rifle tranquilizante, y los miembros del personal de Jurassic Park confiaban en que pudiera derribar incluso dinosaurios grandes usando sedantes.

Desde sus primeros años, Muldoon se encontró regularmente con animales salvajes en Kenia, algunos de los cuales eran extremadamente peligrosos. El continente africano es uno de los últimos lugares de la Tierra donde aún persisten ecosistemas intactos que sustentan la megafauna, y eran razonablemente saludables cuando Muldoon vivía allí. Aprendió las costumbres de los animales con los que vivía, cómo rastrearlos y cazarlos y, finalmente, cómo preservarlos. Trabajar en Animal Kingdom, que era propiedad de John Hammond, significó que se le había confiado la seguridad y protección tanto de los habitantes como de los visitantes del zoológico; los zoológicos en aquellos días eran todavía nuevos emprendimientos, asuntos casi tan salvajes como los animales que exhibían. Su trabajo en Animal Kingdom ayudó a elevarlo a un mayor nivel de reconocimiento, y sus habilidades se volvieron muy solicitadas. A principios de la década de 1980, tiempo durante el cual comenzó a trabajar casi exclusivamente para grupos conservacionistas, fue contratado para realizar una asignación de dos años en Tiger World, al sur de Cachemira; una vez que esto terminó, Hammond lo contactó nuevamente para un nuevo trabajo.

En 1986, la compañía de Hammond logró recrear la primera forma de vida extinta, un Triceratops, y la experiencia en zoológicos de Muldoon se volvió aún más salvaje. Se convirtió en el primer cuidador de animales des-extintos del mundo, atendiendo especies que ningún ser humano había encontrado jamás. Dado que la des-extinción era una ciencia muy nueva, el único conocimiento previo que podía traer consigo era lo que sabía de las aves y reptiles modernos junto con la investigación paleontológica, pero incluso esto no fue suficiente; hubo numerosos problemas de bienestar animal en Jurassic Park derivados nada más que de la falta de conocimiento de InGen. Muldoon se preocupó cada vez más por la seguridad del parque, mientras que la salud de los animales era responsabilidad de los veterinarios del parque. En su mayor parte, parece que Muldoon logró mantener a los animales contenidos, pero InGen ignoró muchas de sus preocupaciones de seguridad. Durante el incidente de 1993, todos los problemas que había tratado de plantear se volvieron devastadoramente importantes cuando se desactivaron los sistemas de seguridad. Muldoon intentó mantener la situación bajo control, pero no sobrevivió. Fue superado por dos de los Velociraptores, animales con los que había desarrollado una especie de rivalidad. Subestimar sus habilidades fue su último y fatal error.

Para mantenerse un paso por delante de su presa, Muldoon necesitaba estar en plena forma. Era un hombre atlético, muy versado en actividades extenuantes al aire libre. Además de ser fuerte, podía ser sigiloso, lo que le permitía acercarse silenciosamente a su objetivo sin ser detectado. La única criatura conocida que lo superó fue el Velociraptor "antirrhopus" diseñado genéticamente, donde Muldoon finalmente encontró su rival en términos de fuerza y ​​estrategia.

Personalidad y Rasgos

Robert Muldoon era un conservacionista, a pesar de su experiencia en la caza mayor; parece que solo había cazado lo necesario para mantenerse a sí mismo y a su familia. Cuando recibió una oferta para convertirse en el guardabosques en Animal Kingdom, en Nairobi, Muldoon parece haber abandonado la caza mayor como profesión, aunque mantuvo sus habilidades. Desde su adolescencia en adelante, trabajó para preservar la vida silvestre en los zoológicos, en lugar de rastrear a los animales y matarlos. Trabajó con grupos ambientalistas desde 1980 en adelante, como Tiger World, en Kashmir.

Sus puntos de vista sobre la naturaleza eran complicados, enraizados en el estado de los seres humanos en la cadena alimentaria. Ciertamente disfrutaba estar en la cima, pero reconoció que cuando se trataba de pura habilidad depredadora, los humanos tenían fuertes contendientes. Durante su estancia en Kenia, había cazado prácticamente a todos los animales peligrosos y había salido vencedor, pero ni por un momento creyó que se le debía la victoria. Comprendió que encontrarse con un animal en la naturaleza podría ser mortal, apreciando esta amenaza y permaneciendo alerta alrededor de animales de cualquier tipo.

Cuando se trataba de animales que realmente podrían amenazar una vida humana, Muldoon no estaba más allá de abogar por su exterminio. Ningún animal moderno se ajusta a sus criterios, pero hay especies modificadas genéticamente que considera demasiado peligrosas para dejar con vida. El hecho de que no fueran parte del orden natural puede haber influido en su decisión; los seres humanos habían evolucionado para convivir con los animales que se encontraban en la naturaleza, pero no con los que cobraron vida mediante la intervención científica. La creencia de Muldoon de que todos los Velociraptores en Jurassic Park debían ser sacrificados es el ejemplo principal. Temía que su inteligencia los hiciera imposibles de contener, especialmente con el cabecilla de las rapaces mostrando cantidades inusuales de agresión, y se atrincheró en la idea de sacrificar a los raptores después de que mutilaran y mataran a un empleado de InGen bajo su vigilancia. Muldoon apoyó la contingencia de lisina, una política que habría matado a los animales fugitivos si hubiera tenido éxito.

De todo el personal original de Jurassic Park, Muldoon parece haber sido el menos convencido de la capacidad del parque para tener éxito, y parece haber estado allí principalmente para mitigar cualquier desastre potencial. No hizo ningún comentario específico sobre la moralidad de la des-extinción o la clonación, ni la moralidad de la modificación genética, pero mostró altos niveles de escepticismo y cautela con respecto a la seguridad de Jurassic Park. El altamente inteligente velociraptor, como se discutió anteriormente, fue la mayor preocupación de Muldoon; John Hammond descartó sus advertencias como alarmismo innecesario. Muldoon creía que la compleja capacidad de las rapaces para comprender su entorno y elaborar estrategias con otras de su tipo hacía que fuera imposible mantenerlas en cautiverio, un problema con el que InGen lucharía durante muchos años. Dado que los raptores eran una creación artificial, constituían una alteración del orden natural que podía representar una gran amenaza para las personas que encontraran; después de un incidente en el que mataron a un trabajador, Muldoon abogó por que todos fueran sacrificados.

Otros terópodos también preocupaban a Muldoon. Habló de los peligros planteados por la ubicación de ciertos recintos y exhibiciones, particularmente los del Herrerasaurus y el Tyrannosaurus, con el fin de mantenerlos lo suficientemente lejos de las áreas humanas del parque para que una fuga no fuera un peligro tan inmediato. No se conoce su opinión sobre los animales herbívoros, pero habiendo crecido en África, habría estado familiarizado con herbívoros peligrosos como el elefante, el hipopótamo y el rinoceronte; un Triceratops enojado sería tan amenazante como cualquiera de estos. Sin embargo, ninguno de estos otros animales parece haber llegado al punto de amenaza existencial que le asignó al Velociraptor.

Aunque su empleador, John Hammond, tenía opiniones sexistas obsoletas, Muldoon no las compartía. Agradeció la ayuda de la Dra. Ellie Sattler durante el incidente de 1993, en el que ella se ofreció como voluntaria para ayudarlo y a los otros sobrevivientes en varias ocasiones. Muldoon ignoró las protestas de Hammond de que un hombre debería hacerse cargo del trabajo; durante la mayor parte del incidente, Muldoon trabajó junto a Sattler, Hammond y el Dr. Ian Malcolm, el último de los cuales resultó gravemente herido y no pudo salir al campo. Con la avanzada edad y la discapacidad de Hammond, la Dra. Sattler fue la opción más razonable para ayudar a Muldoon a restaurar el parque a una apariencia de funcionalidad.

Es posible que Muldoon hubiera trabajado antes con mujeres en el campo; en general, hay pocas mujeres cazadoras de caza mayor, pero hay muchas guardaparques y manipuladoras de vida silvestre en Kenia y en todo el mundo. En cualquier caso, Muldoon nunca expresó ningún signo de sorpresa por la habilidad física de la Dra. Sattler. En la línea de trabajo de Muldoon, nunca es bueno ser tomado por sorpresa por ningún motivo, y cualquier tipo de asistencia en una situación peligrosa siempre es bienvenida, independientemente de quién la proporcione.

Relaciones

Familia: No se sabe mucho sobre la familia Muldoon aparte de que son de ascendencia británica, pero vivieron en Kenia durante la era de la revolución Mau Mau. Como una familia de cazadores, se mantenían a sí mismos con los recursos naturales locales, ya sea matando lo que necesitaban para ellos mismos o ayudando a los cazadores de trofeos adinerados a encontrar su premio. Un Robert Muldoon más joven aprendió a cazar a la mayoría de las criaturas locales para estos fines. Finalmente, el joven Muldoon consiguió un trabajo como guardián del parque en Animal Kingdom trabajando con John Hammond, lo que habría beneficiado a su familia.

Cuando se fue a trabajar a Jurassic Park como adulto, sus parientes habrían sabido poco sobre su vida, pero probablemente aún les brindó algo de apoyo financiero. La muerte de Muldoon en 1993 fue una tragedia para su familia, que demandó a InGen por homicidio culposo y recibió un acuerdo de US $ 12,600,000. Esto es una cantidad notablemente menor que la de otras familias que demandaron a InGen después del incidente, lo que sugiere que la familia Muldoon tenía menos recursos en ese momento.

Dr. John Hammond: Cuando era solo un adolescente, Robert Muldoon consiguió su primer trabajo a largo plazo en Animal Kingdom, un parque de vida silvestre operado por el empresario escocés John Hammond a partir de 1969. Con los años, Muldoon se convirtió en un empleado de gran confianza y amigo de Hammond, y cuando este último comenzó a trabajar en un proyecto zoológico altamente secreto en la década de 1980, Muldoon fue su primera elección para volver a ser guardián del parque.

Este proyecto fue Jurassic Park, que tenía una lista de vida animal y vegetal recuperada de la extinción a través de la ciencia de la ingeniería genética. Muldoon aceptó el trabajo y mantuvo el secreto, pero comúnmente expresó dudas de que InGen fuera capaz de controlar lo que había creado. La jovialidad y el optimismo de Hammond en ocasiones frustraban a Muldoon, pero se las arregló para mantener la calma en todo momento; ellos rara vez peleaban a pesar de sus diferencias, y Muldoon permaneció leal a Hammond hasta el final. Su principal desacuerdo fueron los Velociraptores; Hammond estaba decidido a hacer que su atracción funcionara, mientras que Muldoon creía que era imposible contener a estos dinosaurios, abogando por su exterminio. Hammond consideraba a Muldoon un alarmista, mientras que Muldoon pensaba que Hammond era ingenuo. Muldoon también estaba frustrado con algunas de las creencias sociales más anticuadas de Hammond; la complacencia nunca es un buen rasgo en un cazador, por lo que la tradición por el bien de la tradición no era un valor que Muldoon defendía.

Aunque su relación fue tensa, Muldoon y Hammond se respetaban mutuamente y trabajaron en estrecha colaboración para reparar los desastres ocurridos en Jurassic Park en 1993. Al final, Muldoon dio todo de si mismo para proteger a Hammond y a los demás implicados del peligro; arriesgó su propia vida y pagó el pricio, pero gracias a sus esfuerzos, se restauró la energía y Hammond pudo evacuar con vida la Isla Nublar de manera segura.

John Arnol: El ingeniero en jefe de Jurassic Park, Ray Arnold, compartió la actitud sensata de Muldoon, pero fue más cínico que escéptico. Su relación con Muldoon es en gran parte desconocida, pero sus constantes peleas con el programador jefe, Dennis Nedry, eran una molestia para Muldoon, especialmente cuando existían problemas más importantes en el parque. No obstante, Arnold estaba a cargo de gran parte de la tecnología del parque, y esto incluía los dispositivos de seguridad. Muldoon tenía que conocerlos por dentro y por fuera, por lo que probablemente trabajó con Arnold para comprenderlos.

Arnold y Muldoon cooperaron en sus esfuerzos por reiniciar los sistemas del parque durante el incidente de 1993. En un esfuerzo por devolver la energía al parque, Arnold se dirigió al cobertizo de mantenimiento, pero nunca regresó, por lo que Muldoon, junto a la Dra. Ellie Sattler, salió fue terminar el trabajo; ninguno de los dos sobreviviría al esfuerzo.

Dennis Nedry: El programador jefe de Jurassic Park, Dennis Nedry, desarrolló numerosas relaciones laborales poco saludables, pero Muldoon parece haber tenido una relación más ambivalente con él que una antagónica. Muldoon apreciaba que Nedry pudiera mantener en funcionamiento los sistemas de seguridad del parque, pero no le gustaba su naturaleza argumentativa y lo consideraba una distracción ante cuestiones de mayor alcance. Nedry también carecía de conocimiento sobre los animales del parque, aunque Muldoon estaba seguro de inculcar en todos sus compañeros de trabajo la sensación del peligro que representaría una rapaz fugitiva. Cuando Nedry saboteó Jurassic Park para robar secretos comerciales de InGen, se aseguró de que las cercas del corral de rapaces permanecieran activas.

Es poco probable que Nedry tuviera la intención de que alguien saliera herido debido a su sabotaje, pero sus acciones llevaron indirectamente a la muerte de Muldoon; el apagado de los sistemas de seguridad obligó al personal de InGen a restablecer la energía para que el parque volviera a funcionar, y esto a su vez permitió que los raptores escaparan.

Dr. Gerry Harding: Debido a la superposición de sus profesiones, uno de los empleados de InGen con el que Muldoon trabajó con mayor frecuencia fue el veterinario jefe de Jurassic Park, el Dr. Gerry Harding. Siempre que un dinosaurio necesitaba ser inspeccionado o tratado por razones de salud, Muldoon estaba allí para ayudar al Dr. Harding, alejando al animal objetivo de los trabajadores y tranquilizándolo para que Harding pudiera trabajar con él de manera segura. Se desconocen los detalles de su relación laboral, pero el Dr. Harding parece haber confiado de todo corazón en la experiencia de Muldoon.

El Dr. Harding estuvo en la isla en el momento de la muerte de Muldoon, pero este nunca se enteró de que su colega había perdido el barco frente a Isla Nublar. De manera similar, el Dr. Harding no se enteró de que Muldoon había muerto hasta después del incidente.

Otro personal de InGen: Muchas de las relaciones laborales de Robert Muldoon son poco conocidas, ya que Jurassic Park nunca se vio en estado operativo y la mayor parte del conocimiento que se tiene proviene del incidente de 1993. Muldoon probablemente habría trabajado con la paleogenetista principal de InGen, la Dra. Laura Sorkin, quien trabajó en la empresa desde 1985 en adelante; con frecuencia realizaba investigaciones de campo en Isla Nublar y probablemente recibió la ayuda de Muldoon de vez en cuando. También conoció al jefe de genética, el Dr. Henry Wu, responsable de la creación de los animales; si bien eran tan nuevos para Wu como cualquier otra persona, su conocimiento de su biología genética podría haberle dado a Muldoon una mejor capacidad para predecir su comportamiento. Wu y Muldoon trabajaron juntos para estudiar a los Velociraptores, por ejemplo, realizando el estudio más antiguo conocido sobre los patrones de comportamiento y la inteligencia de las rapaces. Antes de la década de 1990, pudo haber conocido al socio comercial de Hammond, Benjamin Lockwood, pero este hombre dejó la empresa debido a desacuerdos morales fundamentales con Hammond.

La mayoría de los compañeros de trabajo cercanos de Muldoon habrían sido oficiales de control de animales probablemente empleados en InGen Security, y él habría reportado al Director de Seguridad de InGen en la Junta Directiva. Uno de los cuidadores de animales con los que trabajó Muldoon fue Jophery Brown, quien tuvo un profundo impacto en la carrera tardía de Muldoon debido a su muerte. Brown murió durante una operación en la que los problemáticos Velociraptors serían trasladados a un recinto de cuarentena; los animales embistieron la jaula para atacar a sus manejadores. Muldoon trató de salvar la vida de Brown, mientras ordenaba a los oficiales de seguridad de InGen que abrieran fuego, pero las rapaces demostraron ser demasiado fuertes y aparentemente no se consiguió hacer un tiro letal. A partir de entonces, la determinación de Muldoon de exterminar a las rapaces solo se fortaleció.

Grupo de patrocinio: Debido a la muerte de Jophery Brown, la Junta Directiva de InGen ordenó que un grupo de expertos externos (esencialmente una prueba de la audiencia objetivo de Jurassic Park) visitara el parque, lo recorriera y lo respaldara si lo encontraban a la altura de sus normas. El grupo incluía al abogado Donald Gennaro, el matemático Ian Malcolm, el paleontólogo Grant y la paleobotánica Ellie Sattler. También se unieron a ellos los nietos de Hammond, Lex y Tim Murphy. Muldoon no conoció a los niños Murphy, ya que se unieron a la gira después de que él se fuera a trabajar con un dinosaurio, pero escuchó sus voces en la radio de la gira. Muldoon conoció brevemente a los adultos en el corral de raptores durante la hora de comer, ya que los deinonicosauridos eran la especialidad del Dr. Grant y él había querido verlos él mismo. Muldoon y Grant se ablaron sobre las impresionantes habilidades de las rapaces, aunque Grant rápidamente se sintió aprensivo cuando Muldoon explicó cuán astutos y poderosos eran realmente estos animales. En el Dr. Grant, Muldoon por fin encontró a alguien que comprendió el peligro que estos animales podían representar si alguna vez escaparan.

Durante el incidente, trabajó en estrecha colaboración con la Dra. Sattler para buscar sobrevivientes. Su tenacidad y fuerza ante el peligro le resultaron de gran utilidad, especialmente porque Hammond era demasiado mayor para emprender acciones y el doctor Malcolm había resultado gravemente herido; de hecho, fue la rápida actuación de Muldoon y Sattler lo que salvó la vida de Malcolm después de que sufrió su lesión. Muldoon y Sattler emprendieron una última misión juntos mientras intentaban restablecer el poder del parque; descubrieron que las rapaces habían escapado, y Muldoon envió a la Dra. Sattler al cobertizo de mantenimiento mientras cazaba a los animales en el bosque. Muldoon no sobrevivió a este esfuerzo, lo que convirtió a Sattler en la última persona que lo vio con vida. Sin embargo, llegó al cobertizo y reinició los interruptores, por lo que la muerte de Muldoon no fue en vano.

Videojuegos

  • Jurassic Park: Trespasser (PC): Robert Muldoon es mencionado en estos videojuegos. Pasó mucho tiempo junto con Hammond, explorando las selvas de la Isla Sorna (según el guión de Hammond), y oficialmente se convirtió en el Guardián del Parque en Jurassic Park en 1982. También fue Supervisor de Animales del Sitio B.
  • Jurassic Park: Operation Genesis: Muldoon es el guardián del parque. Él está a cargo de la seguridad del parque y ayuda al jugador en caso de ataques de dinosaurios y desastres relacionados. Mantiene su postura alarmista y su opinión de eliminar a los carnívoros (principalmente a los Velociraptors) de las atracciones del parque para no poner en riesgo a los turistas.
  • LEGO Jurassic World: Muldoon apareció en este videojuego como uno de los primeros personajes jugables, junto a Jophery Brown. Sus mismos diálogos de la película se reutilizaron en el videojuego, y también lo fueron sus acciones. Muldoon finalmente fue superado y atacado por un Velociraptor que empuñaba una salchicha hacia el final del videojuego. En un momento de la parte de Jurassic World, se puede ver a Muldoon durmiendo en un viejo jeep de mantenimiento de Jurassic Park en el Centro de Visitantes.

Cómics

  • Jurassic Park: Robert Muldoon no estaba presente durante la nefasta transferencia de Raptor al comienzo del número 1 de esta serie de cómics publicada por Topps. En cambio, la operación es supervisada por un hombre de cabello negro anónimo con gafas de sol de color púrpura (que se parece vagamente a Ian Malcolm, aunque Malcolm no aparece hasta la escena del helicóptero en el cómic, como en la película). El hombre nunca es identificado y nunca reaparece, y no puede ser Muldoon, quien aparece en el número 2 en el recinto de Raptors, dibujado como aparece en la primera película. Se desconoce la identidad del pelinegro. Muldoon también es atacado por ambas Raptors a la vez en el cómic (bromeando con "Chicas listas") y es visiblemente cortado en la cara de manera sangrienta, en lugar de que los arbustos oculten el ataque.
  • Jurassic Park: Raptors Attack: Muldoon reapareció en el cómic Jurassic Park: Raptors Attack #2 y permaneció presente durante el resto de esta serie. Dijo que se había recuperado después de sobrevivir al ataque de las aves rapaces. Se desconoce cómo sobrevivió exactamente al ataque de las aves rapaces y no se mostraron cicatrices ni heridas en su persona. Explicó que otro helicóptero había llegado más tarde y lo evacuó a él y a los trabajadores adicionales que habían sobrevivido al incidente desde Isla Nublar. Se unió a varios miembros del elenco de la película original para una serie de aventuras. Muldoon siguió siendo el único personaje principal que quería matar a los Velociraptors a lo largo de los cómics. Su intención de matar a las aves rapaces perturbó enormemente a Grant y Sattler, que deseaban mantenerlos con vida.
  • Return to Jurassic Park: Muldoon también protagonizó un número especial de esta serie, titulado "Jurassic Jam", en el que tuvo que llevar a todos los dinosaurios a sus recintos después de un apagón. Este número transcurre antes del incidente en Isla Nublar y fue el último número de la serie Return to Jurassic Park antes de quedar en estado de hiato.

Trivialidades

  • “Robert” es un nombre germánico antiguo, que se traduce literalmente como “fama brillante” y se deriva del nombre protogermánico “Hrōþiberhtaz. Fue uno de los nombres de pila más comunes en la Europa medieval y ha sido uno de los nombres de pila más comunes en las culturas occidentales durante cientos de años. El apellido “Muldoon” proviene del irlandés “Ó Maoldúin”, que significa “descendiente del sirviente de Saint Duin”. En irlandés, Saint Duin (un monje del siglo VIII) es Máel Dúin, de ahí Muldoon. Este apellido aparece por primera vez en el Lebor na hUidre, el manuscrito irlandés más antiguo que se conserva; se remonta al siglo XII.Gracias a registros antiguos tan bien conservados, la genealogía del linaje Muldoon está muy bien documentada.
  • Muldoon odiaba a los Velociraptores más que a cualquier otro dinosaurio carnívoro. Incluso mostró más preocupación por la estabilidad de las cercas de Raptors que las del recinto de la T-Rex.
  • Las armas que Muldoon llevaba en la película incluyen una pistola M1911 y una escopeta SPAS-12. También se vio un rifle M16 en su arsenal. En la novela original llevaba un lanzacohetes. En algunas versiones del guión y en los cómics, también portaba un machete.
  • Bob Peck declaró que recibió marcas de dientes mientras interpretaba a Robert Muldoon, durante su mano a mano con un Velociraptor.
  • En todas las otras versiones del guión, excepto en la versión final utilizada para la primera película, Robert Muldoon sobrevivió al Incidente de Isla Nublar.
  • Muldoon, junto con el Dr. Gerald Harding y los trabajadores sobrevivientes, son los únicos personajes que no se mencionan por su nombre en la secuela de la novela, The Lost World. Esto es fascinante, considerando que Ed James está encontrando "mugre" sobre todos los que estaban en Nublar durante los eventos de la primera novela. Sin embargo, es posible que sus nombres no se mencionaran en el informe sobre el "Incidente InGen", y James no tenía forma de saber que habían estado involucrados en el Proyecto Jurassic Park.
  • Muldoon podría haber tenido dos oficinas en el Centro de Visitantes en la novela original; cuando Tim estaba mirando a través de las oficinas, ve a un Park Warden con una plantilla, que todos saben que es Muldoon, pero cuando Muldoon va a buscar el letal Lanzacohetes LAW, entra en una oficina diferente con una plantilla de Supervisor de Animales. Se puede suponer que tenía ambos títulos en la novela, y solo almacenó los seis proyectiles letales en la oficina relacionados con los animales del parque.
  • Su siempre famosa frase "chica lista" es referenciada en varios videojuegos:
    • En la saga Dead Space, el jugador obtiene un logro del mismo nombre por derrotar a un tipo de criatura del videojuego basada en las Velociraptors que se ven en la primera película.
    • En el videojuego Borderlands 2, los jugadores pueden desbloquear una máscara para su personaje llamada "Clever Boy", que le permite al personaje hacer su apariencia muy similar a la de Muldoon, excepto que con cicatrices en la cara, que seria una referencia a su muerte en la primera película.

Galería

Advertisement