Jurassic Park Wiki
Advertisement

Scorpius rex (del latín "rey escorpión") es un género de dinosaurio terópodo híbrido transgénico de tamaño mediano. Fue creado por el genetista Henry Wu para el parque temático Jurassic World, operado por International Genetic Technologies Inc., en 2009. Aunque es incierto, la fecha exacta de su creación se ha sugerido que es el 9 de abril debido a una nota de línea de tiempo eliminada que anteriormente se encontró en el terminal de puerta trasera del sitio web de Masrani Global Corporation. Aunque su nombre científico significa "rey escorpión", el nombre del género no pretende hacer referencia al escorpión en sí, sino al pez escorpión (que se utilizó como donante de genes). Scorpius rex fue creado a partir del Experimento E750, que produjo un espécimen después de aproximadamente un año de investigación. Destaca por ser la primera especie animal que se sabe que se ha creado mediante hibridogénesis artificial.

Según el juego Jurassic World Evolution, esta especie y sus descendientes pertenecen a la familia Chimeridae. Esta familia es ficticia y no debe confundirse con la reconocida familia legítima Chimaeridae, que incluye varios peces cartilaginosos. Debido a sus orígenes híbridos, este animal no se puede colocar de manera confiable en el árbol de la vida, pero se puede considerar más específicamente un aveterópodo (dados sus genes de tiranosauridos, eumaniraptorianos y de abelisáuridos), un sauropsido (dados sus genes de serpiente), un tetrápodo (dados sus genes de rana), o más generalmente un osteíctio (dados sus genes de pez escorpión).

Originalmente, la Junta Directiva de Masrani Global Corporation había autorizado al Dr. Wu a crear un animal híbrido con el fin de atraer nuevos inversores y clientes para compensar los costos operativos extremadamente altos de Jurassic World. Se desconoce en qué tipo de exhibición se habría alojado, ya que nunca llegó a la etapa de aprobación; el animal fue considerado demasiado feo para atraer a turistas e inversores, pero su comportamiento impredecible y su neurotoxina potencialmente fatal fueron, en última instancia, la causa por la que Masrani ordenó su destrucción. Wu no cumplió con la orden, manteniendo vivo el espécimen en estasis criónica para la investigación posterior. El público y muchos empleados de Masrani Global no fueron informados de su existencia; actualmente no hay evidencia de que Dearing supiera sobre el espécimen. Wu y su personal fueron los únicos en saber que el espécimen no fue sacrificado. Se usó como plantilla para promover el proyecto, y finalmente produjo al más grande y complejo Indominus rex. En ese momento, el proyecto había evolucionado más allá de simplemente hacer una atracción para el parque, con el director de seguridad de InGen, Vic Hoskins, persuadiendo a Wu para que considerara aplicaciones militares.

Biografía

Concepción y desarrollo

Años después de su apertura, el éxito del parque Jurassic World comenzó a disminuir y los inversores se preocuparon. El director de Operaciones de Masrani describió el éxito 2013 como meramente aceptable.

El jefe científico de InGen, Henry Wu, estaba fascinado con la posibilidad de crear especies totalmente nuevas mediante la mezcla de genes, desde que se enteró de que la inclusión de ADN de la rana había dado a los dinosaurios la capacidad de cambio de género. En 1997 se creó una planta híbrida, la Karacosis Wutansis o "Flor de Wu".

Tanto esta como otras especies híbridas fueron realizaciones de la teoría del Dr. Wu de que nuevas especies podrían crearse a través de este tipo de hibridación genética artificial. Si bien los organismos que pertenecen a diferentes especies a veces pueden hibridar en la naturaleza e incluso dar lugar a nuevas especies de forma natural, esto tiene una eficacia limitada y, por lo general, solo puede ocurrir entre parientes razonablemente cercanos.

El 4 de abril de 2008, el Dr. Wu fue autorizado por la Junta Directiva de Masrani Global Corporation, su CEO Simon Masrani y la Gerente de Operaciones Claire Dearing para la creación de una especie de híbrido artificial con el fin de atraer inversionistas y visitantes a Jurassic World. Wu comenzó la investigación y desarrollo casi de inmediato y, en aproximadamente un año, logró crear al espécimen E750 y se lo presentó a Simon Masrani. Su apariencia fue considerada poco atractiva y bastante bizarra, y después de que el espécimen atacó al Dr. Wu en el que casi pierde la vida, se ordenó que fuera sacrificado. Wu no cumplió con las órdenes de la compañía y lo mantuvo vivo en criopreservación para estudios adicionales sin el conocimiento de su empleador.

Liberación y periodo en libertad

Después de la falla de su unidad de contención aproximadamente dos meses después del cierre de Jurassic World, el espécimen E750 volvió a despertar e ingreso al ecosistema de Isla Nublar. En ese momento, los únicos humanos en la isla eran seis jóvenes que habían sido abandonados accidentalmente durante la evacuación de Jurassic World. Tuvo 4 meses de crecimiento después de su liberación, aparte tuvo descendencia en este período, y fue entonces cuando el E750 los atacó en algunas ocasiones después de que descubrieron su existencia, incluido un incidente en el que uno de los adolescentes fue envenenado y estuvo a punto de morir antes de recibir el antiveneno. Para no solo protegerse a sí mismos y a sus compañeros, sino también evitar más daños al resto de la población de los dinosaurios de la isla, el líder del grupo, Darius Bowman, planeó tranquilizar tanto al E750 como a su descendencia para que pudieran ser asesinados. Si bien el plan no salió como se esperaba, lograron matar a las criaturas.

Datos

Cuando se escapó pasaron dos meses en ese latso de 4 meses y no fue el causante de la extinción del ceratosaurio de está especie se reportaron 4 ejemplares y lo otro es que el veneno en los dinosaurios su efecto es un tranquilante y si es mortal para el ser humano en la isla si hubieron más scorpius rex, pero estás acabaron muriendo por solo tres dinosaurios carnívoros que representan un mayor peligro, los cuáles son la Tyrannosaurus rex "Roberta", Allosaurus completamente desarrollados y dilophosaurus posiblemente.

Blue, una velociraptor, sin embargo, con inteligencia, logró contenerlos.

Composición genética

El genoma de esta criatura se construyó agregando genes seleccionados de varias otras especies en una plantilla. Si bien el proceso de Wu se mantuvo en gran parte como un secreto comercial y los detalles se desconocen en su mayoría, se han identificado algunas de las especies donantes. Algunos permanecen sin revelar, pero los donantes conocidos incluyen:

Tyrannosaurus rex: basado en su uso en el genoma de Indominus, lo más probable es que el genoma de este tiranosaurio fuera la plantilla en la que podrían empalmarse otros genes. Se muestran relativamente pocos rasgos de este dinosaurio, lo que sugiere que no muchos de sus genes se expresan en el resultado final.

Velociraptor "antirrhopus": Los genes del Velociraptor de InGen se obtuvieron para modificar la anatomía de Scorpius rex, dándole garras raptoriales en la parte más interna de los dedos de los pies y un conjunto de poderosas manos. En Indominus, los genes de Velociraptor se utilizaron para dar como resultado una mayor capacidad metacognitiva y permitirle interpretar las vocalizaciones de Velociraptor como lenguaje, pero estos rasgos no se han observado en Scorpius; no ha mostrado capacidad para comunicarse con otras especies y no parece más inteligente que un terópodo promedio.

Carnotaurus sastrei: los genes estructurales de este abelisaurido se insertaron en el genoma de Scorpius para influir en su anatomía, incluido el desarrollo de cuernos supraorbitarios y escamas gruesas en la piel. Su forma de cráneo es distintivamente abelisáurida, a diferencia de la de Indominus (que está fuertemente influenciada por genes carcharodontosaurianos, tiranosáuridos y crocodilidos) o Indoraptor (que recuerda mucho más a un eumaniraptoriano, aunque todavía con modificaciones de cocodrilo). A diferencia de su descendiente, no se sabe que produzca o comprenda las vocalizaciones de este donante de genes.

Scorpaenidae: Se obtuvo una especie no identificada de pez escorpión para los genes que facilitan el desarrollo de pterigióforos, llamados informalmente púas, así como las glándulas mucosas venenosas características de esta familia. El veneno es una de las neurotoxinas más poderosas que se conocen, capaz de provocar un paro respiratorio en cuestión de minutos a horas, dependiendo de la dosis y el tamaño de la víctima.

Neobatrachia: Se obtuvo una especie no identificada de rana arbórea como donante de genes que probablemente, como fue el caso de Indominus, tenían la intención de permitir que se adaptara al clima tropical de Centro América. Esto, sin embargo, también parece haberlo hecho capaz de criobiosis, la capacidad de sobrevivir estando congelado. Muchas ranas usan esta habilidad para resistir los inviernos del norte. Un efecto secundario involuntario de estos genes fue la capacidad de reproducirse por partenogénesis; la forma específica utilizada fue muy probablemente la ginogénesis, ya que este es el método utilizado por las ranas. Esto se ve principalmente en las ranas de los estanques en lugar de las ranas arborícolas, por lo que lo más probable es que sea el resultado de genes latentes que no se expresan en las ranas arborícolas, pero que se reactivaron en el genoma del Scorpius. Se desconoce la especie específica de rana arborícola obtenida; un gráfico para el Indominus rex implica que era la rana arborícola de ojos rojos (Agalychnis callidryas).

Crotalinae: Aunque actualmente no está confirmado, se cree que se obtuvieron genes de una especie no identificada de víbora de foseta para facilitar el desarrollo de hoyos sensibles al calor en el cráneo de Scorpius rex. Esto se debe a que es capaz de detectar radiación térmica y, en Indominus, los genes de una víbora de fosetas se utilizaron para dar lugar a las características fisiológicas necesarias para este rasgo. Se desconoce la especie exacta; se ha hecho referencia a una “víbora”, pero muchas serpientes, en su mayoría de la familia Viperidae, se conocen con este nombre.

Tetrapoda: Se obtuvo una especie de tetrápodo desconocida para los genes estructurales para facilitar el desarrollo de pulgares oponibles. Estas características se observan en algunos mamíferos, en particular primates, así como en algunos pterosaurios darwinopterianos y ranas del género Phyllomedusa. Se observan pulgares parcialmente oponibles en camaleones y ciertos terópodos. La especie exacta que dio origen al de origen de Scorpius no ha sido revelada por sus creadores; este es también el caso de Indominus.

Varanos,peces o aves: está confirmado que que la scorpius rex tiene la técnica de la parteogénesis que significa que se reproducen de manera asexual como unas especies de varanos,aves y peces.

Descripción

Scorpius rex es de tamaño mediano para un terópodo, considerablemente más grande que Velociraptor pero mucho más pequeño que Tyrannosaurus, colocándolo entre los rangos de tamaño de sus principales especies progenitoras genéticas constituyentes. Desde el hocico hasta la cola tiene una longitud de hasta 26,25 pies (8 metros) y puede medir entre 11 y 12 pies (3,35 y 3,66 metros) de altura; por lo general, se para sobre dos patas traseras, pero es un bípedo facultativo y puede desplazarse en forma cuadrúpeda. Es más capaz a cuatro patas que el Indominus, que solo puede gatear, pero menos capaz que el Indoraptor, que puede efectuar un desplazamiento galopante. Las estimaciones de peso para Scorpius rex no están disponibles en este momento, pero como es un poco más grande y notablemente más voluminoso que su pariente Indoraptor, de 1,1 toneladas (997,9 kilogramos), probablemente sea más pesado.

El cráneo es significativamente diferente a cualquiera de sus parientes. Si bien todos los miembros de su linaje incorporan ADN de abelisáurido para los rasgos anatómicos, estos se evidencian en la estructura del cráneo de Scorpius: su hocico es braquicéfalo, lo que significa que es romo y profundo, y los pequeños ojos están ubicados en lo alto de la cara. Las mandíbulas son poderosas pero cortas. Todos los especímenes conocidos hasta ahora han mostrado una sobremordida, que no es característica de los abelisáuridos, pero es probablemente un subproducto de la ingeniería genética; parece ser hereditario. Su braquicefalia y sobremordida le dan aparentes problemas respiratorios. Los dientes son cónicos y muy afilados; tienen un tamaño diferente, pero los que se encuentran en la parte posterior de las mandíbulas tienden a ser más pequeños. Lo más probable es que pierda dientes y le vuelvan a crecer con regularidad. Las mandíbulas no pueden abrirse tan ampliamente como las de Indominus, pero aún tienen una considerable capacidad de expansión. Su lengua es de color oscuro y algo móvil, pero corta.

Ojo izquierdo de un Scorpius rex maduro.

Sus fosas nasales están ubicadas en la parte superior del hocico, mirando hacia adelante como la mayoría de los terópodos, y también tiene visión binocular. Los ojos tienen escleróticas rojas y pupilas con rendija vertical, un rasgo que tiene en común con sus descendientes, así como con algunas de sus especies genéticamente parentales como Velociraptor "antirrhopus" y Tyrannosaurus rex. Como en sus descendientes, los ojos están protegidos por gruesas membranas nictitantes que se originan en el canto medial de cada ojo. Estos le permiten proteger sus ojos de daños y mantenerlos limpios mientras mantiene la visibilidad. El cráneo de este animal es distinto entre los terópodos, dada la reducción extrema de las fenestras, más pequeño incluso que muchos abelisáuridos fósiles. También carece de las pesadas "cejas" de Indominus e Indoraptor, teniendo solo un pequeño par de cuernos supraorbitarios. Hay espinas en forma de pluma en la cabeza; estos parecen similares a las púas simples que se ven en algunos terópodos extintos, pero en realidad se derivan de los pterigióforos de la aleta dorsal de un pez. Ninguna de las espinas de su cuerpo crece en hileras o patrones distintos como los de las aletas de los peces, sino que están vagamente organizados en grupos. Los de su cráneo son muy largos y estrechos, apuntando hacia atrás.

Scorpius rex puede contorsionar sus brazos en posiciones que los dinosaurios naturales no pueden.

Esta especie tiene brazos largos y poderosos, que terminan en manos diestras. Como la mayoría de los terópodos modificados genéticamente, las manos pueden estar en pronación, un rasgo que no ocurre en los terópodos de forma natural; este rasgo de hecho beneficia al Scorpius, ya le que permite un mejor agarre en el terreno y trepar. Cada mano posee cuatro dígitos, de los cuales el más corto es un pulgar oponible. Cada dedo termina en una garra curva y afilada. En general, la anatomía de sus manos y brazos es similar a la de otros miembros de su linaje, aunque Indominus tiene el pulgar más avanzado y los brazos del Indoraptor son más adecuados para caminar que los de las otras dos especies. Scorpius tiene articulaciones de hombro muy flexibles, comparables a las de un primate; son incluso más cinéticos que los de Indoraptor, y mucho más que cualquier dinosaurio natural. Las primeras falanges de cada dedo son mucho más gruesas que las más distales, dando a las manos un aspecto abultado. En Scorpius, al igual que en sus parientes, hay espinas en la parte inferior de los antebrazos; estos son cortos y estrechos, presentes cerca de la articulación del codo. Si bien las espinas de sus parientes son púas relacionadas con las plumas de dinosaurio, las de Scorpius no lo son. En cambio, son espinas óseas más estrechamente relacionadas con los rayos de la aleta pectoral de un pez. En términos de anatomía comparada, técnicamente son huesos de los dedos.

Huella derecha de un Scorpius rex completamente desarrollado (huellas humanas jóvenes a escala)

Cuando se desplaza a cuatro patas, su espalda se inclina bruscamente hacia arriba, con las caderas aproximadamente dos veces más arriba del suelo que sus hombros. Esto se debe a que su húmero mide aproximadamente la mitad de la longitud de su fémur y, asimismo, sus antebrazos son mucho más cortos que la parte inferior de sus piernas. Los metacarpianos de los pies tienen aproximadamente la misma longitud que el peroné y la tibia, lo que le da piernas muy largas en comparación con los brazos. En el extremo trasero de su hueso calcáneo, el hueso más grande de su talón, tiene un proceso óseo en forma de hacha que se proyecta hacia atrás y atraviesa la piel; se desconoce el propósito de esta característica, pero puede ser simplemente un defecto de ingeniería genética. Cerca de cada estructura del talón hay unas pocas espinas muy pequeñas que apuntan hacia afuera, derivadas de los rayos de la aleta pélvica del pez escorpión. Esto los hace homólogos a los huesos de los dedos de los pies. Sus pies tienen tres grandes dedos con garras, así como un vestigio de espolón; el dedo más interno posee una garra muy agrandada que es curva y retráctil. La curvatura de esta garra raptorial es mucho más dramática que cualquier otro ejemplo, formando un arco alto en lugar de la simple forma de hoz o media luna de un maniraptorano normal. El tamaño de las garras suele ser asimétrico entre los pies. Al igual que con los dedos, la primera falange de cada dedo del pie es mucho más gruesa, lo que le da a los pies un aspecto abultado. Las articulaciones de las piernas son muy cinéticas, aunque no en el mismo grado que los brazos. Junto con sus habilidades de escalada, puede correr a altas velocidades, aunque es probable que sea un poco más lento que el más ligero Indoraptor.

El cuerpo es similar al de Indominus, siendo genérico para un terópodo, sin demasiadas modificaciones inusuales. Su característica más notable es el conjunto de escamas grandes y gruesas que recorren su lado dorsal, que se disponen en una sola fila que se extiende por el cuerpo desde los hombros hasta la cola. Están ligeramente elevadas, lo que le da a su cuerpo un perfil escalonado cuando se mira de lado. Junto con estos, tiene escamas redondeadas más pequeñas, menos elevadas, en los lados de su cuerpo; estas se derivan de las escamas redondas de Carnotaurus. Se desconoce si es resistente a los proyectiles de armas convencionales como sus descendientes. Su cola es bastante larga y, a diferencia de cualquiera de sus parientes, es ligeramente prensil. Mientras que la cola del Indoraptor es igualmente fuerte y flexible, Scorpius es el único ejemplo de su linaje en el que esta está armada; posee espinas caudales, nuevamente derivadas de los pterigióforos de la aleta dorsal de un pez escorpión. Cada columna consta de una basal y una radial: las glándulas mucosas están ubicadas cerca de la basal y la radial forma una púa desprendible. Cada columna está cubierta de un moco que es extremadamente tóxico. Las espinas de su cola parecen desprenderse con mayor facilidad. Estas son los más grandes y gruesas, por lo que están cubiertos con la mayor cantidad de veneno. Parece que vuelven a crecer con bastante rapidez después de desprenderse; el recrecimiento óseo no es un rasgo común en los tetrápodos avanzados, pero se conoce en algunos reptiles y anfibios.

Se sabe poco sobre su anatomía reproductiva, aunque los dinosaurios terópodos suelen tener cloacas. Para reproducirse por ginogénesis como sus padres genéticos de la rana arborícola, necesitaría aparearse con una especie relacionada, aunque debido a su amplia gama de genes de origen, prácticamente cualquier terópodo sería eficaz. Por tanto, sus órganos reproductores deben ser compatibles con los de los machos de otras especies. Dado que solo produce descendencia femenina, todos los Scorpius son hembras.

Su piel consiste principalmente en escamas redondas o poligonales no superpuestas, similares a las de muchos terópodos naturales (y a diferencia de las del pez escorpión). La coloración es ligeramente variable pero siempre oscura: toda la parte dorsal del cuerpo es de un gris muy oscuro o marrón tierra, a veces con manchas más claras a los lados del hocico. La parte inferior exhibe sombreado, generalmente de color blanquecino o amarillo muy claro. Este color se extiende al interior de las piernas hasta el talón. Debajo, su piel es más correosa que escamosa; esto no es diferente al pez escorpión, que tiene escamas en su lado dorsal pero carece de ellas en su lado ventral. Las espinas son blanquecinas, ya que están hechas de hueso, pero tienden a tener puntas ennegrecidas.

Scorpius rex produce una potente neurotoxina que se administra a través de las espinas. Al estar hechos de hueso, son rígidos y afilados, capaces de perforar la piel con facilidad. Los radiales se desprenden fácilmente de los basales, que es muy probablemente donde se encuentran las glándulas mucosas. El moco es la fuente del veneno y entra en la víctima cuando se produce la inserción. Hasta ahora, sólo se ha observado envenenamiento por las púas de la cola, aunque las espinas de la cabeza, los brazos y las piernas también pueden ser venenosas; estos parecen más adecuados para la defensa durante el combate que los de la cola, que se utilizan para la ofensiva. El veneno lo ayuda a derribar a sus presas; Scorpius no parece ser vulnerable al veneno de su propia especie. Además del veneno, utiliza sensores térmicos para rastrear a sus presas. Esto probablemente se logra utilizando órganos de percepción de calor similares a los que se encuentran en las serpientes crotalinas, que es el método utilizado por Indominus; en este último híbrido, los sensores de calor se encuentran en el cráneo. Si bien los órganos de las fosas no proporcionan una imagen de alta resolución de su entorno, el tectum óptico del cerebro (que recibe información de los órganos de las fosetas a través del nervio trigerminal) se superpone a los estímulos térmicos y visuales para crear una imagen combinada. En las serpientes, la detección infrarroja puede detectar el calor radiante con una longitud de onda de entre cinco y treinta micrómetros, incluido el calor corporal de los animales de sangre caliente. Scorpius puede detectar dentro de un espectro similar.

Un aspecto único de la biología de Scorpius, que no se observa en ningún otro dinosaurio (híbrido o no), es la criobiosis. Es capaz de sobrevivir períodos prolongados de tiempo por debajo del punto de congelación del agua. Esto puede deberse a sus genes de rana arborícola, ya que algunas especies de ranas arbóreas (así como otras ranas) pueden sobrevivir a las heladas durante los inviernos. Los cristales de hielo se forman dentro del torrente sanguíneo y los tejidos, solidificando su interior. En las especies de ranas donde esto ocurre con regularidad, los animales acumulan urea en sus tejidos, pero como Scorpius puede entrar en un estado criobiótico en cualquier momento, este no es el caso. Probablemente convierte grandes cantidades de glucógeno hepático en glucosa de manera similar a las ranas, en las que esto ocurre como respuesta a la cristalización del hielo. Usando esta glucosa (y urea, si produce suficiente normalmente), Scorpius puede prevenir el daño celular limitando la formación de hielo y reteniendo la presión osmótica en sus células. En las ranas de madera, que son famosas por sus habilidades criobióticas, alrededor del 45% del cuerpo se convierte en hielo y puede permanecer así hasta por once días. Los sistemas cardiovascular y respiratorio dejan de funcionar y se vuelven a poner en marcha cuando el animal se descongela. La supervivencia es posible incluso si el 65% del cuerpo se congela. En Scorpius, esta capacidad se lleva al extremo. La actividad metabólica se puede reducir al mínimo durante al menos cinco años, probablemente de forma indefinida, y el cuerpo puede sobrevivir estando completamente sumergido en nitrógeno líquido porque no respira mientras está en estasis. Puede recuperarse de este estado con bastante rapidez una vez que las temperaturas se normalizan. Para sobrevivir a una prueba de este tipo, es probable que el Dr. Henry Wu diseñara crioprotectores novedosos para que su cuerpo los usara junto con la urea, la glucosa y las proteínas anticongelantes que utilizan los animales de origen natural.

La forma en que mueve su cuerpo sugiere que experimenta un dolor constante. Con el tiempo, esta angustia probablemente contribuyó a sus problemas de comportamiento característicos, lo que eventualmente conduce al deterioro completo de su salud psicológica.

Crecimiento

No se han observado etapas de cría, pero pueden ser similares a Indominus. Las etapas sub-adulta y adulta se han observado directamente; no parece haber una diferencia importante en la anatomía aparte del tamaño. Esto es similar a Indominus, en el que ningún ejemplar alcanzó la edad adulta completa.

Al igual que Indominus, Scorpius experimenta un crecimiento extremadamente rápido (en este momento no se sabe si es influenciado por genes sepiides). Alcanza su tamaño adulto en menos de cuatro meses. Se desconoce la esperanza de vida total, ya que a ninguno se le ha permitido vivir hasta la vejez. Dado que está plagado de numerosos problemas de salud debido a su anatomía y fisiología antinatural, es poco probable que cualquier Scorpius tenga una esperanza de vida muy larga sin la intervención humana.

Dimorfismo sexual

Los machos de Scorpius rex no existen de forma natural, ya que la especie se reproduce por partenogénesis. Sin embargo, algunos otros miembros del linaje de este híbrido han tenido especímenes masculinos, por lo que, en teoría, uno podría ser modificado genéticamente, aunque tambien curiosamente los 2 Scorpius tienen diferencias de color siendo uno completamente negro y otro con manchas levemente blancas lo cual podria darnos a entender que probablemente el hijo de la scorpius original si logro desarollarse como individuo masculino, ya que estas caracteristicas son similares al indoraptor macho de color negro y a la eliminada indoraptor hembra de color blanco.

Comportamiento

Patrones de actividad

Es imposible predecir si Scorpius estará activo o no en un momento dado. Al igual que sus predecesores naturales, es muy capaz de ver en condiciones de oscuridad y también tiene la capacidad de detectar la radiación térmica. Esto lo hace completamente capaz de navegar en su entorno tanto de noche como de día. Scorpius ha sido avistado en varios momentos del día sin ningún patrón claro. Descansa, entra en estados inactivos y dóciles cuando está en paz, pero se activa fácilmente en un estado activo por prácticamente cualquier estímulo. Una vez activo, pasa cada momento ya sea cazando, comiendo o en combate territorial con otros de su tipo.

Dieta y comportamiento alimenticio

Al igual que sus parientes y especies constituyentes, Scorpius rex era un carnívoro, y un animal tan activo requiere grandes cantidades de alimento para mantenerse. Su apetito voraz es un rasgo que comparte con Indoraptor, pero no con Indominus. Sin embargo, al igual que Indominus, con frecuencia se dedica a la matanza en excedentes. La diferencia aquí es que, mientras Indominus mata por una descarga de adrenalina, Scorpius esconde a sus presas para comérselas luego.

Su coloración oscura y habilidad para trepar hacen de Scorpius rex un eficiente cazador de emboscada.

Puede adaptar su estilo de caza al tipo de presa que persigue, atacando objetivos más rápidos mediante emboscadas y realizando persecuciones con víctimas más grandes y lentas. Si bien no es tan veloz como el Indoraptor, sigue siendo un animal bastante rápido. Al tender una emboscada a presas rápidas como Gallimimus, se lanzará a un salto justo cuando alcance su velocidad máxima, impulsándose a través del aire y usando su impulso para alcanzar una mayor velocidad de la que es capaz de correr. Impacta a su presa de cabeza, usando sus mandíbulas y manos para inmovilizarla. Sin embargo, rara vez usa sus dientes o garras para hacer un golpe mortal; en cambio, utiliza sus espinas venenosas. Las espinas caudales parecen ser sus armas preferidas, y la cola es muy flexible, lo que le permite apuñalar a la presa desde cualquier ángulo.

Las espinas son afiladas, siendo las del lado dorsal las más complejas y mortales. Todas sus espinas se derivan de las aletas del pez escorpión, que poseen glándulas mucosas en sus bases que secretan un líquido venenoso que recubre las espinas. En su lado dorsal, las espinas son homólogas a los pterigióforos de la aleta dorsal del pez. Cada pterigióforo consta de un componente basal y uno radial. El radial es la parte visible de la columna y, en Scorpius, está diseñado para desprenderse una vez incrustado en un objeto de presa. Una vez que se perfora la piel, el moco venenoso ingresa al torrente sanguíneo y se disemina rápidamente por todo el cuerpo, lo que provoca náuseas, fatiga y desorientación. Estos síntomas se vuelven cada vez más severos cuanto más tiempo circula el veneno y ocurren más rápidamente en víctimas más pequeñas o si se incrustan múltiples espinas. En las víctimas más grandes, los síntomas pueden desaparecer si se retiran las espinas, pero las presas más pequeñas no se recuperarán sin intervención médica. Los seres humanos son extremadamente vulnerables a esto debido a su pequeño tamaño y su piel suave y desprotegida; la muerte puede ocurrir en una hora. El envenenamiento conduce a insuficiencia respiratoria y luego a un paro cardíaco. Puede volver a crecer las espinas en relativamente poco tiempo, lo que significa que probablemente requiera mucho calcio en su dieta.

Las presas más grandes son más difíciles de derribar; un Sinoceratops que sufría de envenenamiento por un solo pinchazo en la cola pudo volver a ponerse de pie cuando se le retiró la púa, mostrando signos de recuperación pendiente. Sin embargo, una víctima extremadamente grande puede ser sorprendentemente fácil de matar. Se vio colapsar a un Brachiosaurus adulto después de ser envenenado y tener una de sus patas fallando. Para una criatura tan enorme, la caída (especialmente entre árboles y rocas) podría provocar lesiones graves o la muerte. Scorpius también puede beneficiarse de accidentes fortuitos entre sus presas; a menudo causa pánico cuando ataca y los animales pueden resultar heridos en estampidas. Los animales jóvenes también pueden quedarse atrás en el pánico, convirtiéndose una comida fácil. Como todos los carnívoros, prefiere comer con la menor molestia posible, por lo que suele perseguir a las presas más vulnerables; comúnmente se alimentó de Parasaurolophus, habiendo reducido los niveles de población de este hadrosáurido durante los cinco meses que estuvo activo en la Isla Nublar. También se aprovechó de Ouranosaurus y del terópodo Ceratosaurus.

En ocasiones, Scorpius puede matar a sus presas con sus dientes o garras, incluidas las garras raptoriales curvas de sus patas. Una vez que su presa está muerta o incapacitada, la comerá donde ha caído o la arrastrará a algún lugar para comerla después. Dado que es un trepador fuerte, puede arrastrar los cadáveres de su presa a los árboles, donde los competidores no pueden alcanzarla. A veces, las espinas quedan incrustadas en la corteza de los árboles donde ha almacenado comida, posiblemente como un marcador territorial o como una forma de recordarse a sí mismo dónde está guardada la comida. Dado que las espinas están cubiertas de moco venenoso, es peligroso tocarlas, lo que también puede disuadir a otras especies carnívoras de robar su comida.

Junto con sus altas necesidades metabólicas, Scorpius está constantemente preparado para entrar en un estado criobiótico, lo que probablemente influya en su dieta. Los crioprotectores son vitales para la supervivencia de un animal congelado y la glucosa es común; las proteínas anticongelantes y la urea también son utilizadas por muchos animales capaces de criobiosis. Parte de la razón por la que Scorpius come con tanta frecuencia es, probablemente, que se esté preparado para la criobiosis en cualquier momento. Su anatomía deformada sugiere que siente dolor cada vez que se mueve; la criobiosis es probablemente la única paz que conocerá, y esto puede motivar su dieta hiperactiva.

Comportamiento social

Combate intrespecífico en Scorpius rex

Scorpius rex parece tener un fuerte sentido de rivalidad hacia los de su propia especie, incluso su familia inmediata. Responderá a las vocalizaciones de otros Scorpius abandonando lo que sea que esté haciendo y dirigiéndose al rival de inmediato, desafiándolo y luchando con él. Ya sea que estas peleas estén motivadas por el territorio, la competencia por los recursos o razones psicológicas más complicadas, un Scorpius priorizará la lucha contra un rival sobre cualquiera de sus otras necesidades o deseos, incluida la presencia de rivales que pertenecen a otras especies.

Cuando se encuentra con un rival conespecífico, primero intentará intimidarlo con chillidos, abriendo las mandíbulas y haciendo gestos exagerados con los brazos. Hasta ahora, solo se han observado dos Scorpius y ninguno se echó atrás del combate antes de que se intercambiaran golpes. Si el desafío de intimidación inicial falla, los animales se lanzarán unos contra otros y lucharán ferozmente. Las tácticas incluyen morder, arañar con los brazos, patear con las piernas y azotar con la cola; el uso de las espinas es ineficaz contra otros Scorpius ya que son inmunes al veneno, pero una la inserción de las espinas sigue siendo dolorosa. Las espinas de los brazos y las piernas parecen usarse como armas en el combate intraespecífico más que como implementos de caza; se pueden usar para golpear a un rival, similar a las espinas de la cola. Es probable que las espinas de la cabeza sean defensivas, lo que desalienta un mordisco en el cráneo de un rival.

A pesar del salvajismo con el que luchan entre sí, no parece que los Scorpius rex se maten entre sí en combates intraespecíficos muy a menudo. A principios de 2016, el ejemplar E750 y su descendencia lucharon en varias ocasiones, pero ambos salieron más o menos ilesos de estos enfrentamientos. Se desconoce qué precipita el final de una pelea aparte de que ambos animales simplemente se agoten y se vayan para recuperar energías.

Es inteligente, pero no al grado de sus descendientes Indominus e Indoraptor. Incluso una de sus especies progenitoras, Velociraptor "antirrhopus", lo supera; se ha visto que Scorpius no lograba descubrir cómo operar la manija de una puerta, un simple rompecabezas que varios Velociraptors han resuelto.

Reproducción

Los detalles sobre cómo se reproduce Scorpius rex son escasos, pero es digno de mención por ser el único miembro de su linaje que se ha reproducido con éxito en la naturaleza. Solo una hembra nació en condiciones de laboratorio, pero pudo reproducirse asexualmente. En 2016, Darius Bowman planteó la hipótesis de que esta reproducción partenogénica era posible debido a genes de ranas arborícolas incorporados en el genoma de Scorpius (posiblemente inspirado por el hecho de que la reproducción no planificada en los especímenes del Dr. Wu había sido posible antes por genes de rana arborícola). La partenogénesis es más común entre las ranas acuáticas, pero las ranas arborícolas pueden poseer los genes prerrequisitos para que ocurra este proceso.

En la naturaleza, dos especies de ranas estrechamente relacionadas pueden producir descendientes híbridos que constituyen una nueva tercera especie. Dado que estas ranas híbridas son todas hembras, no pueden reproducirse sexualmente entre sí. En cambio, se aparean con una de las especies que los originaron. Las ranas partenogénicas utilizan uno de dos métodos para reproducirse: ginogénesis e hibridogénesis. Estos son muy similares, y solo difieren en qué etapa se descarta el ADN del macho. En la ginogénesis, el esperma del macho pincha el óvulo de la hembra, pero no penetra. Esto hace que el óvulo comience a dividirse como si hubiera sido fertilizado, duplicando su número de cromosomas sin incorporar los genes paternos. En la hibridogénesis, el ADN del macho en realidad se utiliza, pero se abandona a mitad del proceso de replicación celular con solo el ADN de la hembra pasando a la siguiente generación. Como resultado, la descendencia consiste en clones, o casi clones, de los padres. Este método de reproducción trae las desventajas de la reproducción sexual y asexual y las ventajas de ninguno, por lo que es poco común.

Independientemente de si Scorpius rex se reproduce mediante ginogénesis o hibridogénesis, si de hecho se reproduce a la manera de las ranas unisexuales, debe aparearse con una especie relacionada para poder reproducirse. Este animal híbrido posee ADN de una amplia gama de terópodos, incluidas las familias Tyrannosauridae, Dromaeosauridae, Abelisauridae y posiblemente otras. Podría aparearse con los machos de muchas posibles especies de terópodos debido a esto; cualquier cosa dentro del clado Averostra podría ser una pareja potencial. Casi todas las especies de terópodos extintos se clasifican dentro de este rango, y solo los terópodos más primitivos, como Dilophosaurus, quedan fuera de él.

Sin embargo, los comportamientos y la apariencia de Scorpius rex hacen que sea poco probable que alguna especie de terópodos lo vea como un compañero deseable. No se parece mucho a ninguna especie de dinosaurio natural, y su agresión desenfrenada hacia prácticamente cualquier ser vivo que encuentre ahuyentaría a la mayoría de sus posibles parejas. Aquí, el veneno de Scorpius puede tener un propósito más allá de simplemente matar presas. Al incapacitar a un terópodo macho, Scorpius podría obtener un participante involuntario (y que pronto fallecerá) en su proceso de reproducción asexual. Dado que el ADN del macho sería destruido o abandonado durante la reproducción, sus genes no pasarían a la siguiente generación. En cambio, moriría al servicio de la creación de otro Scorpius, sin ningún beneficio para sí mismo, muriendo desorientado y con dolor. Es probable que el Scorpius se coma a sus compañeros recién fallecidos, utilizando la proteína de su carne para ayudar en la formación de huevos y el crecimiento de la descendencia.

El proceso de puesta de huevos en sí nunca se ha observado, por lo que estos comportamientos son completamente desconocidos. En los anfibios partenogénicos, la tasa de mortalidad embrionaria es muy alta; sólo se sabe que el espécimen de Scorpius E750 produjo una única descendencia viable que sobrevivió hasta la edad adulta. Generalmente, los huevos de terópodos son oblongos y los dinosaurios de tamaño mediano eclosionan después de unos seis meses, pero este no es el caso de Scorpius. Un huevo de esta especie puesto en algún momento durante o después de febrero de 2016 había eclosionado y la descendencia había alcanzado la madurez completa en junio del mismo año. Esta especie es casi indiscutiblemente el peor progenitor de todos los Dinosauria, y uno de los peores progenitores animales en general; más allá de simplemente no cuidar a su descendencia, rastreará activamente y combatirá violentamente con ella una vez que ambos estén completamente desarrollados. Como se mencionó anteriormente, el proceso de maduración es extremadamente rápido, y la concepción hasta la edad adulta ocurre en menos de cuatro meses.

La descendencia producida mediante partenogénesis puede verse diferente a sus padres, principalmente en términos de coloración. Aún no se ha confirmado si esto se debe a una recombinación genética interna, factores epigenéticos o influencias no genéticas como la dieta o la salud.

Comunicación

Scorpius rex experimenta pocas sensaciones aparte de la angustia y la frustración, por lo que la mayor parte de su comunicación consiste en señales de enojo o agresividad. En términos humanos, la mayoría de sus vocalizaciones son una forma de desahogo emocional. Sus vocalizaciones son similares a las de su pariente Indominus rex, con una variedad de chillidos, silbidos, aullidos y rugidos; a menudo se le ha visto emitiendo lo que vendrían a ser llantos a un volumen muy alto. Cuando está agitado, puede emitir gritos ensordecedores que pueden ser dolorosos para otros animales. Mientras las víctimas se recuperan de este asalto auditivo, los Scorpius pueden usar su desorientación y conmoción para moverse desapercibidos.

La mayoría de sus vocalizaciones son para su propio beneficio, expresando su malestar y consternación, o para intimidar y asustar a otras criaturas. Se comunica con los de su propia especie, aunque solo por razones agresivas. Si un Scorpius escucha los sonidos de otro, lo tomará como un desafío, abandonando lo que sea que esté haciendo para dirigirse directamente hacia este rival y enfrentarlo. Estas peleas involucran exhibiciones con poses e intimidación que preceden al combate físico; los métodos de intimidación incluyen gritos y rugidos fuertes, abrir la mandíbula para mostrar los dientes y contorsionar los brazos en posiciones extrañas (esta podría ser una forma de mostrar su flexibilidad). Estas formas de lenguaje corporal también se utilizan contra rivales que pertenecen a otras especies, incluidos los humanos. A diferencia del Indoraptor, la ornamentación corporal no parece tener un propósito comunicativo. Las púas de Indoraptor se pueden subir y bajar para expresar el estado de ánimo, pero las de Scorpius son mucho menos móviles, pues son rígidas y están echas de hueso.

Impacto ecológico

Scorpius alimentándose de un Parasaurolophus recién asesinado.

Las víctimas más grandes requieren más veneno para caer. Una sola espina eventualmente puede causar suficiente fatiga en un animal de tamaño mediano a grande como para ser potencialmente letal, pero si se retira a tiempo, la espina no administrará la carga completa de moco venenoso para causar la muerte. Por ejemplo, una sola espina insertada en la punta de la cola de un Sinoceratops había provocado que el ceratopsiano colapsara por agotamiento, pero quitar la espina hizo que el dinosaurio se levantara en estado de shock y reaccionara agresivamente. Pudo alejarse con esta repentina descarga de adrenalina y es posible que se haya recuperado. Otro Sinoceratops tuvo menos suerte, ya que se le observó chocar de frente con una roca mientras corría en una estampida de pánico. Este impacto puede haber resultado en una lesión en la cabeza incapacitante, que sería una sentencia de muerte para un animal salvaje. Una lesión en la cabeza lo suficientemente grave podría haber sido fatal por sí sola.

La presa más grande que se sabe ha sido victima de Scorpius es el gigantesco Brachiosaurus. Para matar a este saurópodo solo con veneno, se necesitaría una gran cantidad, pero el veneno no es realmente lo que causa la muerte de este dinosaurio. En cambio, su gran tamaño es literalmente su ruina. Si una pua es clavada en una de sus piernas, la fatiga muscular repentina puede hacer que el braquiosaurio colapse desde una posición de pie. Desde esa altura, golpear el suelo podría romperle el cuello o el cráneo, especialmente si aterriza en un suelo irregular o escombros. Esto puede provocar lesiones mortales y la muerte.

Cuando ingresa a un ambiente, la presencia de Scorpius rex es una influencia disruptiva y se observan cambios de comportamiento en otras especies animales. Este dinosaurio fue liberado accidentalmente en Isla Nublar a principios de 2016 y, en el transcurso de los meses siguientes, otros animales alteraron sus patrones de comportamiento. Algunos de los dinosaurios abandonaron sus hábitats anteriores en busca de lugares más seguros para vivir; ejemplos notables fueron Compsognathus y una variante bioluminiscente de Parasaurolophus. En otras especies, se observó una mayor agresión; Ouranosaurus mostraron comportamientos inusualmente hostiles después de ser cazados, embistieron vehículos y objetos sin provocación y trataron a los humanos como amenazas graves. También estuvieron entre las especies que establecieron nuevos territorios, seleccionando un área portuaria que carecía de las características ambientales que normalmente preferían. Brachiosaurus no mostró agresión, pero exhibió signos de ansiedad. Pisotearon la vida vegetal de la que se alimentaban y, en un caso, una madre dejó involuntariamente a su descendencia. Se observó que el pequeño terópodo Monolophosaurus, que es típicamente solitario, comenzó a congregarse en grupos más grandes para protegerse y también se volvió inusualmente agresivo hacia otros animales. También se observó una mayor combatividad en Stegosaurus. Entre los animales no dinosaurios, se observó que Pteranodon se volvía activo por la noche, cuando normalmente es diurno.

El único dinosaurio que pareció indiferente a la presencia de Scorpius es el bien defendido Ankylosaurus. Si bien este dinosaurio pudo ser asesinado por el Indominus rex, es lo suficientemente grande como para defenderse de un Scorpius. Además, su cuerpo blindado brinda protección contra las espinas venenosas. Siempre que mantenga su parte inferior menos protegida fuera del alcance de la cola, puede desviar las espinas y evitar ser apuñalado con estas. Ankylosaurus es el único animal del que se ha confirmado que un Scorpius rex ha retrocedido, en realidad abandona la caza en lugar de intentarlo de nuevo. También ha ignorado a un Velociraptor combativo, pero esto se debió a estar involucrado en una pelea intraespecífica en ese momento; combatir con los de su propia especie es siempre una prioridad más alta. No se conocen animales que se aprovechen de esta especie.

Pocos beneficios ecológicos provienen de Scorpius rex. Es un depredador insaciable, en esencia un parásito sexual y una criatura generalmente desagradable que solo expresa malicia hacia otros seres vivos. Las únicas criaturas que se beneficiarían de su presencia son los carroñeros lo suficientemente pequeños como para escapar de su atención y deleitarse con la carnicería que crea. Una vez introducido en un ecosistema, diezmará las poblaciones de otros animales (llevó a Parasaurolophus al borde de la extinción en Isla Nublar y puede haber causado directamente la extinción de Certaosaurus). Debido a que a menudo arrastra los cadáveres de sus víctimas hacia los árboles, cualquier alimento que no coma tiene el potencial de fertilizar el suelo cerca de donde se almacena. Scorpius puede beneficiar de forma no intencionada e indirecta a la vida vegetal, así como a los descomponedores que habitan en el suelo de esta manera. También se beneficia del bosque, su coloración oscura lo ayuda a esconderse entre las ramas de los árboles y el follaje. Siendo un excelente escalador, puede navegar por las copas de los bosques y emboscar a sus presas desde las alturas. Las espinas incrustadas dentro de los árboles no parecen tener ningún efecto dañino. Es posible que estas espinas estén incrustadas intencionalmente, ya que a veces se ven en la corteza de los árboles en los que el Scorpius ha almacenado alimentos; pueden ser marcadores o un medio para disuadir a otros animales de robar su comida.

Hábitat

Dado que es una criatura artificial, no tiene un hábitat natural. Sin embargo, fue diseñado para ser adaptable y es capaz de sobrevivir a un rango extremo de temperaturas. Aunque originalmente estaba destinado a vivir en un ambiente tropical cálido y húmedo, es capaz de sobrevivir inclusive en condiciones de frío extremo hasta el congelamiento corporal. Una cantidad nada despreciable de su masa de agua puede convertirse en hielo sin ningún efecto negativo, una situación a la que es capaz de sobrevivir posiblemente de forma indefinida. Esto permitiría a Scorpius habitar prácticamente cualquier clima terrestre. Como escalador experto, también puede escalar paredes, árboles y otras estructuras y acceder a áreas a las que sus competidores no pueden. El principal factor limitante para su supervivencia es la nutrición; una criatura tan activa tiene una gran necesidad de comida.

Isla Nublar

En abril de 2008, Masrani Global Corporation e InGen autorizaron al genetista evolutivo Henry Wu a utilizar su investigación sobre hibridogénesis artificial para crear una nueva forma de vida para el parque temático Jurassic World en Isla Nublar. El parque había estado sufriendo debido a sus costos operativos extremos, y la Junta Directiva creía que diseñar un animal híbrido para exhibir el poder genético de la compañía atraería a más inversionistas y visitantes. En el transcurso de aproximadamente un año, el Dr. Wu utilizó las técnicas que había estudiado desde la década de 1990 para desarrollar al Scorpius rex, incubándolo en una fecha no revelada (posiblemente el 9 de abril de 2009 según una entrada de línea de tiempo ahora eliminada en la puerta trasera del sitio web de Masrani Global). Fue desarrollado y eclosionado en el laboratorio de genética de campo, en lugar del Laboratorio de Creación Hammond en el parque principal, para preservar su secreto. Solo se eclosionó un espécimen, a pesar de los numerosos experimentos; E750 fue el primer y único éxito. El animal, una hembra, se mantuvo contenido en el laboratorio mientras el Dr. Wu y el director ejecutivo de la empresa, Simon Masrani, lo revisaban. Masrani lo consideró demasiado feo para exhibirlo en un parque, y el Dr. Wu descubrió que era impredeciblemente agresivo. Después de un incidente en el que rompió la contención y atacó al Dr. Wu con un efecto casi fatal, el E750 fue puesto en estasis criónica en una expansión del laboratorio que estaba marcada como "en construcción". Entró en un estado de criobiosis en algún momento entre 2009 y 2010, permaneciendo vivo pero completamente inactivo.

Isla Nublar fue evacuada el 22 de diciembre de 2015 debido al escape de un dinosaurio híbrido relacionado, el Indominus rex, que el Dr. Wu había diseñado como una versión mejorada del Scorpius. Aunque se desactivó la energía del parque, un generador de respaldo aseguró que el E750 permanecería congelado. Seis a ocho semanas después del cierre del parque, una sobrecarga de energía provocó el cierre de la contención criónica y el daño a la infraestructura de la red eléctrica del parque provocó una falla en el sistema. Esto permitió que el E750 se descongelara y reviviera. Se abrió camino fuera del tanque de estasis, entró en los túneles de mantenimiento, y finalmente accedió a la superficie.

Algún tiempo después de su escape, puso un huevo, habiéndose fertilizado a sí mismo mediante partenogénesis. El huevo eclosionó en una segunda hembra Scorpius. E750 probablemente no se preocupó por su descendencia, ya que se vio que lucharon violentamente más tarde, pero la descendencia sobrevivió hasta la edad adulta.

Ambos Scorpius vagaban por la isla, atacando a cualquier animal que pudieran encontrar y peleando periódicamente entre sí en competencia por los recursos. Su rango abarcó de Punta Mirador en el oeste hasta el recinto de raptores en el noreste, y al menos tan al norte como el Muelle Noroeste. Uno de ellos se aventuró en las cuevas conectadas con el Río de la selva en el este, y ambos fueron avistados cerca del muelle de la residencia Kon en el oeste. Esto también representó la extensión confirmada más meridional de su área de distribución.

En junio de 2016, seis meses después del cierre del parque, el Scorpius se encontró con un grupo de seis jóvenes visitantes del parque que se habían quedado atrás en la evacuación de diciembre. Estos jóvenes vivían en las ruinas del Campamento Cretácico, atracción que habían sido invitados a experimentar, que habían reconstruido en un hogar improvisado; E750 fue el primero en encontrarlos, pero fue atraído por la llamada de su descendencia. Envenenó a uno de los campistas, que se salvó gracias a un antiveneno desarrollado por el personal de biología del Dr. Wu. Debido a la amenaza que representaba la reproducción de Scorpius, los campistas desarrollaron un plan para tranquilizarlos y matarlos a ambos. Esto ocurrió en las ruinas del Centro de Visitantes de Jurassic Park, aunque no salió según lo planeado; en lugar de tranquilizar a los animales, el edificio estaba punto de derrumbarse debido a la pelea entre ambos híbridos. Al menos uno de los Scorpius fue confirmado muerto, y ninguno ha sido visto desde entonces, lo que sugiere que ambos fueron aplastados hasta la muerte.

Se desconoce si E750 o su descendencia se habían reproducido nuevamente antes de su muerte.

Otro

Si bien podría sobrevivir en casi cualquier lugar de la tierra siempre que haya comida disponible, aún no se ha confirmado ningún Scorpius rex en un entorno fuera de Isla Nublar.

Simbolismo

Cuando se concibió por primera vez, el Scorpius estaba destinado a simbolizar el poder genético que InGen había logrado. Este fue el primer intento exitoso del Dr. Henry Wu de diseñar una nueva especie animal a través de la hibridación genética, y para él, el Scorpius representaba un logro personal en lugar de solo el de InGen. Sin embargo, en poco tiempo, su significado simbólico empeoró. Si bien la apariencia desagradable del animal lo hizo inadecuado para su exhibición en Jurassic World, su cuerpo sufría constantes dolores y esto provocó un deterioro psicológico. Con el tiempo, el animal llegó a un punto en el que podría desencadenarse en un estado agresivo por casi cualquier estímulo, sin importar cuán pequeño sea. El propio Wu fue atacado y envenenado una vez, lo que llevó a su decisión de poner el espécimen en estasis criónica para su investigación. Incumpliendo con las órdenes de sacrificarlo.

Scorpius fue un frustrante recordatorio para Wu de sus fracasos, pero este siempre sostuvo que los fracasos pueden ser tan valiosos como los éxitos. A lo largo de su carrera ha utilizado errores y consecuencias desafortunadas como herramientas para un mejor desarrollo en intentos posteriores. En este caso, su siguiente intento fue el Indominus rex, que superó sus expectativas. En ese momento, ya no solo era ingeniero para el parque; ahora se había diversificado hacia otros campos, particularmente las aplicaciones militares de la genética. El espécimen E750 permaneció en un tanque de criopreservación, rechazado por su creador y la empresa que lo había financiado. No fue hasta 2016 que fue redescubierto, ya que se mantuvo en secreto para todos menos para el personal más confiable de Wu, y desde ese momento llegó a simbolizar las consecuencias de la arrogancia desenfrenada.

Aunque nunca se ha exhibido al público, Scorpius rex tiene el dudoso honor de ser el miembro más longevo de su linaje, permaneciendo (técnicamente) en cautiverio durante unos siete años. Un mínimo de cinco de estos años se pasaron en un estado de criobiosis, inducida por la tecnología de estasis criónica utilizada por el Dr. Henry Wu y su personal. Este procedimiento se inició a raíz del incidente en el que el animal salió de su contención y atacó al Dr. Wu; ya había desarrollado un antiveneno y los miembros de su personal lo salvaron con él.

Scorpius rex principalmente escapó de la controversia en el ojo público debido al secreto que rodeó su creación; pocos empleados de Masrani Global fuera del personal de investigación del Dr. Wu en el laboratorio de genética de campo sabían de su existencia. Sin embargo, su creación y tratamiento abarcan una serie de cuestiones relacionadas con la ingeniería genética, en particular el campo de la hibridación artificial. Al igual que cuando InGen comenzó a rescatar animales de la extinción, su biología era totalmente una conjetura en las etapas iniciales, ya que los científicos nunca la habían observado antes. Cuando el espécimen E750 maduró, experimentó un sufrimiento constante debido a la malformación de sus partes corporales y anatomía interna. Estos problemas de salud no se abordaron en gran medida, ya que los científicos de InGen no habrían tenido forma de saber cómo habría sido su salud "adecuada". Su bienestar psicológico sufrió como resultado, sin duda agravado por ser mantenido en contención.

El Dr. Wu no parece haber vinculado el estado mental de E750 con sus dolencias físicas, y sus informes implican que, en cambio, creía que los problemas psicológicos eran un subproducto no deseado del proceso de hibridación. La negligencia por considerar explicaciones alternativas probablemente empeoró la condición del E750. El espécimen fue rechazado por todos los miembros del personal de Masrani Global, y el director ejecutivo de la empresa ordenó su rescisión; anteriormente se había considerado no apto para exhibición en el parque debido a su apariencia espantosa. Wu no lo sacrificó, sino que lo puso en criopreservación para futuras investigaciones. Si bien esto dejó al E750 inconsciente en un estado criobiótico, inadvertidamente le dio al espécimen la única paz que jamás conocería.

Nunca se dio ninguna consideración a las formas humanas de tratar a los Scorpius; fue explícitamente llamado monstruo, no solo por las personas involucradas en los eventos de 2016, sino por al menos un miembro del propio personal del Dr. Wu. El propio Wu lo consideró inútil más allá de su potencial como guía de lo que no se debe hacer en el futuro.

Aparte de su valor como espécimen de investigación, no se han realizado muchos estudios sobre los recursos que se pueden obtener de Scorpius rex. La mayoría de las formas de vida des-extintas son fuentes de productos biofarmacéuticos que no están disponibles en los organismos modernos y, dado que los híbridos modificados tienen una biología aún más singular, probablemente produzcan medicamentos sin precedentes. Sin embargo, el único producto médico obtenido hasta ahora de Scorpius es su antiveneno. Dado que su veneno se deriva de las vías genéticas en los peces de la familia Scorpaenidae, tiene precedentes en el mundo natural, y los antivenenos utilizados para las picaduras de pez escorpión probablemente presentaron un punto de partida para los investigadores del Dr. Wu. También es posible que el desarrollo de un antiveneno de Scorpius podría haber dado lugar a nuevos desarrollos en el antídoto para pez escorpión.

Los descendientes de este animal, Indominus rex e Indoraptor, fueron diseñados específicamente como animales militares (aunque ambos no cumplieron con los requisitos de rendimiento como tales). Scorpius no fue construido para este propósito, y sus numerosos comportamientos desadaptativos y otros problemas de salud lo hacen completamente inadecuado para el entrenamiento. De hecho, tiene poca utilidad en cautiverio. Mientras que un equipo mercenario contratado por el empleador posterior de Wu, Eli Mills, consideró capturar un espécimen de Scorpius (y el líder del equipo, Hawkes, sugirió que obtendría un precio alto), Wu describió al híbrido como un fracaso suficiente para hacerlo inútil incluso en el mercado negro.

Scorpius también puede dañar la tecnología porque responde a cualquier objeto en movimiento como si fueran animales, lo que lo convierte en una plaga económicamente significativa. Se le ha visto atacar y destruir pequeños drones. Si uno termina en un entorno donde vive la gente, podría amenazar a los seres humanos y a los animales domésticos como el ganado, haciéndolo aún más perjudicial económicamente. Mantenerlo contenido requeriría el uso continuo de un tanque de crioconservación, que es costoso y necesita un mantenimiento regular; en pocas palabras, mantener vivo a este animal es muy costoso y difícil de justificar.

Otros medios

En este 2021 este monstruo híbrido llegó a aparecer en el juego Jurassic World Alive para IOS como un super híbrido a base de el hibrido Purutaurus y Monolophosaurus.

Otro hibrido de la misma clase es el Scorpius rex GEN 3, que tiene que ser funcionado con el Scorpius rex GEN 2 y el Gorgosaurio. Es la primera criatura de generación 3. A su vez el Scorpius rex GEN 2 es el resultado de la creación entre Monolophosaurus GEN 2 y Carnotaurus.

Trivialidades

  • Múltiples fuentes (como las novelas y los productores ejecutivos) confirmaron que Scorpios rex se escribe con una "o" y no con una "u", porque Scorpios en latín significa "escorpión" (aunque Scorpius es una alternativa de la misma palabra en el mismo lenguaje). Independientemente, es oficialmente Scorpios rex, no Scorpius rex.
  • El Dr. Henry Wu confirmó que el Scorpius rex era, cronológicamente, "el primer dinosaurio híbrido del mundo", siendo anterior al Indominus rex.
  • La forma en que Scorpius asecha a sus presas desde los arboles y luego las sube a las copas para consumirlas es similar al modo en que cazan los actuales leopardos; estos emboscan a sus presas desprevenidas abalanzándose sobre ellas desde los arboles y luego las suben a las copas para mantenerlas fuera del alcance de otros depredadores.
  • La existencia del Scorpius rex es similar a la de los Troodon "pectinodon", que aparecen en Jurassic Park: The Game; ambas son criaturas anormales a las que el propietario del parque (John Hammond en el caso de Troodon y Simon Masrani en el caso de Scorpius) ordenó que fueran sacrificadas, pero sus científicos responsables (Laura Sorkin en el caso de Troodon y Henry Wu en el caso de Scorpius) no estuvieron de acuerdo y desdieron mantenerlos con vida, lo que más tarde provocaría estragos en la isla.
  • El diseño de Scorpius y algunas de sus posturas recuerdan a los híbridos dinosaurio-humano que se planearon para la descartada Jurassic Park IV.
  • Es considerado por algunos fans, como la criatura más perturbadora de la franquicia.
  • Es posible que haya sido la causa de la extinción de los Ceratosaurus, directa o indirectamente, ya que se la ve cazando Ceratosaurus por deporte o por alimento.
  • Pese a tener ADN de Velociraptor, no heredó la inteligencia típica de raptor, al menos no al nivel de la Indominus rex y el Indoraptor posteriores.
  • Originalmente sería una atracción, pero fue considerada demasiado fea y peligrosa, por su veneno y comportamiento impredecible.
  • Parece tener una enfermedad mental, además de dolor constante, y posiblemente sea ésto último lo que provoca su comportamiento. Parece tener cierto nivel alto de bipolaridad, aunque a diferencia del Indoraptor, no parece ser abiertamente sádica, a pesar de su impacto negativo a la ecología.
  • Scorpius rex es el único dinosaurio híbrido que, hasta donde se sabe, no ha matado a un humano.
  • Muchos de los sonidos de Scorpios rex son versiones ligeramente modificadas de los de Indominus.

Galería

Advertisement